El Qullamarca se fue con solo promesas de Urtubey

José Acho
septiembre 6 /2012

El reclamo de nuestro pueblos originarios es ancestral, el mismo que hace 500 años. Lo que para la mayoría de visitantes y locales la manifestación pareció una colorida postal turística, era la 4ª Marcha de Indígenas del Pueblo Kolla. Unos 400 indígenas con sus caciques vinieron desde muy lejos. Luego de ser recibidos por Juan Manuel Urtubey, una vez más el pueblo el kolla regresó a su lugares de origen, con apenas un puñado de promesas políticas del Gobernador y sus ministros. Deberán esperar por soluciones, les dijeron.

El discurso de Urtubey: "Se trabaja intensamente para solucionar las problemáticas. Estamos trabajando para refuncionalización de las escuelas. Se está renegociando la expropiación. Se está realizando la mensura de tierras".

Con admirable fortaleza y sacrificio con sentidas demandas al Gobierno de Salta. El Qullamarca con sus wiphalas y atuendos típicos, vino esta semana a la capital de Salta, para reclamar por el aislamiento, la pobreza e indigencia y sobre todo el eterno pedido de devolución de sus tierras.

Cerca de 400 aborígenes, padres, abuelos, mujeres, niños, familias enteras, viajaron más de 500 kilómetros desde sus lugares de origen, para instalarse en Salta hasta lograr manifestarse y obtener soluciones a sus necesidades más urgentes. Las respuestas del gobernador Urtubey fueron apenas tibias promesas. Los legisladores por su parte, encabezado por Santiago Manuel Godoy, huyeron y rehusaron recibirlos.

Los medios en la marcha (clic para agrandar)

La deuda que los Gobiernos tienen con nuestros pueblos originarios es histórica. Luego de cientos de kilómetros recorridos, horas caminando sin parar, llegaron a nuestra capital, decididos a quedarse el tiempo que sea necesario en la puerta del Grand Bourg. No los dejaron llegar más que cinco cuadras antes y luego de esperar varias horas, se fueron con sólo promesas.

Lo que vinieron a exigir a Urtubey

Como resumen de una larga lista de demandas, las comunidades vinieron a la capital de Salta para exigir al Gobierno no solo por el reclamo ancestral de la devolución de sus tierras, sino también el reconocimiento de derechos, defensa de bienes y recursos naturales, por establecimientos educativos interculturales, erradicación de escuelas ranchos, médicos y trabajadores sociales, sanitaristas. La reforma de la carta orgánica municipal en los territorios indígenas donde se incorporen y apliquen los estatutos comunitarios.

La entrega de títulos comunitarios a las comunidades de Santa Victoria Oeste y Nazareno. Urgente aprobación y entrega de 7 planos de mensura de las comunidades de Iruya por parte de la Secretaria de Recursos Hídricos y Dirección General de Inmuebles.

Urgente relevamiento territorial dispuesto por la Ley 26160 de Emergencia de la Propiedad Comunitaria en las comunidades del Arazay, San Ignacio, Baritú, Lipeo, Achira y Tinkunaku. Compromiso acuerdo entre Qullamarka - INAI y reclamo por "el incumplimiento descarado" del presidente del INAI, Daniel Fernández.

Otro de los reclamos tiene que ver con el gasto de $2.252.008 en Salta en el marco de la ley 26.160 de Emergencia de la Propiedad Comunitaria aprobando hasta el momento solo el 5% de las más de 300 comunidades que hay en la provincia. (y sigue la lista).

El parte de promesas oficiales

Reunión con el Gobierno (clic para agrandar)

Según lo que Salta Libre pudo rescatar del parte de prensa oficial titulado: “Encuentro con referentes de comunidades originarias”, respecto a los numerosos pedidos en la reunión del 4 de setiembre, fue que en quince días (alrededor del 25 de setiembre) se concretaría otra reunión a fin de dialogar acerca de lo requerido y el avance en las gestiones realizadas.

Urtubey junto a los ministros de Gobierno, y de Derechos Humanos, Julio Loutaif y María Pace, respectivamente, y el coordinador de Gabinete de Ministros, Alejandro Cornejo D’Andrea, recibieron a los representantes de las comunidades, David Sarapura de Collamarca; Raúl Viveros de la comunidad Colanzulí; Víctor Mamaní de Rodeo Colorado; Herminio Alarcón representante de Mecoyita y Rodrigo Solá, abogado de la Asociación de Comunidades Collas de Iruya, Santa Victoria Oeste, Orá, Los Toldos y Collamarca.

Sobre los títulos de las tierras de Rodeo Colorado y Mecoyita, de las que requieren un título único para la comunidad, se les informó “esas tierras ya fueron expropiadas, pero que en el primer caso, se está renegociando el precio; en tanto el segundo caso de Mecoyita, se realizará en estos días la mensura de las tierras”.

Sobre la construcción de puentes peatonales en San Andrés, en Angosto del Paraní y en Pucará, les dijeron “son temas sobre los que se está trabajando, al igual que la refuncionalización de las escuelas de la zona, otra de las inquietudes presentadas por los referentes”.

Respecto al pedido de médicos para la zona, los funcionarios les dijeron: “se trabaja intensamente para solucionar esta problemática. La mayor dificultad es la carencia de profesionales médicos para zonas alejadas”. Fin del escueto parte de prensa oficial.

Por el apoyo al pueblo, Jallala!

