El Bicentenario a debate

febrero 17 /2010

Nos encamínanos en este año 2010, a conmemorar los 200 años de las luchas por la independencia de la America conquistada por España cinco siglos atrás (12 de octubre de 1492). Lo que esta en debate es el rol de Iberoamérica en este nuevo siglo XXI [1] Permítaseme para el lector de otras latitudes hacer algunas consideraciones sobre este proceso independista que en general se inician en el año 1810 (1809 la actual Bolivia se subleva contra el poder colonial pero es derrotada) y que culmina con la batalla de Ayacucho en 1826.

Los criollos se dividieron en dos bandos: los monárquicos pro España y los independistas.

  • Por el Lic. Carlos A. Pereyra Mele
    licpereyramele@gmail.com

Liberándose la mayor parte del continente Americano desde México hasta la Patagonia, salvo Puerto Rico y Cuba que lo harán a fines del siglo XIX.

Las luchas por la independencia se desarrollaron entre criollos que se dividieron en dos bandos: los monárquicos pro España y los independistas, esto es una consecuencia de la conquista española, que además de imponer su idioma, sus costumbres, su religión, su sistema político y comercial, permitió el mestizaje entre europeos y nativos creando una fuerte clase criolla (diferente de la colonización anglosajona y francesa en las Américas).

España invadida por Napoleón Bonaparte y destruida su flota en la batalla de Trafalgar (1805), perdió sus colonias en detrimento de la nueva potencia mundial, Inglaterra, que fogoneo los movimientos separatistas con: Hombres, dinero, armas y logias masónicas.

La heroica historia de la independencia de la América española culminara con la instalación de gobiernos oligárquicos, casi todos portuarios en detrimento de los pueblos del interior del continente, y en la balcanización de la America española en 19 Republicas y una nueva dependencia colonial ahora con Inglaterra por el rol de asumido de proveedores de materias primas.

El primer centenario de la independencia (1910), encontró a los países hispanoparlantes en una situación de dependencia comercial, económica y política de Inglaterra. A fines del siglo XIX aparecía un nuevo jugador imperial en las Américas, Estados Unidos de Norteamérica que ya había quitado la mitad del territorio a México y en 1898 le quitaría a España las ultimas posesiones en el mar caribe Cuba y Puerto Rico y reclamaría al caribe como “mare nostrum” (este nuevo imperialismo fue denunciado por el gran poeta y escritor argentino Miguel Ugarte), que la reemplazaría, por ello había poco que festejar en el primer centenario, como lo había expresado el revolucionario colombiano Antonio Nariño cuando pontifico: "que habíamos mudado de amos".

El siglo XX será un periodo de conflicto de los pueblos hispanos parlantes por su identidad y ruptura con las oligarquías nativas y la dependencia imperial, se destacan varios procesos, pero por su trascendencia pondremos como hitos: la revolución Mexicana que rompe con la oligarquía que había manejado el país e instala un gobierno nacionalista que con el Gral. Cárdenas será su máxima expresión (nacionalizando el petróleo), la Lucha del Gral. Sandino contra la ingerencia imperial norteamericana en Nicaragua será otra referencia importante, en los años 50 Argentina aportara al continente suramericano con el Gral. Perón, políticas que pueden resumirse en un desarrollo de la industria nacional liviana, la investigación nuclear, así como un avance en la conciencia de la libertad del pueblo trabajador a través de sus múltiples organizaciones sociales (sindicatos, asociaciones, uniones de todo tipo).

Su política internacional de integración suramericana y tercera posición le ganaron la oposición norteamericana desde el comienzo, oposición que termina derrocándolo en 1955. Debemos recordar también la revolución Cubana que rompe con la dependencia de ese País con Estados Unidos como otro hito importante del siglo XX. Quien ha desarrolla una magnifica síntesis de estas corrientes del pensamiento nacional menospreciadas con el termino “populismo” en Iberoamérica es el filósofo argentino Alberto Buela. [2]

Hoy la America hispánica se encuentra ante nuevos desafíos y como hace 200 años, estamos antes cambios mundiales trascendentales, más allá de las teorías apocalípticas del fin del imperio norteamericano o el fin del capitalismo, de lo que si estamos seguros es que la actual dinámica global geopolítica y geoestratégica, tiende a la creación de múltiples polos de poder y por ello se debe debatir estas nuevas realidades para participar del nuevo tablero mundial. Tres son los proyectos que intentan imponerse en nuestra América:

1.- El proyecto de los Estados Unidos de Norteamérica para las Américas, que como ya lo expresáramos en varias oportunidades recurre frecuentemente a la herramienta militar como son: Plan Colombia, Plan Puebla (y su correlato de presencia de bases militares en el continente).

Hasta la fecha, el programa del Comando Sur de USA para América conocido como plan 2016 continúa en fase de desarrollo y como se frenó el plan del ALCA para las Américas, y recurriendo a los pactos bilaterales conocidos como tratados de libre comercio (TLC), dos estado del Sur son integrantes del mismo, Chile y Perú. Este incluye a la IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), que está planificada para establecer los canales interoceánicos para conectar los dos océanos agilizar la salida hacia Europa, Asia y EE.UU. de productos.

2.- El proyecto de la Alternativa bolivariana para las Américas ALBA que sobre el eje de un proyecto geopolítico de la Venezuela del Coronel Hugo Chávez Frías, al cual se incorporaron Ecuador y Bolivia junto a Cuba y Nicaragua. Intenta establecer políticas muy activas para la consolidación de una moneda regional y un banco de fomento suramericano. Tener una política internacional que enfrente a los TLC (tratados de libre comercio).

La crisis económica mundial afecto los precios del petróleo lo que llevo desactivo muchos proyectos de este grupo, como es el caso del gasoducto del sur y a dado pie a los sectores opositores de Chávez en Venezuela a desestabilizar su gobierno.

El enfrentamiento con USA también obligo a realizar ingentes esfuerzos para fortalecer sus fuerzas armadas ante la posibilidad de conflicto con su vecino Colombia, en especial desde la entrada en vigor del acuerdo colombo estadounidense que reforzó las bases militares de este ultimo en Colombia con el pretexto de la lucha contra las FARC y el narcotráfico, lo que llevo a Chávez a establecer acuerdos con Rusia y China para abastecerse de armamentos disuasorios y junto con los países del ALBA incrementar las relaciones con Irán.

3.- El Proyecto integracionista de Brasil, para el continente suramericano, resistido por los representantes de los poderes tradicionales en América, que lo atacan con el argumento de que “no es integración con Brasil sino al Brasil”. Tiene su eje en el denominado “poder suave” con una fuerte presencia diplomática y una política de apoyo y hechos concretos a los países de la región y que esta posicionando a Brasil como el país líder mas ahora que esta considerada potencia emergente dentro del BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Apostado a consolidación y ampliación del MERCOSUR, el Grupo Río y mas recientemente apoyando la creación de la UNASUR y dentro de este organismo, la creación del Consejo de Defensa Continental.

Esto es lo que esta en debate por el bicentenario en las Américas [3]

  • Especial para Salta Libre
    de la Agencia Barómetro Internacional