El periodismo y los hijos de Lanata

julio 23 /2012
Lic. Carlos Liendro

Jorge Lanata

Así como muy pocos políticos resisten a un “archivo”, con algunos periodistas sucede lo mismo. Hoy las imágenes guardadas de televisión sobre determinados personajes de la farándula, la política, el periodismo son mostradas en irritantes contradicciones. Por eso a uno de los mayores confabuladores públicos que contribuye a la confusión general como Chiche Gelblung, no le gusta para nada que se lo muestre en algún programa de espectáculos. Lo que dice en la radio con sus desconocimientos de determinadas fechas, el período en que fue director de la revista Gente en la época de la dictadura militar, están olvidados de su "memoria"’.

El kirchnerismo los ha sacudido enfrentando periodistas contra periodistas. Tocó la corporación que se creía impune e inmutable.

Actualmente el enfrentamiento que se ha generado entre los periodistas que pertenecen al oficialismo (y que no les gusta que los llamen así) y los que directamente pertenecen a la corporación de Magneto, ha posicionado a la opinión pública en una antinomia de blanco o negro, sin otros matices, llevándola a un escepticismo que preocupa.

El kirchnerismo los ha sacudido enfrentando periodistas contra periodistas. Tocó la corporación que se creía impune e inmutable. Porque eso sucede en las pequeñas corporaciones profesionales y empresarias, ¿Cuándo un médico acusa a otro médico por los negocios en la salud, ó un abogado denuncia a otro por las trapisondas dentro del sistema judicial?

Jorge Lanata es otro de los que se ha sumado a la TV circo. Quien fue director de uno de los diarios más progresistas de la década de los 80 y que combatió al menemismo (junto a periodistas- escritores como Osvaldo Soriano, Osvaldo Bayer, Juan Gelman, Horacio Verbistky) hoy tampoco resiste a un archivo de televisión, para comprender por qué se puso la camiseta de la “corpo” (como se conoce al holding de Clarín, radio Mitre, TN, Canal 13). Los motivos son sencillos: el negociado.

Si la gente se enterara de cuánto le pagan en sus contratos quienes actúan en “Bailando por un sueño” o el dinero que se mueve en todo el circo de Tinelli, posiblemente la opinión general de la gente cambiara. [1]. Es decir, el mundo del entretenimiento también está manipulado. En eso ha transformado en estas últimas etapas el querido Gordo Lanata al periodismo.

Si en aquellos tiempo de Pag/12, de radio Belgrano (junto a su padrino de entonces Eduardo Aliverti), sus libros de viajero, permitió a toda una generación de jóvenes periodistas ser su referente; hoy muchos han notado el viraje que fue tomando. Su periodismo dejó de ser de investigación para empezar a engordar el mundo travestido de la política y el espectáculo. Escucharlo por la radio, es escuchar un adolescente que lo dejaron afuera de la escuela por amonestaciones y que se pone a tirar piedras (aunque tiene que reprimirse para no quemar la escuela). Lo dejaron afuera varias veces cuando se repartían los medios en la primera etapa del kirchnerismo.

Era cuando todavía se le concedían a la corpo los canales de cable del país. Y así como se fue de América (en parte enfrentado a la otra pequeña "corpo" que maneja más los medios desde Mendoza para el interior del país) y jugó en la "primera B" del canal 26 (propiedad de otro dueño de medios que fue duahldista, de la zona oeste del gran Bs As), ahora volvió a todo contrato (una muy buena suma por radio y televisión) que le permite en su nuevo formato televisivo volver a ser un oportunista. Luego de abandonar a sus compañeros del diario "Crítica de la Argentina", dejándolos a su suerte, logró una buena salida para realizar programas por el mundo “26 para salvar al mundo”, que se emite por una señal de cable y se puede ver por internet y pertenecer a una cadena española, donde tiene sus columnas grabadas.

En el libro de Santiago O’Donell, "ArgenLeaks", [2] aparece un capítulo dedicado a Lanata. O’Donell recibió toda esta información directamente de Julian Assange [3]. Fue el único periodista argentino elegido para traer en un pendrive cables de nuestro país producidos por la embajada de los EEUU en Bs As. Aparecen allí muchos documentos secretos sobre personajes actuales de la política, el espectáculo, periodistas, empresarios, la AMIA y el diario Clarín. [4]

“En mayo de 2008, dos meses después del lanzamiento del hoy extinto diario Crítica de la Argentina, el periodista Jorge Lanata se reunió con el embajador estadounidense para vender avisos. Lanata y su entonces socio, el ex juez federal Gabriel Cavallo, le pidieron al embajador que convenciera a las multinacionales con sede en EEUU de pautar publicidad en el matutino”.

Hasta aquí lo que informa O’ Donell no le pone carga ni de bueno ni de malo. Al fin y al cabo un diario es una empresa. Lo interesante para citar es cómo evoluciona esto: qué decía Lanata en ese momento. “Lanata dijo que, desde que había salido el diario, el gobierno estaba haciendo lo imposible para hundirlo. Le espantaba los avisadores, le hackean el sitio web, le pinchan los teléfonos. No quieren un diario opositor dirigido al mismo público de centroizquierda que el oficialismo corteja. Pero a la sociedad en general, incluyendo las multinacionales estadounidenses, les conviene que exista un diario independiente como Crítica porque no se puede confiar en un pulpo como Clarín”.

