“Urtubey negocia los desmontes en Salta”

diciembre 20 /2012

En la Ciudad de Orán sigue adelante un desmonte ilegal y el Gobierno Provincial no hace nada para evitarlo, dejando en claro la connivencia que existe entre el poder político y los propietarios de los tierras.

El lunes cerca de las 14 hs, un grupo de pobladores de Saucelito, un paraje ubicado a tres kilómetros de Colonia Santa Rosa, en Orán, se manifestaron frente a la Casa de la Cultura de ese Departamento provincial, en donde se encontraban el Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey y su Vice, Andrés Zottos.

Allí los ciudadanos reclamaron que se suspenda el desmonte que está denunciado hace unos diez días y que ya lleva más de 1000 hectáreas arrasadas. Denuncian que, pese a la magnitud de la deforestación, ni la Policía ni la Gendarmería evitan la situación.

Desde la Secretaría de Ambiente se informó que a mediados de la semana pasada se envió una inspección y se detuvo el desmonte. Pero según los relatos de los campesinos, esta acción siguió adelante. El integrante de Artistas Autoconvocados de Orán, Ricardo Zarra, quien junto a los otros miembros de la entidad están acompañando a los campesinos en esta denuncia, sostuvo que las autoridades "reconocieron que el desmonte es ilegal". Sin embargo, habría nexos poco claros entre el Ejecutivo Salteño y los dueños de los terrenos que se interponen para hacer cumplir las leyes.

A su vez, el referente de Artistas, sostuvo que extraoficialmente les llegó la información de que la Policía de la zona suele recibir gasoil de la empresa que realiza los desmontes a cambio de permitirles la continuidad de los trabajos.

Al respecto, la Diputada Liliana Mazzone, por el Frente Democrático Salteño, ratificó que “en la gestión de Urtubey nunca se frenaron los desmontes porque hay muchos intereses creados entre el Gobierno provincial y los terratenientes” y agregó que “esto ocurre de este modo porque una vez consumada la deforestación, el Ejecutivo se cubre cobrándoles a los dueños de las tierras una multa irrisoria e insignificante cuando ya nadie puede recuperar la vegetación arrasada”