El imperio productivo, especulativo y político

marzo 4 /2013
Leonardo Juárez

Olmedo, Urtubey y Romero

La política local se desarrolla en carriles conveniente para los poderosos, que transitan por las acusaciones a Juan Carlos Romero por la utilización del helicóptero de la provincia para uso personal, o las denuncias en relación a las tierras de La Ciénaga, y por parte del Romerismo se acusa al oficialismo por el exceso en los gastos realizados en la conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Salta u otro que encontrara y que pueda instalar en la agenda pública.

Estamos en presencia de un capitalismo de rapiña, socialmente injusto, ambientalmente depredador y económicamente ineficiente y expropiador para el pueblo de Salta.

A estos debates periféricos, entendible en el caso del romerismo y el urtubeysismo para ponerle un velo a los elementos de fondo constitutivo del poder político y económico en Salta, se suman a veces sectores de izquierda y del campo popular con una mezcla de ignorancia, economicismo político y oportunismo, un coctel explosivo para las propias posibilidades de desarrollo e inofensivo para los poderosos.

Llama la atención que el affaire La Moraleja haya pasado desapercibido para los analistas políticos nacionales y provinciales o fuera colocado en la sección internacional de casi todos los periódicos, concentrado casi exclusivamente a la corrupción en el seno del actual partido gobernante en España, el Partido Popular y no haya merecido mención alguna como funciona en nuestra provincia, su red de vinculaciones económicas y políticas, tanto nacionales como internacionales, vale la pena preguntarse sino será por que desenmascararía el funcionamiento sino de todos , por lo menos de algunos pliegues del poder real.

En el caso de la provincia de Salta es bueno no perder de vista donde esta la centralidad del poder económico y como funciona, vamos a hacer un señalamiento claro en estas pocas líneas ¿Cuáles son los componentes fundamentales del poder económico en Salta?: En primer lugar el núcleo productivo-especulativo, vinculado a tres grandes empresas, el ingenio San Martín del Tabacal, Salta Forestal y Finca la Moraleja, han marcado de manera profunda los últimos treinta años de la historia económica de la Provincia de Salta.

Ubicadas en Orán, Apolinario Saravia y Joaquín V González son todas partes de un corredor productivo donde se ubican las mejores tierras de las provincias, estamos hablando que entre las 50.000 hectáreas del Tabacal, mas las 30.000 de La Moraleja, sumadas a las 350.000 de Salta Forestal, estamos frente a la “nada” despreciable suma de 430.000 hectárea , es decir el equivalente al distrito de Ámsterdam en Holanda donde viven 7 millones de personas o un ejemplo mas cercanos nos ayudaría a precisar la escala, es asimismo el equivalente a 7 veces el Valle de Lerma donde vivimos 700.000 salteños.

El precio de mercado de estas tres empresas rondan la suma de 1000 millones de dólares, desglosadas en el siguiente orden, 400 millones el Ingenio Tabacal, 400 millones Salta Forestal y 200 millones Finca La Moraleja.

Si tenemos en cuenta que el presupuesto de nuestra provincia fue alrededor de los 10.000 millones de pesos en el año 2012, estamos hablando casi del 80% del total del presupuesto, o podríamos de otra manera decir que este dinero equivale a apropiarse de la vida de todos los salteños durante un año.

Un calculo rápido nos da que una casa hecha por autogestión, de dos habitaciones, baño, cocina, comedor, cuesta 15.000 dólares, estamos hablando de la posibilidad de construir 60.000 casas y resolver casi dos veces el déficit habitacional de Salta; se puede agregar que un hospital de mediana complejidad, equipado cuesta 5 millones de dólares, con lo que estamos hablando del equivalente a 200 hospitales equipados.
Una pregunta que poco se hace y habría que contestar es ¿Cómo funciona este negocio?

En el caso del Ingenio San Martín del Tabacal hay que sumarle a la producción de azúcar, el negocio nefasto del bicombustible (a su vez es subsidiado por la Nación) y como no podía ser de otra manera los negocios vinculados a la especulación financiera vinculado a los autopréstamos que le otorgan a la empresa integrantes de su propia SRL ( leyó bien, una empresa valuada en 400 millones de dólares es una sociedad de responsabilidad limitada) a tasas usurarias (de ahí aquello de empresarios ricos con empresas pobres).

Salta Forestal tiene un punto principal en el lavado de dinero a través de la soja (esto ha sido explicado en otros artículos propios y en mucho medios de tirada nacional, la falta de control de los organismos estatales, sobre lo que se declara y si se corresponde con lo que verdaderamente se produce o son compradas a productores más pequeños, de allí la presencia de valijeros, etc.) y en la utilización de las tierras como garantía para acceder a créditos internacionales.

Finca la Moraleja al igual que Salta Forestal participa del lavado de dinero a través de los cítricos y el modelo sojero en estrecha conexión con el oriente boliviano.

La otra pregunta que vale la pena hacerse es: ¿Cómo se apropiaron de 430.000 hectáreas en la provincia de Salta?

Para apropiarse del Tabacal, precisaron fundir el Banco provincial de Salta, Privatizaron el Ingenio, ya que era propiedad del Banco Provincial de Salta, para luego entregárselo a la multinacional Seaboard Corporation y, finalmente , privatizaron el Banco Provincial de Salta.
El caso Salta Forestal (hay varios escritos propios publicados que se puede consultar), por sesión ruin durante el gobierno de Juan Carlos Romero y la complicidad del gobierno actual de Juan Manuel Urtubey.

Finca la Moraleja funciona con dinero negro proveniente de España creada en 1978 por el fascista y miembro del Opus Dei Fraga Iribarne, tuvo como su primer director a otro miembro del Opus el fallecido Darío Arias a la sazón gobernador de facto de la provincia de Jujuy, el primer crédito que recibió fue de……. Adivinó, del Banco provincial de Jujuy y como no podía ser de otra manera el Banco provincial de Salta también hizo sus aportes crediticios.

En estas tres empresas, más la entrega el operador financiero que era el banco provincia convertido por privatización en Macro, mas las regalías petrolíferas y gasíferas entregadas hasta el año 2022, antes por Romero y ahora por Urtubey , y la entrega de la explotación del petróleo y gas sin control por parte del estado en boca de pozo a multinacionales como Panamerican Energy, Chevrón. Texaco, etc, están las principales razones de la pobreza de los salteños.

En conclusión estamos en presencia de un capitalismo de rapiña, socialmente injusto, ambientalmente depredador y económicamente ineficiente y expropiador para el pueblo de Salta.

No nos debe llamar la atención entonces que los tres principales candidatos en nuestra provincia, Urtubey, Romero y Olmedo, sean cómplices y beneficiarios de estas políticas que responden económicamente a los dictados del gran capital, constituyéndose en las variables políticas de turno, del poder permanente.