"Chávez es amigo del poder en Argentina"

mayo 23 /2009

Vernazza, salteño por adopción

Caracas, Venezuela. El periodismo venezolano va por buen camino. Un poco menos independiente que el argentino pero crítico al fin, como debe ser su esencia, asegura el periodista de la nación austral, Carlos Vernazza, subdirector de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), que asocia al 98 por ciento del total de 121 medios impresos existentes en ese país.

No todas las culpas son del Gobierno de turno, también nosotros nos autocensuramos y no ejercemos la autocrítica

La Verdad
José Gregorio Martínez - Caracas
13/05/2009

El reconocido periodista habló con La Verdad desde un hotel de la capital, luego de culminar la conferencia El futuro del periodismo, auspiciada por el Centro Carter. Para el comunicador social, quien cuenta con 41 años de experiencia, el ABC del periodismo es ejercer la oposición y la crítica constructiva permanente, sin limitarse únicamente a informar, pues la opinión también forma parte de la contribución de periodismo a los sistemas democráticos.

¿Había visitado Venezuela en otras oportunidades?

- Sí, pero nunca desde que está Chávez. Es la primera vez que vengo con Chávez en el poder.

¿Cuál fue su primera impresión de Venezuela en esta oportunidad en comparación con las veces anteriores que había venido?

- Primero la gran cantidad de publicidad oficial que hay desde Socialismo o muerte hasta frases de Bolívar que tenés por todos lados, y mensajes del Gobierno sobre qué es Venezuela y qué se propone, eso no lo había visto antes. En segundo lugar, una gran polarización entre chavistas y antichavistas, si es que se puede llamar así.

¿Cómo ha visto el periodismo venezolano?

- Bueno me limito a los diarios que he visto nada más. En general, bien. Se han modernizado, hay otro tipo de diagramación, se han achicado algunos en formato, salvo dos. Hay nuevos diarios, aunque no se lee igual que en Argentina, lo suficiente.

¿En qué diferencia el periodismo venezolano con el argentino?

- El periodismo argentino es superior, pero no es excesivamente superior, quizá tenga mayor independencia, aunque también el periodismo en Argentina sufre presiones, sobre todo a través de la quita de la publicidad oficial que para los diarios pequeños y medianos es muy importante, y además porque la presidenta y su marido, el ex presidente, hacen por lo menos dos o tres veces a la semana comentarios sobre los diarios en especial. Lo que más les preocupa a ellos no es la televisión ni la radio sino el diario, entonces se quejan de una supuesta falta de objetividad y dicen que por más que los critiquen ellos van a seguir su camino.

¿Cómo ven a Venezuela desde Argentina?

- En Argentina, no nos engañemos, Venezuela es noticia si habla Chávez, porque en lo deportivo no hay nada que lo ligue, salvo que pase una catástrofe policial, pero lo que Chávez dice repercute siempre; además no te olvidés que Chávez es amigo del poder en Argentina.

¿Cuál considera que debe ser la participación del periodismo en un sistema democrático?

- La participación siempre tiene que ser crítica. El ABC del periodismo es ejercer la oposición y la crítica constructiva permanente, ésa es la razón de ser, no solamente tiene que limitarse a informar sino también a opinar. El título de una nota ya es subjetivo de por sí, tampoco hay que desinformar y autocensurar. No todas las culpas son del Gobierno de turno, también nosotros nos autocensuramos y no ejercemos la autocrítica, es decir, no podemos decir toda la culpa la tiene... No importa quién esté en el poder ni en que país sea, la tiene el otro, nosotros también somos parte de eso.

¿Cómo diferenciaría un medio crítico de un medio conspirador?

- El crítico es que además de hacer la crítica en sí sugiere alternativas. Conspirador es que únicamente denuncia, denuncia, denuncia, muchas veces sin pruebas y no ofrece alternativas.

¿Justificaría entonces el cierre de un medio de comunicación que sea considerado conspirador por el Gobierno?

- No, en Argentina, en los últimos 50 ó 60 años, jamás hubo un cierre de un medio. De ahí nunca nadie habla jamás de cerrar un diario ni un canal ni una radio, a pesar de que hay mucha divergencia. Eso para allá sería una cosa increíble, acá ya pasó y hay una amenaza de una segunda vez.

Ahora la amenaza es contra Globovisión por haber informado su director, Alberto Federico Ravell, antes que el Gobierno sobre un sismo ocurrido hace unos días acá en Caracas. ¿No le parece eso exagerado?

- Bueno pero la cuestión es encontrar la excusa, puede ser un sismo como puede ser una supuesta conspiración.

¿No cree que estas amenazas afectan la democracia de un país?

- Sí, por supuesto, pero yo contestaría con un pregunta ¿es nuevo? No, no es nuevo.

¿Cómo ha visto la proliferación de medios oficiales en Venezuela? Solamente acá en Caracas hay siete canales de televisión que pertenecen al Estado.

- Es una concentración de poder evidente, además eso es premeditado, nada se hace por casualidad. En Argentina hay un solo canal oficial.

Otro fenómeno que se está dando en Venezuela es el de las constantes cadenas oficiales, en las que Chávez ha hablado ya más de 700 horas. ¿Ha visto algo parecido en otro lugar?

- No. Por ejemplo, en Argentina la cadena oficial se usa en caso extremo. Se utilizaba hace muchos años, pero ya no, sólo en casos muy específicos y muy importantes sino no se usa la cadena oficial.

  • Diario: La Verdad.com