Taller de confección para recuperar a la Escarapela como símbolo de argentinidad

mayo 20 /2014

El 18 de mayo fue instituido por el Consejo Nacional de Educación en 1935, pero la historia se remonta a principios de siglo XIX. Para recuperar a la Escarapela como símbolo de argentinidad se organizó en una biblioteca del Barrio Solidaridad un taller de confección de las históricas escarapelas.

La Biblioteca Popular profesora "Nora R. Godoy" ubicada en el SUM de manzana 435-A Bº Solidaridad (2da Etapa), el viernes 23 de mayo a las 17, realizará un taller gratuito para todo público de "Confección de Escarapelas", dictado por Elva y Valeria Flores.

Este actividad se concreta con el apoyo de PROMEBA (Programa de Mejoramiento Barrial). Incluye materiales. Los participantes deben concurrir con tijera y aguja e inscribirse en la sede organizadora en el horario de 10 a 18 de lunes a viernes.

Las escarapelas confeccionadas por los alumnos del taller, serán luego distribuidas el 24 de Mayo en escuelas y vecindario del Barrio Solidaridad.

Historia de la Escarapela

El 18 de febrero de 1812, el Primer Triunvirato instituyó la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, blanca y azul celeste. El origen de los colores y las razones por las que fueron elegidos no pueden establecerse con precisión.

Una versión dice que provenían de los colores borbónicos, de la casa de Fernando VII (rey de España). Algunos sectores que apoyaban la creación de la Primera Junta lo hacían como una forma de gobernar en nombre del rey depuesto por Napoléon.

Otros de los orígenes, indica que los colores blanco y celeste fueron adoptados por primera vez durante las Invasiones inglesas (1806-1807) por los Patricios, el primer cuerpo de milicia urbana del Río de la Plata y que luego empezaron a popularizarse entre los nativos.

Se dice también que la escarapela argentina fue utilizada por primera vez por un grupo de damas de Buenos Aires al presentarse a una entrevista con el entonces coronel Cornelio Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios, el 19 de mayo de 1810.

Durante las jornadas del 22 y 25 de mayo de 1810 se sabe que los patriotas identificaban a los adherentes a la Revolución de Mayo otorgándoles unos cintillos.

Lo cierto es que el 13 de febrero de 1812, Manuel Belgrano, mediante una nota, solicitó al Triunvirato que se fije el uso de la escarapela nacional. El abogado se inspiró en la escarapela para crear la bandera.

Se fundaba en que los cuerpos del ejército usaban escarapelas de distintos colores y que era necesario uniformarlos a todos, puesto que defendían la misma causa.

El 18 de febrero de ese año, el Gobierno resolvió reconocer la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata con los colores blanco y azul celeste.