El "tercer" sexo y la libertad de género

octubre 31 /2013

Alemania sancionó una ley que permite establecer el género como algo cultural y no natural, e incluso, como una convención social. Se permite a los intersex decidir su sexo. Entra en vigencia el 1 de Noviembre de 2013. De aqui en adelante Alemania no requerirá identificar a los recién nacidos como femenino ni masculino (hasta ahora las dos únicas opciones legales aunque no las únicas reales), dejando el casillero de género en blanco para ser rellenado por los sujetxs (y no por sus progenitores) a voluntad, cuando lo deseen y si lo desean.

Desde el 1° de noviembre, por ley, Alemania no requerirá identificar a los recién nacidos como femenino ni masculino (hasta ahora las dos únicas opciones legales aunque no las únicas reales), dejando el casillero de género en blanco para ser rellenado.

Hace más de un mes, Alemania dio un paso pequeño para la ley pero gigante para la humanidad: el reconocimiento de que la identidad de género no es algo intrínseco al ser humano sino que forma parte de su inteligibilidad social. El género se muestra entonces como algo cultural y no natural, e incluso, como una convención social.

Esta leve modificación de la ley tiene implicancias teóricas enormes, aunque también limitaciones.

La legislación se aplica en los casos de bebés intersex, es decir aquellos que nacen con las características biológicas y genitales de los dos sexos, anteriormente llamados “hermafroditas” o “andróginos”. Intersex es el nombre con el que esta comunidad se identifica, criticando el término médico “trastorno de diferenciación sexual” que diagnosticado como enfermedad afecta al 1% de la población mundial, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud.

La nueva ley, basada en reclamos de activistas intersex, otorga al individux intersex el poder de decisión sobre su propio cuerpo, antes detentada por los padres que junto con los pediatras decidían por uno u otro género e intervenían quirúrgicamente en consecuencia (por lo general a lxs intersex e incluso a los portadores de micropene se lxs vuelve mujeres, por el miedo pacato a que se convirtieran en “homosexuales pasivos”, una categoría precámbrica).

La mayoría de las personas intersex es violentada por la institución médica y el patriarcado desde su nacimiento, sin tener el derecho de vivir su cuerpo y su sexualidad libremente. Podrá decirse que en el capitalismo tardío nadie vive nada libremente, pero al menos algunos pueden vivenciar esa ilusión; claramento no quienes desde la infancia son sometidxs a penosas intervenciones “correctivas” para las cuales no es necesario su consentimiento. Y en la mayoría de esos casos, el género que deciden “las autoridades” no coincide con el deseado por los sujetxs posteriormente, de manera que todas esas cirugías y tratamientos pasan a revertirse a través de no menos penosos y costosos procedimientos médicos.

Esta nueva normativa se aplica solamente en casos de intersexualidad, es decir que esto no significa que todo el mundo pueda elegir su género y que en las opciones no haya simplemente dos casilleros, como lo quieren algunas imágenes utópicas del activismo queer, comprometido con la liberación de todas las sexualidades.

XXY filme de Lucía Puenzo que analiza un caso con crítica social. (Clic para agrandar)

Tampoco significa que se reconozca un “tercer género” ni un literalmente “género neutro”. Esto último no sería tan escandaloso en Alemania, ya que, más allá de su progresismo en lo que refiere a las costumbres, la lengua alemana tiene un régimen de tres géneros para sustantivos, adjetivos y pronombres: masculino, femenino y neutro. Incluso el plural abarcativo asume la forma del femenino singular, y no del masculino como en español y las otras lenguas romances. A su vez, el género de cada sustantivo no es inmediatamente reconocible por regla, ya que sus terminaciones son mucho más libres e irregulares que en nuestra lengua.

