El volcán que se viene

febrero 10 /2010
Néstor Peyret

La nueva urbe salteña

“Nobresse Oblige” (nobleza obliga). El que es noble de nacimiento, debe comportarse como tal. Situémonos en la muy noble y muy leal ciudad de Salta en el Valle de Lerma: la provocación a los divinos designios del Señor en la naturaleza de la creación y su evolución natural es francamente ¡de terror!. Veamos:

Profanaron la naturaleza para construir rutas y autopistas. Provocación a los divinos designios del Señor en la naturaleza de la creación y su evolución natural.

Para el castizo antiguo, volcán es la explosión terrible de una montaña que vomita fuego, lava: rocas, azufre, vapores minerales que destruyen ciudades, causan terremotos y sepultan todo lo que encuentran en su descenso, animales, plantas, humanos y mujeres, además de ninfas, hados, duendes y hasta dioses.

En aymara, quechua y cacano-diaguita, VOLCAN, no necesariamente es de fuego; los hay de agua cuando un cerro se colmata de lluvias, crecientes o idiotez humana y entonces revienta la tierra y el gigante inunda, produce altas temperaturas en el arrastre de barro, troncos, grandes animales, ranchos, edificios , y todo el reino mineral, vegetal y animal que encuentra en su furiosa carrera. También el volcán americano es causado por endicamientos de cursos de agua que por causas naturales pero principalmente por la torpeza de los hombres opas que tientan el desandar maravilloso de la naturaleza; en esos casos la represa inusual, revienta en volcán y produce similares o peores catástrofes”.

El año 79 de J.C. el Vesubio destruyó en terrible erupción a las ciudades veraniegas de Herculano y Pompeya, cerca del Puerto de Nápoles en la Roma Imperial. El Etna, terrible, sepultó Mesina.

Cuando el agua que colmata los cerros en la profundidad de la tierra entra en contacto con la lava el volcán de barro, eructa agua hirviente. ¡El tremendismo es razonable! ¿Porqué? “Soy de Salta y hago falta” con mis amores, mis hijos y su futuro.

Esos opas que hemos mencionado y “áhura” los vamos a desenmascarar, son los que nos han introducido en situación de alto riesgo y alerta en este verano tormentoso y “terremotoso”.

Vulcano, dios romano del fuego y el azufre, le transmitió secretamente a los alquimistas que podían “vulcanizar” el caucho, fórmula que siglos después redescubriera Mr. Henry Ford para fabricación de sus neumáticos y los lanzara a rodar por todo el planeta.

Pero volvamos a lo nuestro, dramático. El estado de salud geológico y geográfico de nuestra Salta, diría hasta antropológicamente penoso y hasta cruel. En el verano de 2.009 escribimos: “Tartagal y los monos sabios que desviaron el río”.

Allí afirmamos que en la década del ´20, llegaron al entonces campamento de hacheros una vez que se fueron los ingleses y con ellos los quebrachos, los árabes, judíos, griegos y algunos pocos españoles. Comenzaba la explotación maderera de las especies arbóreas que había despreciado el Imperio Británico, léase lapachos, palo blanco y amarillo robles cedros y pacarás.

Pero estos nuevos ricos de la explotación de las riquezas naturales criollas, decidieron torpemente desviar el río homónimo que surcaba su actual plaza principal y la calle Alberdi. El inevitable volcán que se tragara le ciudad 89 años después, no solo es causa del corrimiento irresponsable del cause acuoso, sino que los desmontes clandestinos y caminos no autorizados hicieron estallar la laguna Piquirenda, tierras arriba. Volcanes por partida doble en la Hermosa del Norte provincial. Volaron puentes, árboles, animales, aves, insectos y lo más grave, viviendas, escuelas centros de salud, seres humanos y sus pertenencias. ¿Quién debe pagar tamaña barbaridad?

“Nobresse Oblige” (nobleza obliga). El que es noble de nacimiento, debe comportarse como tal. Situémonos en la muy noble y muy leal ciudad de Salta en el Valle de Lerma: la provocación a los divinos designios del Señor en la naturaleza de la creación y su evolución natural es francamente ¡de terror!. Veamos:

A mediados del siglo XVII. El licenciado y General Don Félix Arias Rengel, regenteaba su solar del lado sur del imponente Río Los Sauces, hoy injustamente llamado Arias; corría el cauce de agua pura, entre las actuales calles San Martín y Urquiza, su ancho de más de 100 metros.

Los amigos de Félix, lo chanseaban constantemente inquiriéndole que vivía fuera de la ciudad de Salta, separado por un inmenso torrente acuoso. Nadie imaginó entonces que el mal humorado Arias, resolvió ordenar a sus numerosos “indios, desviaran el cauce hacia el sur y así “desembarcar” en la urbe de Lerma y terminar con sus penurias territoriales. ¡tamaña insensatez colonial e hidalga!

¿El río volverá por la San Martín?

La obra cumbre del respetado hasta ahora intendente Ceferino Velarde, fue rellenar el arroyo o Tagarete de Tinéo, hoy bella arbolada y dotada de infernal tránsito y valores inmobiliarios Avenida Belgrano. ¿Volverá el arroyo a la Belgrano? Qué desatino.

Otros monos sabios, algunos viven todavía para dar explicaciones, desviaron corrientes de agua en la actual Avda. Virrey Toledo, la Entre Ríos, el arroyo Velarde que ironía que nace del río Toro y entra a llamarse río Ancho, los irresponsables que rellenaron la laguna Limache donde se construyó un Hipermercado que hace referencia a la libertad de ellos; ni que decir de los que profanaron la naturaleza para construir rutas y autopistas. Por ejemplo en la Merced, Cerrillos, Guemes y tantos otros parajes circundantes. ¡Que puede pasar, salteños!

Un hotel de 5 estrellas, propiedad de una multinacional con casino VIP incluido, socavaron el zócalo del cerro San Bernardo, cerquita del monumento al General, una obra maestra de saqueo a la naturaleza, en opinión de ilustres y académicos arquitectos de nuestro terruño.

Reconozcamos, que miles de familias ricas ilustres y otras pertenecientes al mundo de los nuevos ricos de La Linda, socavaron el zócalo del San Bernardo, el 20 y la serranía de 3 cerritos, por décadas. ¿Apocalipsis in Salta? Veamos si las reglas confirman la excepción.

Suntuoso, presuntuoso, soberbio Hotel frente a la Plaza Belgrano, según las ordenanzas vigentes estaba facultado por las normas reguladoras a construir 8.000 mts. cuadrados.

La “excepción” le ha permitido construir 16.550. Todos los que saben en el ambiente académico afirman que el nuevo decano de la facultad del área será un prestigio arquitecto. El Señor lo permita.

Cuidado. “PANTA REHI”. Heráclito. “Expresión griega que significa: Todo corre”.

Como afirma la paisanada: El río siempre vuelve a su cause.