La colorida marcha por las calles de la ciudad fue con cánticos, música y bailes y a gritos de “Jallalla” (Viva). Caminaron con 32º de sensación térmica. El Gobernador, quien sabía varios días antes sobre la marcha, igual los hizo esperar desde el mediodía, unas seis horas para recién recibidos alrededor de las 19 del martes 4 de setiembre.

La 4ta Marcha Indígena de Pueblos Kollas, contó con el apoyo de la CTA, la participación de MST, la CCC y diversas organizaciones sociales y políticas. La CTA, que difundió la marcha, dio a conocer también a la prensa el resultado de la reunión.

Devolución de sus tierras (clic para agrandar)

En un comunicado firmado por el secretario general de la CTA nacional Pablo Micheli, Fernando Acosta Secretario del Interior y Vuenaventura David Secretario general de CTA Salta, se informó:

“En la reunión en la Dirección de Inmuebles por las escrituras de la comunidad de Rodeo Colorado realizada el miércoles 5 de setiembre, se estableció para el 27 del setiembre una nueva reunión en Fiscaliza de Estado para definir la situación de Mecoyita, en donde ya se encuentra la ley de expropiación, pero dijeron que existe una negativa del demandado a aceptar el deposito del Gobierno por este concepto”.

“Por el desalojo a las comunidades de Achira en Iruya, donde un Juez ya dictó la medida de desalojo a pesar de estar prohibido por la ley 26.160. Este tema expresaron, está en la agenda del Gobierno para ser tratado. Sobre el tema educación, según informó la CTA, dentro de 15 días el Ministerio tratará el pedido de construcción de los establecimientos interculturales, centros de salud e infraestructura como los puentes entre las localidades de Pucara-Mecoyita, Angosto-Rió Blanquito, San Andrés-Tablada camino a Santa Cruz”, expresaron.

Sobre este encuentro la CTA calificó de “un gran avance para el Qullamarka”. Esta organización vino compuesta por cinco organizaciones de comunidades la Unión de Comunidades Aborígenes Victoreñas (UCAV), la Asociación de Comunidades Aborígenes de Nazareno (OCAN), el Consejo Indígena Kolla de Iruya (CIKDI), la comunidad Indígena Alta Cuenca del Río Lipeo (CIACRL) y la Comunidad Indígena del Pueblo Kolla Tinkunaku (CIPKT).

“El paso que han dado es muy importante, que no es ni el principio ni el final, esto continua, por que 500 años no se van a cambiar en dos días, hay que seguir peleando por que la victoria será nuestra mas temprano que tarde”, expresó Micheli, de la CTA Nacional. Por la CTA local, Vuenaventura David manifestó: “la lucha no es fácil, estos gobiernos no nos van a regalar nada, hay que arrancarles las decisiones políticas para que podamos vivir dignamente en nuestras tierras con nuestros hijos y demás generaciones”, reclamó.

Reclamo a Parques Nacionales

La marcha hizo un alto en la Administración de Parque Nacionales (APN) Delegación Regional (Caseros y Santa Fe) para reclamar por la Ley de Bosques y el trato arbitrario en los terrenos del Parque Nacional Baritú pertenecientes a las comunidades originarias de Lipeo y Baritu.

Representantes del APN mediante un acta fijaron una fecha de reunión con autoridades nacionales y el Qullamarca para tratar el tema la subsistencia de pobladores en las áreas protegidas donde vivieron toda la vida. Los guardias de la APN les privan de sembrar y criar sus animales a las familias nativas del lugar.

Consideraron la APN una institución "violadora de derechos", por la falta de acuerdos con las comunidades al momento de ejecutar planes estratégicos en el territorio de la Qullamarka. También denunciaron a quienes administran el Parque Nacional Baritúdado que "en reiteradas ocasiones ha violado el derecho de las Comunidades Originarias de Lipeo y Baritu". La Ley de Bosques y los fondos repartidos en ese marco también son motivo de reclamo en tanto sostuvieron que hay particulares a los cuales se les otorgan los fondos, mientras que en esos territorios hay comunidades que disputan su territorio.

El MAAM y el comercio con sus ancestros

Protesta contra el MAAM (clic para agrandar)

En su amplio recorrido por nuestra capital la movilización se dirigió a la plaza central 9 de Julio y en la calle Mitre frente al Museo de Arqueología y de Alta Montaña (MAAM), repudió el comercio que se hace con quienes llamaron “nuestros hermanos del Llullallaico que se exhiben en vitrinas”. Cantaron y honraron a sus ancestros co danzas demandando “no lucren con nuestros hermanos”. Incluso se escribió esa frase con aerosol en el piso frente al MAAM, en señal de reclamo e indignación.

Luego marcharon hacia el edificio de la Legislatura Provincial y al Ministerio de Derechos Humanos, donde legisladores y funcionarios se negaron a recibirlos para dialogar. La manifestación continuó su marcha hacia el Grand Bourg.

Y como no podía ser de otra manera, el gobernador no los esperaba; sino la Policía que puso su inconfundible sello a la pacífica manifestación, puso cinco cuadras antes, barreras de contención y decenas de policías temerosos de un asalto al Centro Cívico.

Allí los cansados grupos de kollas que esperan hace 500 años soluciones a sus reclamos, esperaron en medio del ardiente sol más de seis horas ser recibidos por los gobernantes. Y ahora para informarles el avance de la gestión sobre sus demandas, deberán seguir esperando en principio 15 días, les dijeron. Pero quien sabe con certeza cuantos días más, semanas, meses, años, siglos. Esperar, esperar y esperar…

  • José Acho, periodista