América Latina bajo los efectos del nuevo “Plan Cóndor”

Diego Olivera
mayo 28 /2016

Luego del sueño de una década de la unidad latinoamericana, nuevos mecanismos de desestabilización, han logrado un golpe palaciego contra el gobierno de la presidenta Dilma Rusel, no fueron los argumentos legales, ni existían pruebas sobre hechos de corrupción, los objetivos era lograr el control de la economía, para los sectores de la burguesía y las trasnacionales, pudieran apoderarse, de Brasil, considerada como la quinta potencia económica del planeta.

El mundo está bajo un modelo unipolar, donde las reglas las pone las naciones poderosas, con EEUU a la cabeza, lograr mecanismos de alineación, de consumismo, de la venta de un modelo capitalista, sin mostrar las debilidades de este sistema económico.

Esta acciones contra la presidenta brasileña, son parte de una estrategia global, de un plan bien estructurado de la Doctrina Obama, que busca retomar el control de su patio trasero, como lo pretendió en la Cumbre de Panama del 2015, donde la mayoría de los países latinoamericanos, mantuvieron una postura solidaria y regional, contra los planes de EEUU, de aislar a Venezuela con la aplicación del decreto imperial, acusando a esta nación como un peligro para los intereses de los Estados Unidos.

Ante la renovación del decreto por un año más de este decreto, se puede asumir que la propuesta de la Organización de Estados Americanos (OEA), bajo la batuta de Luis Almagro, ha desarrollado una campaña virulenta, contra el presidente Nicolás Maduro, como contra el gobierno bolivariano, bajo la egida de EEUU. Aún recordamos la crisis y el cierre de fronteras entre Venezuela y Colombia, derivado del contrabando de gasolina y alimentos, la postura de Almagro, fue visitar a Colombia acusar a Venezuela, de violación de derechos humanos de los neogranadinos y desconocer que 5 millones y medio de colombianos, viven en Venezuela con los mismos derechos y documentos de esta nación.

La bravuconería de Almagro sus cartas ofensivas al mandario venezolano, raya lo absurdo, ya que desconoce que su cargo con Secretario General de la OEA, es solo un puestos burocráticos y son las naciones de Latinoamérica, las que determinan si existen elementos para intervenir en un determinado país del Continente. Sin embargo esta OEA no ha condenado el golpe legislativo en Brasil, como tampoco lo hicieron en Honduras y Paraguay, lo que confirna una vez mas su carácter obsoleto, al servicio de los intereses de EEUU, creador de de este mecanismo al final de la Segunda Guerra mundial, para ampliar las doctrinas Monroe, América para los Americanos, pero bajo control de EEUU.

Los medios de prensa privada al servicio de las trasnacionales

Sería imposible concebir un modelo de desestabilización, sin una avanzada de los medios de prensa privada, lo cuales organizan las matices y manipulación de la información, creando un muro informativo, que va desde notas tendenciosas, hasta el trucaje de fotos o videos, mostrando realidades de países de Europa o Centroamérica, como sucesos de Venezuela, Brasil o Ecuador. Esta realidad muestra, la falta de una ética profesional, de cómo las viejas técnicas del fascismo alemán, de que “una mentira repetida mil veces, se vuelve realidad”, logro enajenar al pueblo alemán, sobre la raza área, como base de una nueva sociedad, sustentada en el racismo y el odio a los judíos, negros.

Hoy los monopolios han logrado controlar los espacios televisivos, los impresos, las radios y la informática, creando falsos mitos sobre la crítica de los medios independientes o alternativos, para estos grupos la masificación de sus noticias, lograr crear espejismos de las virtudes del capitalismo y de EEUU, como la nación paradigma del desarrollo, Obviando las crisis de esta nación, de las graves violaciones a los derechos humanos, las acciones de violencia en otras naciones y la creación de un estado gendarme, capaz de asediar a Rusia y Chima en sus fronteras, como agredir a naciones que no acepten el modo de vida y de su falsa democracia.

Esta realidad que hemos analizado en anteriores trabajos, muestran que el mundo está bajo un modelo unipolar, donde las reglas las pone las naciones poderosas, con EEUU a la cabeza, lograr mecanismos de alineación, de consumismo, de la venta de un modelo capitalista, sin mostrar las debilidades de este sistema económico. Ante esta realidad solo la unidad de las naciones en un modelo multipolar, con experiencias como la CELAC, UNASUR, Movimientos de Países No Alineados, como mecanismos de integración económicos, podrían ser alternativa a un modelo de guerras, de explotación de los recursos del planeta, con la participación de movimientos populares, para buscar una salida a un planeta en crisis ecológica y alimentaria, derivada de la explotación de las trasnacionales.

  • Diego Olivera Evia
    Agencia Barómetro Internacional
    prensadiegoolivera@gmail.com