Hay que volver a recordar que Lanata, renunció al diario en abril de 2009, en 2010 el diario dejó en la calle a 178 trabajadores en la calle. El diario era propiedad de un empresario español llamado Antonio Mata (quien fue dueño de Aerolíneas Argentinas). Otros de los cables que se conocieron, elogian la actuación de Lanata por investigar al menemismo y al kirchnerismo, pero le parece una irreverencia que las ‘investigaciones’ del periodista le causen problemas a Clarín y La Nación, por los informes acerca de ‘Papel prensa’. Eso se informaba por ese tiempo. Pero existen los archivos de imágenes donde Lanata afirma: “entre el gobierno y el grupo Clarín me quedo con el más débil, que viene a ser Clarín”. Siempre muy coherente el ex director de Página 12.

El cable que publica O’Donell dice: “El lanzamiento de Crítica ha coincidido con la conflictiva entre el gobierno y los medios, y especialmente con el mayor conglomerado de medios de medios del país, Clarín. Lanata comentó que el gobierno está tratando de fijar la agenda periodística ejerciendo el máximo control posible sobre los medios (…) Dijo que le gustaría discutir sobre la libertad de prensa con el gobierno. Pero el dominio monopólico que tiene Clarín sobre los medios argentinos es, a su modo de ver, un serio problema para el país. Si sus problemas siguen creciendo, reconoció, apoyará a los directores de los medios. Por ejemplo, rechazó una invitación para testificar ante el comité de Libertad de Expresión del Congreso porque dijo que no quería ser funcional a un proyecto de la mayoría gobernante para apoyar la pelea del gobierno con Clarín” [5].

Del diario Clarín se debe recordar qué imperio maneja. Hace 20 años el grupo comenzó a diversificar sus negocios fuera de la industria periodística. Tiene acciones en diarios de Córdoba (La voz del interior), Mendoza (Los Andes), la agencia de noticias DyN, La razón y Página 12. Es dueño de tres estaciones de radio (Mitre entre ellas y las FM).

En televisión es propietario de Canal 13 y desde 1994 el canal de cable TN, constituyendo dos empresas de cable Multicanal y Cablevisión. Tiene también empresas de internet. Se calcula que emplea el emporio Clarín unas 7.800 personas y tiene un valor total entre 3 y 4 millones de dólares si desearan venderlo. Los jerarcas del holding se reunieron con el embajador de EEUU, para presentarles sus quejas.

Los hijos de la Lanata no se refiere a ninguna relación familiar, sino a los periodistas que han trabajado con él. Son muy pocos los que no siguen dependiendo en algunas de sus filiales (cito solamente a los Tenembaum, Slotogzwiazda en radio Mitre y TN). Desde el enfrentamiento con el campo por la 125 en 2008, el kirchnerismo desafió a los periodistas progres; porque era fácil ser progre en la época de Menem, Duhalde, De la Rúa. Ahora se muestra directamente en dónde está el negocio y dónde lo ideológico.

Lanata ha sabido inteligentemente leer las contradicciones. Por eso está con la corpo, y se seguirá acrecentando mucho más, haciendo creer que es un periodista que dice la verdad o que tiene el coraje para decir lo que otros no dicen, mientras del lado oficial se lo sirvan en bandeja. Un ejemplo fue lo de Tucumán. Si no existe censura en nuestro país, su programa se debió haber visto ese domingo. Le facilitan la leyenda. En La Rioja también supo mirar las contradicciones con el tema del Famatina y las mineras (un informe sobre San Juan). Una de las anécdotas que su programa denuncia sobre la transformación de una escuela en shopping en la ciudad capital de La Rioja, lo tuvo como comensal en ese mismo lugar.

¿Nuevas formas de canje o de demagogia? Ya estuvo en el Calafate haciendo informes de investigaciones en los hoteles de los kirchner que no tuvieron trascendencia. Los informes sobre las villas en Bs As con sus datos fueron falsos desde su base demográfica; allí lo que más impactaba eran las imágenes desde el helicóptero plagiando a Michel Moore (como le ha robado otras ideas en documentales). No sería de extrañar que siga apareciendo con todo el apoyo tecnológico del emporio desde cualquier provincia que esté atravesando conflictos. Es una nueva forma de periodismo demagógico con unipersonales, que alimenta a todos los que se oponen.

La competencia de los medios en Bs. As. no da tregua y poco a poco van por la apropiación de los espacios del interior de Argentina (ya no solo económicamente, sino en la homogenización de pensamiento).

Si la corpo mayor tiene 14 millones de televidentes en forma automática (por medio de todos los canales de cable en todo el país) y 4 millones es el alcance de los medios que maneja el gobierno, la lucha es desigual. Entonces también la verdad es manipulable.