El mismo sainete: acomodos, ñoquis, candidaturas y el negocio de pocos

Daniel Tort
abril 27 /2013

Urtubey-Urtubey

El impacto mediático que la asignación de casas a funcionarios de la elite cercana al gobierno ha generado en la comunidad, merced a la descarnada interna que se vive en un año electoral, le ocasionó más que un dolor de cabeza al joven gobernador de la Provincia de Salta, el abogado Juan Manuel Urtubey. Hasta tuvo que ser internado un par de días para recuperarse de las consecuencias del estrés, y una vez recuperado echó mano de una típica respuesta espasmódica para aparentar, que a él, ese tipo de situaciones discriminatorias le repugnan.

Yo te pego, tú me pegas, nosotros nos pegamos

La esperanza del cambio que el mandatario prometiera no se verifica, sencillamente porque no se quiere cambiar nada, en la medida que el cambio que la gente reclama es precisamente que se terminen los privilegios de clase, y que se ponga en vigencia un sistema distinto donde la igualdad sea la regla.

Mediante el dictado del Decreto 1056/13, instruyó al IPV para que no puedan ser adjudicatarios las personas que ocupen esos cargos, desde el gobernador hasta los subsecretarios y directores de empresas del estado, y sus cónyuges mientras duren sus mandatos. Esa normativa emitida de apuro para contrarrestar los embates de su ocasional contrincante en la contienda política del momento –Juan Carlos Romero- a través de su diario, es pura cosmética, porque además de reconocer implícitamente con esa directiva que existe el acomodo en ese ambiente, no impedirá que los adjudicatarios sean los hijos, las nueras, o sus odontólogos de confianza.

Es que la conformación segmentada de la sociedad en castas donde la elite oligárquica gobernante hace del presupuesto provincial un botín propio para el reparto a familiares y amigos, no cambia en absoluto porque se dicte apresuradamente un decretito simulador, generado más por la publicidad que al caso le ha dado el diario El Tribuno, que por una conducta honorable.

La esperanza del cambio que el mandatario prometiera no se verifica, sencillamente porque no se quiere cambiar nada, en la medida que el cambio que la gente reclama es precisamente que se terminen los privilegios de clase, y que se ponga en vigencia un sistema distinto donde la igualdad sea la regla. Pero como los que podrían tener la responsabilidad de poner en acto esos cambios perderían sus posiciones, está claro que nunca lo harán.

Como muestra de que la orden del joven mandatario es una escena montada sólo para el momento y para tratar de tapar el escándalo, se puede revisar el mismo Boletín Oficial en ediciones anteriores y comprobar, por ejemplo, que el actual Fiscal de Estado, el abogado Ramiro Simón Padrós, ha logrado que el gobernador violando por enésima vez la Ley de Emergencia Económica vigente en la Provincia, nombrara a su hija Manuela Simón Padrós, que se ha trasladado a estudiar a Buenos Aires, como personal administrativo de la Casa de Salta en esa ciudad, tal cual se lee en el Decreto 241 del 21 de enero de 2013, medida muy cómoda y conveniente para que los gastos de manutención de la universitaria en aquél puerto los paguemos todos los salteños.

También puede leerse en el mismo medio oficial, el Decreto 620 del 22 de Febrero de 2013 en el que se nombra en el mismo lugar a su prima María MERA, la que además viene siendo designada desde el año 2011 mediante el Decreto 4318 del 7 de Octubre de ese año. Puede verse la misma modalidad con su amiga, la Ingeniera Adriana Pérez, que en forma inmediata a renunciar a la AMT (Autoridad Metropolitana de Transporte), y para que pueda hacer su campaña a legisladora nacional con tranquilidad, fue beneficiada con un cargo político mediante el Decreto 511 del 14 de Febrero de 2013.

Y así podríamos seguir detallando plantas políticas, contratos de consultorías, locaciones de servicios y obras, y toda la plétora de mamarrachos contractuales para disimular las becas a ñoquis, parientes, ex compañeros de la secundaria, amigos del rugby y demás fauna acomodada de caraduras.

Desde otro punto de acción, pero teñido con la misma falta de decoro y vergüenza –o sea actuando como indecorosos y sinvergüenzas- los hermanos Urtubey han consolidado finalmente la candidatura del “Tolo” o “Rodolfito” a senador nacional, luego de que todo este tiempo hiciera campaña y se promocionara con la administración del Fondo de Reparación Histórica, lugar en el que fuera designado democráticamente por el dedo de su hermano gobernador, inmediatamente después de que se enjuagara las estrías de la lengua de tanto repetir que nunca nombraría ni a familiares ni a amigos.

Y en ese tren desenfrenado de vivir a espaldas de la gente que los vota, y de generar para ellos un Estado distinto al que nos toca tolerar al resto, plagado de ventajitas y prebendas, se hacen los distraídos cuando se muere un menor de edad de la Ciudad de Orán porque en el hospital no había una cama para internarlo, y porque tuvo que viajar en auto en grave estado mientras el avión sanitario, despojado de la estructura sanitaria para poder atornillar los sofás de cuero vip, viajaba llevando al primer ostentoso mandatario para que no tenga que sufrir el escarnio de hacer la fila para tomar un avión de línea, y tener que sentarse en esas butacas tan incómodas, con el riesgo de que se le caiga el abolengo, o se le paspen las nalgas de nácar.

Mientras todo esto ocurre delante de nuestros ojos impotentes, en todo ese circo de yo te pego, tú me pegas, nosotros nos pegamos, y te espero a la salida, los actores del mismo teatro nos quieren hacer creer que están peleados a rabiar, y que cuando cada uno de ellos gane las próximas elecciones, hará el cambio que todos esperan. Todos, menos ellos que la tienen bien clara de que para poder mantenerse donde están, nada deberá cambiar si quieren seguir jugando sus papeles en ese sainete, y seguir siendo mandatarios de los negocios que hacen ricos a pocos y se llevan puesta la esperanza de muchos.

  • Daniel Tort, abogado y periodista
    tdaniel@arnet.com.ar