El socialismo de Alfredo L. Palacios: Jesús y Marx

septiembre 17 /2015
Dr. Carlos María Romero Sosa

Alfredo L. Palacios

En sus bien vividos ochenta y ocho años, fecundos y llenos de proyectos, Pedro Vives Heredia tiene mucho para contar y enseñar. Por fortuna este abogado que se graduó en una de las primeras promociones egresadas de la UCA -a poco fundada en virtud de la ley de Educación Superior número 14.557 promovida en 1958 por el diputado de la UCRI Horacio Domingorena-, lo viene haciendo a través de sus libros y de los reportajes televisivos que se le realizan.

Libro recién publicado de quien fuera secretario privado de Alfredo Palacios a medio siglo de su fallecimiento. Un prócer de la Argentina, cuya figura resalta aún más en medio de una actual medianía corrupta de uno y otro bando político.

Todo ello con responsabilidad y probada generosidad para con sus conciudadanos en general y especialmente con las nuevas generaciones, que pocos ejemplos de ética pública han tenido a la vista en estas más de tres décadas de ejercicio democrático.

Conocía yo desde tiempo atrás su obra: “Alfredo Palacios, el último de los mosqueteros” (2008) y también: “Alfredo Palacios en la intimidad” (2013), un testimonial ensayo éste que atrapa al lector y antes sin duda que por la rica incorporación de datos, debido a las cálidas vivencias volcadas en páginas que el autor estuvo en inmejorable condición para escribir.

Ello toda vez que entre principios de 1957 hasta finales de 1964, es decir por casi ocho años, actuó como secretario privado de quien fuera ungido en 1904 primer legislador socialista de América. Una particular circunstancia que al decir del prologuista de la edición, el diputado nacional (M.C.), dirigente político y social Héctor Polino, le permitió “conocer los entretelones de la vida cotidiana desarrollada en el seno del hogar de Palacios, (y) pintar al ser humano en toda magnitud, en toda su trascendencia, con sus virtudes y defectos”. Pudo así trasmitir de primera mano la austeridad, la sobriedad y la honestidad, ese trío de virtudes cívicas que adornaron una existencia que honró a la patria y por lo mismo merece el recuerdo admirativo de los argentinos a más de cincuenta años de su muerte, sucedida el 20 de abril de 1965.

Pero si había leído provechosamente aquellos citados libros suyos, a mi antiguo reconocimiento intelectual hacia su labor, sumé desde tiempo atrás la fortuna de acceder a su trato directo con los correlatos de la estima personal que le dispenso y la gratitud por el obsequio de otros títulos de su cosecha que me fue haciendo llegar. Entre ellos el de reciente publicación: “Erato contra la muerte”, una colección de sonetos y haikus demostrativa en tiempos de convulso versolibrismo de que la forma es muchas veces el fondo; o “Los sonetos de amor de William Shakespeare” (1994), un volumen con prólogo de Gustavo de Gainza y notas esclarecedoras del traductor, donde están reunidos en versión castellana los ciento cincuenta y cuatro sonetos compuestos por el genio de Strafford-upon-Avon. Algo que representa un esfuerzo que en nuestro país tiene escasos antecedentes: Mariano de Vedia y Mitre y Manuel Mujica Láinez entre los más notorios, aparte de que Ángel J. Battistessa, en su libro “Shakespeare en sus textos” (1979) incluyó su traducción de varios de esos sonetos.

Asimismo me remitió “El socialismo de Alfredo L. Palacios”, que al igual que el mencionado poemario: “Erato contra la muerte”, vio la luz en 2015. En esta última obra el biógrafo apasionado es también un fiel intérprete del pensamiento político de Palacios, que más allá de haber apoyado en 1959 la recién nacida Revolución Cubana como una respuesta necesaria contra la dictadura de Fulgencio Batista y el dominio norteamericano en la Isla, bregó siempre por la evolución social antes que por los cambios violentos y todo en un marco de libertad y respeto irrestricto por las garantías individuales, como bien correspondía al activo miembro de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre donde participó desde su fundación -en 1937- cuando la presidió Lisandro de la Torre; y al demócrata que no se quedó sólo en denuncias y pistola en mano secuestró de una comisaría de policía de San Martín una picana eléctrica o al que en 1961, en su primera actividad como senador nacional, visitó a los presos políticos víctimas del Plan Conintes decretado por Arturo Frondizi e interpeló en la Cámara al Ministro del Interior Roque Vítolo, para que respondiera sobre torturas y vejaciones a los detenidos.

