El Tribuno tiene protección en el Ministerio de Trabajo

diciembre 16 /2010

Fortuny promete inspecciones

Pretendía aplicar un convenio caduco, de 1975, y abonarle a una periodista despedida una indemnización ilegal e inferior al salario mínimo. Según relató la titular del Sindicato de Prensa, un funcionario del Ministerio de Trabajo de la Provincia descalificó al Secretario y al Ministro de Trabajo, Eduardo Costello y a Rubén Fortuny, respectivamente.

Las autoridades provinciales ratificaron las leyes vigentes y prometieron inspecciones laborales

“Rubén Fortuny será ministro, pero de leyes laborales no entiende nada”, aseguró sin reparos, el abogado de apellido Lobo, funcionario de la Secretaría de Trabajo de la Provincia de Salta, ante el estupor de Alejandra Paredes titular del Sindicato de Prensa de Salta.

Los conceptos y maniobras de un funcionario estatal a favor de una empresa privada, en este caso, El Tribuno, ocurrieron el miércoles 15 de diciembre a la mañana en el organismo estatal. En estas dependencias, Lobo intentó hacerle firmar a la comunicadora social, Romina Oliver Colombres, una indemnización de $ 12 mil por casi seis años de labor periodística en el matutino independiente.

La periodista fue despedida, tras regresar de su maternidad, en septiembre de este año, por orden de los contadores Norberto Freyre y Carolina Ávila, empleados gerentes de Horizontes S.A. La profesional, de acuerdo a fuentes gremiales, era rechazada por sus reclamos salariales.

“La compañera, desesperada, se comunicó conmigo. Me contó que un abogado quería hacerle firmar una indemnización de 12 mil pesos por seis años de trabajo”, relató Alejandra Paredes, secretaria general de SiPrenSal, Sindicato de Prensa de Salta. “Entonces hablé con el funcionario, que se identificó como el abogado Lobos. Me aseguró que esa suma era la que correspondía por la aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo entre los trabajadores y El Tribuno, de 1975”.

Paredes le comunicó al letrado laboral que desde junio de 2008 se encontraba vigente el Convenio Colectivo de Trabajo 541, el cual era la norma legal para la remuneración de los trabajadores de la prensa. “Comenzó a gritar, diciéndome que no era así, que El Tribuno no había firmado ese convenio, por lo que no le correspondía respetarlo; entonces le aclaré que más allá de la decisión empresaria, las leyes laborales debían cumplirse. Y le remarqué que sus argumentos eran los de la patronal. Pero Lobo insistió defendiendo la postura económica de Horizontes, totalmente perjudicial para la trabajadora”, contó la dirigente gremial.

Descalificaciones

De acuerdo a Paredes, al recordarle a Lobo que las autoridades de la Secretaría de Trabajo, Eduardo Costello, y del Ministerio de Trabajo de Salta, Rubén Fortuny, eran respetuosos de las normas laborales vigentes y por tanto ratificado el imperio del Convenio Colectivo 541/08 para los trabajadores de prensa, “este funcionario dijo que conocía mucho más que ellos”.

“Rubén Fortuny será ministro de Trabajo, pero de leyes laborales no entiende nada´”, me aseguró”.

Tras los violentos conceptos del funcionario estatal, la dirigente se comunicó directamente con los titulares de la Secretaría y el Ministerio de Trabajo de Salta. “Por una parte desautorizaron a Lobos, me ofrecieron las disculpas del caso, y me aseguraron que en el país y Salta rige, para los trabajadores de la prensa, el convenio colectivo 541/08, y no el convenio de 1975, que la empresa de El Tribuno lo quiere aplicar para echar a quien ejerza sus derechos y pagarle migajas”, expresó la dirigente y periodista.

“Hace tiempo que venimos pidiendo a las autoridades de Trabajo que se realicen inspecciones laborales en las empresas que no cumplen con las leyes pertinentes. Hoy, tras este lamentable incidente en donde se demostró como desde el Estado hay algunos que hacen lobby a favor de las empresas para perjudicar a los trabajadores, obtuve el compromiso de las autoridades de que se realizarán inspecciones laborales, económicas, donde se revisen los libros contables y los registros de trabajadores en estas empresas”, confió Paredes.

Explotación y persecución

En el último año, cinco trabajadores de la prensa fueron despedidos injustamente del diario cuya propiedad comparte el senador nacional Juan Carlos Romero. Ellos fueron Melina Sola (periodista); Miriam Camisar (diseñadora gráfica), Mariela Escandar, Mónica Arnedo (secretarias y telefonistas) y Darío Illanes (periodista).

El denominador común de todos ellos fue que, de uno y otro modo, reclamaban deudas salariales y condiciones de trabajo dignas. “En el caso de Illanes, profesional serio y de larga y reconocida trayectoria profesional, además de ejercer la defensa de los derechos laborales para todos sus pares, posee sólidas convicciones ideológicas, progresistas, las cuales hizo públicas tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner. Once días después de esta publicación, le mandaron una escribana para notificarle su despido”, contó Paredes.

“El Tribuno no respeta las leyes, a sus lectores, a los salteños, a sus trabajadores. Cambiaron la dirección, ahora con Marcelo y Sergio Romero, tras desbancarlo a Tito Romero, pero el estilo continúa siendo el mismo, autoritario y feudal”, aseguró la gremialista.

“En estos días, en lugar de cumplir con las normas laborales y pagar a sus empleados lo que corresponde, que como denunció Illanes corresponde a cada trabajador entre mil y tres mil pesos, con retroactividad desde hace 29 meses, prometieron un adicional no remunerativo de mil pesos, por única vez.

Una vergüenza para una empresa que recibe millones de publicidad. De este modo, además de burlarse de sus empleados, Horizontes elude sus obligaciones con la AFIP, la Anses y el pueblo”, subrayó la titular del Sindicato de Prensa de Salta.