Más bien, lo nuevo de esta norma permite postergar indefinidamente la elección binaria de un género a nivel legal, y la casilla podría quedar en blanco para siempre, abriendo la posibilidad a futuro de que el casillero en blanco se transforme en una nueva opción. En el Reino Unido, en 2010, una persona de 48 años, que nació varón y se transformó en mujer a los 28 para luego no identificarse con ninguno de los géneros, logró modificar su partida de nacimiento para figurar “sin género”. “No encajo en los conceptos de hombre o mujer –declaró–. La solución más fácil es no tener ninguna identidad sexual.”

Esta modificación tendrá repercusiones mayores, ya que Alemania, e incluso el Reino Unido, deberá cambiar consecuentemente su aparato de identificación legal. Una pregunta recurrente qué ocurrirá con documentos de validez internacional como los pasaportes, ya que todos los países tienen como campo obligatorio F o M, de donde las personas que no se identifiquen con ninguno de los dos tendrían problemas para circular por el mundo. Por eso algunos grupos abogan por la inclusión de la X como sigla del “neutro” en tales documentos.

Pero el mayor problema de la ley alemana es su recurso a la biología: solamente podrían elegir su identidad de género las personas que nazcan con ciertas características genitales. La libertad de elección pasa entonces por un destino biológico, concepto contra el que se instituyó primero la teoría de género, y luego el feminismo.

La teoría de género establece una diferenciación entre sexo biológico, orientación sexual e identidad de género. Alinear las tres instancias bajo el concepto de naturaleza fue el trabajo de la heteronorma a lo largo de toda la cultura occidental: si se nace mujer biológica (con determinado aparato genital), se tiene que desear al sexo opuesto, y se tiene que vivir como mujer, asumiendo los rasgos que la cultura atribuye a las mujeres; y viceversa.

La historia del feminismo y de las políticas de género es la de la desarticulación de esa falsa unidad “natural” con eje en la genitalidad. El protocolo alemán recae teóricamente en el viejo vicio de la biología (la elección será libre solamente para quienes biológicamente no correspondan a los géneros pautados y sean diagnosticados con trastorno de diferenciación de género, es decir, patologizados). La identidad entonces sigue atada a la genitalización del cuerpo. De hecho, esta ley hace hincapié sobre los aspectos médicos negativos que una asignación de género no deseada pueda causar sobre los sujetxs, y no focaliza en los aspectos éticos, políticos y epistemológicos de tal asignación forzada que se realiza sobre todos los seres humanos.

Al respecto, resulta sumamente interesante la lectura del cuento de Sergio Bizzio “Cinismo”, y su reformulación cinematográfica XXY dirigida por Lucía Puenzo, que reflexionan sobre la temática intersex saliéndose de la óptica médica para elaborar una perspectiva política (aunque no en términos políticos tradicionales) y una crítica a la sociedad.

En ese sentido, nuestro país ha dado un paso importantísimo en materia de derechos humanos al elaborar la primera ley de identidad de género que no incluye la biología como variable. Cualquier persona documentada en la Argentina puede cambiar su identidad de género (cambiarse legalmente el nombre en el documento) para vivir el género elegido sin necesidad de modificar su cuerpo si no lo desea.

Faltaría entonces extender esa política electiva para los recién nacidos, y ampliar el espectro de opciones posibles: sabemos que una elección binaria no es propiamente una elección (si no es uno, es el otro, poniendo al sujetx entre la espada y la pared). Para una política sexual emancipatoria no se trata solamente de cómo cambiar el cuerpo para adecuarse al género (que es una posibilidad), sino de cómo cambiar la cultura para adecuarla a las personas que la habitan.

Porque como sostiene la teórica transexual norteamericana Riki Anne Wilchins, el problema de las personas transexuales (e intersexuales, me permito agregar) no es nacer en el cuerpo equivocado sino en una sociedad que alterna entre el odio y la ignorancia, la tolerancia o la explotación.

  • Celina Palmeiro.
    Doctora en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Princeton (EE.UU.)
  • Fuente Revista Ñ