El obsoleto sindicalismo salteño

enero 2 /2008
Ramón Yañez

¿El Gobernador de Salta fue a reunirse con los gremios y C.G.T? ¿O fué a la inversa? Esta es la cuestión. El sindicalismo salteño hoy es solo un sello de goma. Sin poder real de convocatoria y mucho menos de confrontación. ¿Qué puede aportar de útil y necesario a la nueva gestión de Gobierno?.

Qué podrá hacer el gobernador con los gremios locales. ¿Les asignará planes Jefes de Hogar?.

En la década de la "Rata riojana", uno de los tantos males sembrados en el país fué arrasar con el Derecho Laboral Argentino, que por consecuencia precarizó hasta Hoy el trabajo de millones de argentinos. Pero hubieron partícipes necesarios que convalidaron tamaños abusos sociales, como la C.G.T y los Gremios que operan desde Buenos Aires.

Lamentablemente, para los comprovincianos de este terruño, sus homólogos sindicalistas vernáculos imitan sus gestos, vicios y estructuras organizativas cerradas, que les posibilita mantener una pseudo e inexistente representación de los trabajadores . (¿Qué trabajadores?, dirá alguien).

¿El Gobernador de Salta fue a reunirse con los gremios y C.G.T? ¿O fué a la inversa? Esta es la cuestión.

El sindicalismo salteño hoy es solo un sello de goma. Sin poder real de convocatoria y mucho menos de confrontación. ¿Qué puede aportar de útil y necesario a la nueva gestión de Gobierno?.

Muchos diremos que nada, sumado a ello, portadores de una pésima imagen pública, por lo que ellos no pueden decir o sostener en público o privado , que “puedan garantizar la paz social”, “ erradicar el trabajo en negro” (que hay en todas partes) y en pos de” la dignificación de los salarios”.

Para medir el orden de importancia que le brinda la PEP a este asunto vital, digamos que hasta el 9 de Diciembre había una Dirección Provincial de Trabajo (desactivada), hoy existe un Ministerio de Trabajo Provincial con un famélico presupuesto de 13 millones de pesos anuales.

En comparación con el de Justicia y Seguridad y Finanzas, aquel viene a ser el pariente menesteroso de los diez ministerios, en razón de las partidas presupuestarias asignadas.

¿Esta será la verdadera improtacia que el primer mandatario le confiere a una sensible cartera de Gobierno?

Ello, en un contexto de un incontrolable circuito de economía informal, trabajo no registrado y una bajísima tasa de ocupación laboral calificada y continua.

En este rubro los salteños que conformamos la P.E.A. (Población Económicamente Activa), estamos como cuando Colón llegó a las Américas. En bolas... y desnudos.

Y con los gremios locales, ¿qué podrá hacer el Gobernador? – Les asignará planes Jefes de Hogar?.

Seguramente lo merecen.

  • Ramón Yañez
    Columista político.
    Nota especial para Salta Libre