Aquí la primera vez del Indio en Salta...

septiembre 21 /2009
Ana Ragot

El Indio Solari recordó en el escenario que hace 30 años fue su primera vez en Salta. El “Bebe” Contemponi, conductor de Todo Noticias (TN) se permitió dudar de sus palabras. Quizás porque era un bebé en esa época. Aquí la ex directora de Salta Libre, Ana Ragot, organizadora del recital cuenta con detalles lo que ocurrió en primera vez como “Patricio Rey y los Redonditos de Ricota”, en tiempos de la dictadura.

"De los numerosos trámites que hice para que tocaran en Salta... la verdad que no recuerdo mucho, pero fue difícil..."

Era el verano del 76 un amigo llamado Pancho en Mar del Plata me presentó a Eduardo Beilinson, hermano de Guillermo, apodado Skay, al Indio Solari y a otros personajes de una insólita banda de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota.

Ellos manifestaron su deseo de tocar en el interior y yo los entusiasmé para que vengan a Salta a realizar alguna actuación en algún boliche.

Totalmente desconocidos aun en Argentina y, con ese raro nombre en esa sociedad ultra conservadora de hace más de 30 años, yo sabía que no seria fácil lograrlo.

El grupo no quería cobrar un importante caché. Querían tan solo el lugar donde tocar y es todo, porque ellos hasta traían todo su equipo de sonido en un colectivo contratado, si mal no recuerdo.

Yo fui a verlo al periodista Gordo Plaza que ya murió. En aquel entonces tenia una discoteca en Limache. Se mostró interesado una vez que escucho los casetes grabado me dijo, “no hay problema que vengan…” De los numerosos trámites que hice para que tocaran en Salta... la verdad que no recuerdo mucho, pero fue difícil.

El Gordo Plaza se borró

Lo que sí recuerdo bien es que cuando ellos llegaron a esta ciudad, el Godo Plaza se borró. Entonces la única alternativa que tuvo, no muy llamativa, fue en una confitería (de esas que ahora se llaman “Pub”) que había inaugurado hace poco. Se llamaba "El Polaco", en la calle Dean Funes entre España y Caseros.

El negocio creo que era de un arquitecto del tipo “Hippie Chic”, rodeado de una izquierda-caviar bastante dudosa, que buscaba artistas nuevos para su boliche de onda muy selecta donde asistía sólo la alta sociedad de Salta de ese momento.

Los Redonditos llegaron en un colectivo que había alquilado en la Plata y eran mas de 20 personas entre novias, amigos etc. Teníamos que alojarlos. Algunos vinieron a mi casa y otros fueron a la casa de un amigo conocido poeta que quedaba detrás del Hogar Escuela.

Más detalles sobre esto no recuerdo. Solo sé que hablábamos mucho y tomábamos mate. Finalmente actuaron y la confitería estaba llena y se que actuaron con éxito. Y digo esto con mucha pena porque curiosamente los que organizamos este show no pudimos entrar.

Tiempos de dictadura

En pleno lanzamiento de la dictadura, era una época de militancia intensa. Inmersos en estos ideales de lucha, ninguno de nosotros se vestía de gala, ni para salir. Estábamos correctos pero lo suficiente para entrar a ese lugar.

El Polaco no frenó en la puerta. Solo dejó entrar a los músicos integrantes del grupo y a nosotros nos dejo afuera, totalmente furiosos. Esta situación no fue es para nada un buen recuerdo ni para mi, ni para ellos. Yo los había escuchado y sabía que eran geniales y que su música era muy avanzada para la Salta en esa época.

Luego anduvieron recorriendo la región. Creo que partieron hacia Tucumán y sucedió que en la ruta uno de los músicos sufrió un accidente trágico. Fue su primera visita al Norte. No es raro para mi que el Indio se acuerde en el escenario de lo que pasó hace 30 años en Salta. Porque no de puede decir que pasaron por aquí, sin penas ni gloria.

El incrédulo Contemponi

Después por la dura dictadura y las persecuciones yo me fui a vivir a Francia. En uno de mis vueltas por Buenos Aires me encontré alguna nuevamente con Poli y Skay y supe que el grupo con un inexistente "Patricio Rey" iba camino a ese éxito. El resultado de lo que dejó el grupo se vio perfectamente en Salta, ante una masa inmensa de gente.

Hoy veo su éxito por televisión y mis recuerdos afloraron poco a poco luego de escuchar en TN al Bebe Contemponi dudar de lo que dijo el Indio. Quise testimoniar el marco en el cual llegó, estuvo y se fue.

Guardo ese recuerdo ahora como un tesoro. Su éxito es total. Yo seguí solo cada tanto su trayectoria desde Paris. Tenía mil ocupaciones y otras preocupaciones. Estaba lejos de la música.

Qué paradójico, treinta y un años después el Indio atrae a un escenario mil veces más grande, más de treinta mil almas en su recital y eso hoy en la intimidad de mis recuerdos, me pone loca felicidad, sobre todo porque el Indio no se olvidó. Ahora el país sabe como fue su primera vez en Salta.

  • Ana Ragot, es salteña. Vivió 30 años en Francia.
    Ahora reside en Salta.
    Especial para Salta Libre