¿El fin de la libertad de expresión y la pluralidad de voces?

enero 11 /2016

Echaron a Morales y con él, a Adrián Stoppelman y Cynthia García.

Radio Continental echó al periodista Víctor Hugo Morales por "indudables presiones políticas que nada tiene que ver con la una decisión de una empresa periodística privada”, dijo el conductor consultado por la prensa argentina y del exterior. Morales casi no pudo despedirse de sus oyentes luego de 30 años de trabajar en la emisora. Recibió el apoyo solidario de miles de seguidores, periodistas y políticos, menos de Macri ni nadie del Gobierno.

"Todo esto tiene mucho que ver Héctor Magnetto y el grupo Clarín, que tienen como máscara el gobierno de Mauricio Macri. Es una situación que opaca a la República y a la democracia".

Ocurrió antes del comienzo de su habitual programa "La Mañana" del lunes 11 de enero, cuando había anunciado un programado con un informe especial sobre el balance del primer mes de gobierno del presidente Mauricio Macri. "La empresa es sensible a la presión de un gobierno que es inclemente con la libertad de expresión y con la democracia", aseveró.

De esta forma intempestiva Radio Continental dio por finalizado el vínculo contractual que tenía hasta fines del 2016 con VHM, con sus dos programas "La Mañana" y "Competencia". La empresa justificó luego con un comunicado que fue debido a "reiterados incumplimientos contractuales que alteraron el normal desarrollo de las emisiones".

“Nunca he sido apercibido, no tienen nada. Es un festín para mi abogada que tiene que hacerse cargo del juicio. El argumento formal es que me ausentaba del programa “Competencia”, dijo Morales a la vez que sostuvo que la razón más cercana es que "la radio está negociando la pauta publicitaria oficial”.

El caso de VHM, de Radio Continental provocó una fuerte ola de rechazos en todo el país que se viralizó a través de las redes sociales el debate y los reclamos alcanzaron niveles records. Tal es así que sus seguidores se autoconvocaron para una marcha para el martes 12 de enero a las 18, en Plaza de Mayo en defensa de la "libertad de expresión y la pluralidad de voces".

Otro embate de Clarín

Aseguró que en "todo esto tiene mucho que ver Héctor Magnetto y el grupo Clarín, que tienen como máscara el gobierno de Mauricio Macri. Es una situación que opaca a la República y a la democracia". Una cosa graciosa es que ni sé quiénes son los dueños de la empresa que me echa. Puede ser el grupo Prisa o Remigio González, un méxicano dueño de un multimedios”.

Consideró que su despido responde a la “falta de democracia y de libertad de expresión” en el Gobierno de Macri. Explicó que ahora “la pauta la maneja una troika compuesta por Clarín, Cambiemos y una pata del Poder Judicial.”

“Tienen que saber todos que lo que viene ahora es un periodismo alineado a los intereses de este Gobierno" y añadió: "Esta emisora tiene que cuidar sus intereses y la manera de hacerlo en esta nueva argentina es no hacer enojar a Macri".

Crítico del neoliberalismo

Para el analista internacional, Laureano Ponce, en Argentina ahora se busca callar a los periodistas críticos al neoliberalismo, así como sacar del aire a comunicadores que tengan voces contrarias a la gestión actual. Ahora es el Gobierno el que condiciona las pautas de los medios y de los periodistas para reflejar sus intereses.
Para Ponce, el despido de Morales atenta contra la libertad de expresión en la nación suramericana.

Macri 265 decretos

En su primer mes de gestión, el presidente Mauricio Macri, ha firmado más de 265 Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) con el supuesto fin de racionalizar la gestión pública.

Estas medidas incluyeron la intervención durante 180 días a las empresas neurálgicas como la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información (Aftic), pese a que en su discurso de campaña Macri se había “comprometido” a tener una política de “diálogo transparente” con todos los medios.

Entre las modificaciones que ha hecho el mandatario, resaltan cambios de nombres de varios ministerios, transferencias de competencias y creación de nuevas carteras que absorberán funciones de actuales secretarías, como ya se había anunciado oportunamente. A todo esto se suma el despido de más de 15 mil empleados públicos y la revisión de contratos de otros 60 mil.

El pasado 8 de enero, la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) anunció que denunciaría ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la ola de despidos de empleados estatales efectuados por el Gobierno de Macri, como lo informó Hugo Yasky, líder sindical argentino.

Yasky planteó que la CTA elabora una denuncia para presentarla en la OIT con el fin de "intentar enmendar esta injusticia que se está produciendo". Este sindicato argentino advierte que Macri se cree dueño del Estado.

"El 98 por ciento de los 12 mil despedidos en este mes son trabajadores contratados precarizados. Y esto recién está empezando. Quien piense que puede haber 12 mil ñoquis en tres o cuatro dependencias del Estado se equivoca", enfatizó.