Para avalar tales ideas fuerza es que el libro va a ahondar de manera especial en la gravitante influencia que los profetas del Antiguo Testamento y en particular la prédica de Jesús de Nazareth tuvieron en su visión del socialismo, doctrina a la que insufló valores éticos, humanizando los postulados deterministas y economicistas de Carlos Marx.

Vives Heredia interpreta el ideario del autor de “La fatiga y sus proyecciones sociales”, obra pionera en la materia de higiene y seguridad laboral, deteniéndose en las influencias que ejercieron sobre su espíritu tanto “El dogma socialista” de Esteban Echeverría, al que llamó “albacea del pensamiento de Mayo” en un libro en el que estudió al introductor del romanticismo en el Río de la Plata y publicó en 1951, cuanto las tesis solidarias del economista norteamericano Henry Georges, que proponía la propiedad común de los recursos naturales, en especial la tierra.

Si bien centra su atención en las líneas tangentes entre su abrazado socialismo y la religión católica, no omite referencias al reformista universitario y a su invariable posicionamiento latinoamericanista: como que Palacios presidió la Unión Latino Americana fundada en 1925, fue igual que su amiga la chilena Gabriela Mistral admirador del nicaragüense Augusto César Sandino, aquel “General de hombres libres” de la visión de Gregorio Selser; junto a Manuel Ugarte mostró su solidaridad con el nacionalista revolucionario portorriqueño Pedro Albizu Campos y, en uno de los exilios que vivió en la Argentina el cinco veces presidente constitucional del Ecuador, José María Velasco Ibarra, intercedió para que el estadista obtuviera una cátedra en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

Centrándose en la tesis propuesta en el subtítulo de la obra: “Los profetas y Jesús de Nazareth”, al rastrear los antecedentes que lo justifican se han marcado con detenimiento uno a uno los hitos que acercaron a Palacios al catolicismo, comenzando por su bautismo en la Iglesia de Nuestra Señora de La Piedad, próxima al Congreso Nacional; a lo que seguirá la memoria de la piadosa devoción al Sagrado Corazón de Jesús de su madre, la uruguaya Ana Ramón.

Sin olvidar tampoco recuperar de la niñez del fututo legislador, la cercanía a las Damas de Caridad de San Vicente de Paul, institución benéfica que presidió su tía Felicia Ramón de Palacios. Y luego, historiar que durante su juventud rebelde y en confesión del propio Palacios cuando al sentir “una obligación moral de bregar por los que padecían la injusticia de ser explotados”, se aproximó a los Círculos Católicos de Obreros fundados por el sacerdote redentorista alemán Federico Grote del que se desengañó después que el religioso le recriminara con estas palabras: “¡Ten cuidado, no hay que exagerar!”, por el tono de cierto discurso suyo en el que sostuvo que la redención de los asalariados debía ser aquí y ahora y no esperar el cielo.

Seguidamente, en un capítulo, da cuenta de la amistad que lo vinculó con monseñor Miguel de Andrea, el obispo de tanto sensibilidad social –“Hay religiosos honestos y socialistas deshonestos”, el propio Vives Heredia le escuchó decir ajeno a todo maniqueísmo-; y en otro, las emociones que le proporcionó un viaje a Tierra Santa cumplido en octubre de 1956, a menos de una década de la fundación –en 1948- del Estado de Israel. En la ciudad de Jerusalén del Rey David o en el desierto de Judea donde profetizó San Juan Bautista la llegada del Mesías, evocaría su antigua solidaridad para con el pueblo judío víctima de persecuciones y pogromos en la Rusia de los zares: “Estos movimientos y teorías antisemitas (por el nazismo en vísperas ya de la Segunda Guerra Mundial) son, en realidad, procedimientos de socavación del cristianismo”, razonó en carta dirigida al doctor José Ignacio Olmedo fechada en marzo de 1938; y valga puntualizar que ese sentimiento le había dictado ya en 1924, en la santafecina localidad de Moisesville, un artículo titulado “Israel en la Argentina” que comienza diciendo: “Toda la noche había soñado con ese pedazo de Palestina transportado a la República donde miles de judíos, tenaces, obstinados, como todos los de su raza, labraban la tierra y eran libres”.

