En el país, 57.000 niños viven de la basura

octubre 19 /2007

Niños de Orán

Al menos 57 mil chicos de entre 5 y 17 años trabajan en las calles y en los basurales del país recolectando y reciclando residuos, y de ellos, el 60 % son menores de 14 años. Según revelaron las preocupantes cifras de un sondeo sobre trabajo infantil que difundió la Organización Internacional del Trabajo (OIT). De acuerdo con este estudio, sobre la base de datos oficiales, unos cuatro millones de menores de 17 años trabajan en la Argentina en alguna ocupación.

Los miles niños que viven de la calle fueron relevados en Jujuy, Salta, Tucumán, Formosa, Chaco, Mendoza, el Gran Buenos Aires y Capital Federal.

De ese total, 57 mil se desempeñan en el reciclaje de basura, y otros 51 mil cumplieron esa tarea en alguna oportunidad, aunque ya no lo hagan habitualmente.

Además, según otro informe realizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la mitad de las 8.700 personas que trabajan en las calles de la Capital Federal recolectando y reciclando desechos también son menores de edad.

Este sondeo indicó, a su vez, que el 39 % de los chicos que recorren las calles porteñas revisando los desperdicios pertenecen a familias migrantes, provenientes tanto del interior de la Argentina como de naciones vecinas.

“Los niños, niñas y adolescentes que recolectan materiales reciclables en basurales, rellenos sanitarios y en la vía pública (conocidos como cartoneros) viven una situación peligrosa que vulnera sus derechos”, sostuvo Javier González-Olaechea Franco, el director de la OIT en la Argentina.

El especialista detalló que los niños que trabajan como cartoneros ven dañada su “salud” y su “seguridad", quedan “afectadas su capacidades de estudio, tienen serias dificultades para acceder a los servicios públicos y a las redes sociales, y enfrentan la discriminación tanto en la escuela como en el barrio".

El documento de la OIT, elaborado con datos de la Encuesta de Actividades de Niños y Adolescentes (EANA), señala que el reciclaje de residuos es el segundo “trabajo” más extendido entre los más chicos y el cuarto entre quienes tienen entre 14 y 17 años.
Esta manifestación del empleo infantil se concentra en áreas urbanas y prácticamente no está presente en ámbitos rurales.

La encuesta fue desarrollada en 2004 de forma conjunta entre el Ministerio de Trabajo, el Indec y la OIT, y relevó a más de cuatro millones de niños y adolescentes, lo que representa cerca del 50% del total de ese sector etáreo en el país.

Según el estudio, 56.960 chicos (de 5 a 17 años) en las regiones relevadas (Jujuy, Salta, Tucumán, Formosa, Chaco, Mendoza, el Gran Buenos Aires y Capital Federal) se desempeñan como recuperadores urbanos, pero además de esa actividad el 21 % de los menores de 13 años realizan tareas domésticas con una duración de al menos 10 horas semanales.

En tanto, entre los adolescentes cartoneros la carga de trabajo en el hogar es aún superior: el 44 % se encuentra en esta situación.
Todos los datos se dieron a conocer en el marco de un seminario sobre el empleo infantil en la Argentina, organizado por la OIT, Unicef, OIM y la Fundación Telefónica.

El seminario, titulado “Recuperando el futuro hoy. Hacia la prevención y erradicación del trabajo infantil en la recuperación de residuos”, apuntó a difundir e intercambiar iniciativas de erradicación de esa forma de empleo en el país y en Latinoamérica.

Además, el encuentro se realizó “con el objetivo último de crear una red nacional de experiencias en el sector que promuevan su fortalecimiento".

Todos los expositores coincidieron en la necesidad de generar alternativas de empleo “dignas” para los adultos con el fin de que los niños no trabajen y asistan a la escuela.

En ese sentido, destacaron la urgencia de articular los esfuerzos entre el Estado, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y el sector privado.

  • Informes del MOCAR: Movimiento Nacional de Trabajadores Cartoneros y Recicladores