El ex juez Lona logró zafar otra vez de una indagatoria

julio 12 /2013
Elena Corvalán

Ricardo Lona

El ex juez federal Ricardo Lona logró sortear otra vez una citación a prestar declaración indagatoria por delitos de lesa humanidad cometidos en Salta en la década del 70. Ahora fue en el marco de la causa por la desaparición del ex gobernador Miguel Ragone, en la que está imputado por homicidio (por el ex gobernador y el comerciante Santiago Arredes), y tentativa de homicidio (por el ataque a Margarita Martínez de Leal).

Su defensor logró posponer la medida con un escrito en el que intenta colocarlo en la posición de un simple ciudadano, perseguido por un Estado poderoso, y en el que califica de “desmesura” la acción de los fiscales.

Como ya es costumbre cuando el imputado es Lona, el juez que lo había citado, en este caso Miguel Medina, titular del Juzgado Federal Nº 2 de esta ciudad, pospuso sin fecha la indagatoria luego de que el defensor oficial ad hoc Pablo Lauthier presentara un planteo de “excepción de falta de acción” (que la Fiscalía no tiene legitimidad para instar que se investigue a Lona), una solicitud de sobreseimiento y la suspensión de la indagatoria hasta que se resuelva lo de la falta de acción.

La decisión de Medina generó indignación entre los familiares de Ragone y la rápida reacción de la Fiscalía Federal, que ayer mismo, a través de fiscal Horacio Azzolín, hizo un planteo de reposición y pidió que el ex juez sea indagado “de inmediato”, dado que la discusión sobre la excepción puede seguir por vía separada, mientras sigue la investigación sobre la cuestión de fondo. La querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación hizo un planteo similar. Fernando Pequeño, nieto de Ragone, adelantó que la familia está estudiando la posibilidad de recusar al juez Medina.

El defensor de Lona atacó el requerimiento realizado en octubre de 2012 por los fiscales Jorge Auat, Azzolín y Javier de Luca: dijo que dar curso a este dictamen, que originó la citación a indagatoria por los homicidios de Ragone y Arredes, somete a Lona “a la repetición del manoseo procesal de que es víctima desde hace largos años”. De hecho, Lona viene sorteando citaciones judiciales desde marzo de 2005 (hace más de 8 años), cuando el mismo Medina lo convocó para indagarlo por encubrimiento e incumplimiento de los deberes de funcionario público en relación a la Masacre de Palomitas. Igual que ayer, el ex juez sorteó la cita con un planteo de sus defensores. Ahora, después de un largo camino de incidentes, la Justicia Federal ha resuelto que deberán indagarlo como partícipe del homicidio de los 11 presos políticos.

Pero todavía no hay fecha para eso y, en lo inmediato, el ex magistrado tenía que declarar ayer acusado por la muerte de Ragone y Arredes. Su defensor logró posponer la medida con un escrito en el que intenta colocarlo en la posición de un simple ciudadano, perseguido por un Estado poderoso, y en el que califica de “desmesura” la acción de los fiscales.

La respuesta del fiscal Azzolín no se hizo esperar: “Estamos frente a una de las tantas articulaciones dilatorias que ha planteado Ricardo Lona a lo largo del proceso, plagado de sus recusaciones, recursos, excepciones y renuncias intempestivas de abogados.” Afirmó. Y memoró la acordada 42/08 en la que la Corte Suprema de Justicia de la Nación “recordó a los jueces encargados de investigar y juzgar crímenes de lesa humanidad extremar los recaudos para acelerar el trámite de las causas pendientes para poder resolver la situación procesal de los imputados en un plazo razonable”.

“Que el PJ se manifieste”

El nieto de Miguel Ragone, Fernando Pequeño, consideró ayer que el Partido Justicialista de Salta tiene que manifestarse sobre la impunidad de la que goza el ex juez Ricardo Lona.

Pequeño dijo a Radio Nacional Salta que el pronunciamiento del PJ salteño en momentos de contienda electoral “es importante” porque “hay dos sectores fuertes que luchan por la conducción del Partido en este momento y hay un sector que no puede decir nada en función de esto, que necesita el silencio y que representan los intereses del juez Lona que ha estructurado la Justicia Federal de Salta durante mucho tiempo, y hay otro sector donde hay infiltradas muchas personas, que se han disfrazado dentro del justicialismo de actores que hoy reivindican a Miguel Ragone que están ahí a medias tintas”.

Pequeño recordó que Ragone fue el líder principal del PJ en los 70 “para poder mantener la integridad de un Partido que después se vendió para otro lado”, por lo cual reiteró que es importante que el PJ ”pueda decir algo y pueda hacer frente como si fuese cualquier querellante más para que esta cuestión de impunidad de Lona se esclarezca”, y que “empiece a clarificarse quién es quién en el PJ”.

Pequeño acusó al juez Medina de responder a Lona y de valerse de “mecanismos sutiles” para retrasar la indagatoria, adelantó que la familia está estudiando la posibilidad de recusarlo y aseguró que existe una “relación indirecta” entre el actual juez y el ex magistrado ahora acusado: “Es indirecta y hay un hombre en Salta que une esos vínculos, que es el abogado Raymundo Sosa, y que también tiene una gran participación política con sectores del justicialismo”, afirmó. Medina ha sido apoderado del PJ, en épocas en que estaba conducido por el romerismo.

Pequeño le pidió a Medina que se aparte: “Si no puede trabajar porque está muy comprometido con el tema, que dé un paso al costado para que pueda trabajar otra gente”, sostuvo.

“Hay que someter a este juez a la Justicia no solamente por Ragone”, añadió sobre Lona. Dijo que hay que investigarlo también “porque se sabe que marcaba a gente”.

Medina, en el centro

El juez Medina quedó en el centro de la disputa de las partes que participan en el proceso judicial por los homicidios de Ragone, Arredes, y el intento de asesinato de Margarita Martínez.

La defensa de Lona, a cargo de Pablo Lauthier, le recordó que en su “conciencia y decoro” debe “examinar si está moralmente habilitado para intervenir con imparcialidad en la presente causa”.

Tras criticar las “maniobras dilatorias” de Lona, el fiscal Horacio Azzolín le recordó a Medina que “los jueces gobiernan el proceso” y por lo tanto, “queda en sus manos definir si el proceso continuaría rigiéndose por las reglas del Código Procesal Penal o por las reglas que pretende imponer la defensa… El costo de hacer esto último se seguirá pagando con moneda de impunidad”.

  • Informe Elena Corvalán, periodista
    elenac75@yahoo.com