No es casual entonces que como observa Vives Heredia, la inspiración del accionar público de Palacios se enraizó en los preceptos bíblicos y en particular evangélicos a los que –anotamos- a menudo hizo referencia en libros como “La justicia social” de 1954, donde en el primer capítulo rastrea en extenso la cuestión. No en vano había escrito en 1925 desde Palma de Mallorca sobre él –y sobre Gabriela Mistral- el mexicano José Vasconcelos: “Son dos grandes cristianos prácticos, cristianos de verdad que por lo mismo no pueden ser católicos”.

Finalmente no omite referirse a la inútil discusión, mejor dicho al tironeo entre católicos y agnósticos o ateos sobre el tema de si antes de morir el líder socialista, recibió o no los auxilios religiosos de manos de su amigo el sacerdote Amancio González Paz.

Como fuere, no hay duda de que padeció la incomprensión incluso de sus correligionarios, ese eterno drama de los adelantados a su época. En cuanto a la Iglesia Católica, evidentemente otra hubiera sido la recepción de sus ideas en tiempos posteriores a la apertura que significó el Concilio Vaticano II. Y más aún cuando tras las conferencias de Medellín y Puebla sectores del clero trabajaron en villas, se hizo carne en muchos laicos de Latinoamérica la opción preferencial por los pobres, en tanto que otros abrazaron la Teología de la Liberación, si bien tomada con reserva por los anteriores pontífices Juan Pablo II y Benedicto XVI, hoy vista con otros ojos por el papa Francisco que hasta concelebró una misa privada con el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez Merino, llamado el padre de la Teología de la Liberación.

Lo cierto es que Palacios vio siempre en la figura de Jesús un precursor del socialismo y en una conferencia pronunciada en 1903 en la Sociedad Unione e Benevolenza manifestó su amor por el “sublime carpintero que seducía con su verbo, recorría las praderas de Galilea y los desiertos de Judea prometiendo el Reino de los Cielos para los humildes, para los que sufren, para los que están vejados, escarnecidos, humillados por una sociedad que brutalmente hace pesar su prepotencia”.

Si quizá podrá tildarse de polémica su expresión juvenil: “Jesús es nuestro y nos lo han robado”, con qué derecho se ha de negar de plano la raíz jesucristiana del socialismo humanitario que afirmó con kantiana buena voluntad en aquel meeting de Unione e Benevolenza, sobre todo frente a las hipócritas declaraciones de fe de los farisaicos detentadores del poder económico que han pretendido históricamente cobijar sus intereses bajo el manto sorteado en el Calvario de un cristianismo reaccionario y defensor de intereses inconfesables.

Es que quien como Alfredo Palacios veía en la política una disciplina moral, mal podía escapar al influjo del divino sembrador del Sermón de la Montaña. (Escuche contar a mi padre, Carlos Gregorio Romero Sosa, que en un almuerzo en la casa de la calle Charcas 4741, alguien, posiblemente el poeta Ignacio B. Anzoátegui, mencionó frente a los demás comensales entre los que se encontraban el colombiano Germán Arciniegas, uno de los puntos de la regla del carmelita San Alberto Avogadro, Patriarca de Palestina designado por Inocencio III en el siglo XIII: “Todo para todos”, ante lo que el anfitrión exclamó con su voz vibrante que resonara en tantos memorables debates legislativos: “¡Ese es nuestro ideal!”

Por su intención justiciera y esclarecedora es loable el esfuerzo de Pedro Vives Heredia de presentar una visión en nada forzada del prócer, a contramano de sectarismos de uno y otro bando. Porque tampoco es del caso olvidar aunque tal vez sea mejor hacerlo en aras de la concordia ciudadana y la unidad de acción entre los que luchan por un mundo más justo y solidario, la lamentable la batalla del crucifico, un escándalo ocurrido mientras se velaban sus restos mortales en el Congreso Nacional cuando militantes socialistas quisieron quitar la cruz de la tapa de su féretro e impidieron que se le rezara un responso. Actitudes por cierto reñidas con el respeto y la tolerancia de las que fue paladín Alfredo Lorenzo Palacios.

  • Carlos María Romero Sosa
    camaroso2002@yahoo.com.ar