El INADI cuestionó los dichos segregacionistas del economista Prat Gay

noviembre 9 /2015

El interventor del INADI, Pedro Mouratian, cuestionó las declaraciones que tomaron relevancia por las redes sociales del referente económico del espacio político Cambiemos, Alfonso Prat Gay, en las cuales se manifestó de manera ofensiva y segregacionista con las provincias del norte y del sur argentino.

En referencia a este tema, el interventor del INADI, Pedro Mouratian, expresó su preocupación por la persistencia en Argentina de miradas como las de Prat Gay y sostuvo que: “En ella se concentran los prejuicios históricos que remiten a una argentina blanca, educada, unitaria y porteña que contrasta con otra del interior, morena, caudillesca y analfabeta. Sobre esa cuña se construyeron un puñado de prejuicios raciales e incluso políticos en la argentina. Basta con ver sobre que matriz se construyó el antiperonismo que tanto daño y dolor nos trajo. Lo mínimo que debería hacer Prat Gay es pedirle disculpas a las provincias de nuestro país y particularmente a Santiago del Estero.-

“Hemos estado trabajando intensamente todos estos años para construir un concepto de igualdad que sin dejar de reconocer la riqueza de lo diverso nos instruya en la necesidad de superar definitivamente falsas diferencias raciales sobre las que se intentó erigir una idea de nación. No es solamente una preocupación política o ideológica, sino que, incluso, pensemos los efectos de una mirada de estas características sobre la economía. Es curioso que el resumen de casi 200 años de historia de aquellos que dominaron la escena política y económica argentina casi siempre desde el autoritarismo, se presenten en sociedad con aires de supuesta novedad y cambio”.

El economista había señalado durante una conferencia pública que: "No vaya a ser que en el 2020 estemos hablando del fulano de tal que vino no sé… de Santiago del Estero, que no lo conocíamos, que apareció de la nada, y resulta que se quedó con todo el poder". Prat Gay además señaló durante el mismo encuentro, que: "cada diez años nos dejamos cooptar por un caudillo que viene del norte o del sur, no importa de dónde viene, pero de provincias con muy pocos habitantes, con un currículum prácticamente desconocido".