A las poblaciones kollas no llega "el cambio"

enero 3 /2008
José Acho

Verano sin caminos

Pasan los gobiernos, cambian los funcionarios, pero la insensibilidad con los pobladores originarios es permanente. En Santa Victoria Oeste se sufre la marginación, pobreza y no se escuchan los reclamos. El romerismo los ignoró y los reprimió. El nuevo intendente justicialista Cástulo Yanque genera tensión con despidos masivos. Ya dejó en la calle a treinta obreros municipales que no lo votaron. Luego de Navidad, el gobernador Juan Manuel Urtubey tampoco cumplió con su promesa recibir a representantes kollas que viajaron 550 Km. hacia esta capital para encontrar una solución a los urgentes problemas de caminos y desbordes de rios por las lluvias del Verano.

Los marginados Kollas protestan por la inacción y la inconclusa via de comunicación con localidad de La Falda.

A la pobreza y angustia por la inminencia de las lluvias del Verano que seguramente se cobrará vidas y aislará a diversas poblaciones de Santa Victoria Oeste, se agrega hoy un clima de tensión por el despido de treinta obreros de la Municipalidad.

La insensibilidad y las promesas incumplidas de los gobernantes de distintos signos políticos, incluido ahora el de Juan Manuel Urtubey, persisten y el paso del tiempo agudiza la cruda realidad de las comunidades kollas de Santa Victoria Oeste.

Ya son treinta los obreros despedidos por el Intendente Cástulo Yanque. El motivo aparente que figura en los telegramas sería la situación económica en la que se encontraría el municipio, pero el trabajador Julio Ricardo Martínez afirmó a Salta Libre, que escuchó de la boca del intendente que los despidos se realizaron cumpliendo las amenazas electorales a quienes no lo apoyaron con sus votos.

El empleado municipal Martinez agregó que entre los empleados municipales hay un clima de tensión a punto de desbordar. Ayer los trabajadores despedidos y familiares rodearon la Municipalidad en protesta a lo que consideraron es el resultado de una persecución política por parte de Intendente que responde a los políticos romeristas que continúan enquistados en el poder ahora en manos del gobernador Urtubey.

Días atrás el Concejo Deliberante había rechazado la arbitraria medida adoptada por la intendencia. Esto complicó aun más el clima de descontento que podría terminar con la toma del edificio municipal.

Insensibilidad de Urtubey

Los gobernantes no atienden los reclamos de los miembros de las comunidad kolla de La Falda y Mekollita de Santa Victoria Oeste. Tampoco les importa que un grupo de familias hayan tenido que viajar 500 kilometros, un día entero por caminos de tierra transportados en cajas de las camionetas a la interperie y con el peligro que ello implica.

Aun así ni funcionarios del gobierno, ni el gobernador cumplieron con sus promesas de atenderlos antes después de Navidad. Incluso en las oficinas de audiencias públicas del Gran Bourg, le dijeron que Urtubey no los podría atender hasta mediados de Febrero.

Los representantes de Unión de Comunidades Victoreñas que había llegado hasta nuestra capital, tenían fijada una audiencia con el gobernador Urtubey por medio del Ministerio de Desarrollo Humano que dirige Silvia Miranda, pero su largo viaje fue inutil.

Ana Quispe,
oriunda de
La Falda

Ahora en plena época de lluvias, los pobladores tendrán el agua en el cuello, por las lluvias persistentes del verano que inunda sus campos, caminos y los aisla del municipio cabecera. Los marginados Kollas protestan por la inacción y la inconclusa via de comunicación con localidad de La Falda.

Los pobladores tienen que caminar medio día para llegar hasta esa comunidad, cuando ese camino en construcción podría acortar el trayecto a dos horas. Y cuando el río sube en Verano, quedan aislados sin posibilidades de trasnportar a los enfermos hacia el hospital más cercanos del muncipio.

El dirigente Jesús Vilca Coordinador de las Comunidades Kollas del Departamento Santa Victoria Oeste, al norte de la provincia de Salta en la frontera con la República de Bolivia, dijo: “Esperamos dos días en la capital, luego de viajar más de 550 kilómetros en la casa de gobierno y no nos dieron ninguna solución a los problemas planteados por nota”.