Enrique Roel, la otra historia...

febrero 3 /2011
José Acho

Enrique Roel y Mariano Ovejero

Una investigación de Calchaquimix encontró en Buenos Aires nuevos antecedentes reveladores y no conocidos en Salta sobre el maestro titular de la Sinfónica Enrique Roel en su gestión como director de la “Orquesta Ciudad de Buenos Aires”. Esta legendaria institución finalmente se disolvió a fines del año pasado, cuatro años después de su desembarco en esa agrupación. Allí Roel registra diversos planteos y quejas de músicos profesionales y becarios, referidos a manejos administrativos irregulares y desprolijos.

Durante su gestión de cuatro años se disolvió la Orquesta Ciudad de Buenos Aires luego de más de 30 años de trayectoria.

Se acerca la temporada 2011 y la Orquesta Sinfónica de Salta tiene que volver al ruedo bajo la dirección del maestro titular Roel. Según el balance 2010 su gestión en toda la temporada fue la más irrelevante respecto a los directores anteriores. Este resultado se desprende de los números y logros históricos en la trayectoria de diez años de la Sinfónica publicados en la página Web de la Secretaría de Cultura.

Récord de ausencia

El balance sobre la Orquesta Sinfónica de Salta, que también fue publicado por es este medio, en el 2010 mostró diversas falencias. Fue el año que menos conciertos realizó y su ausencia de los ensayos y la mayoría de los conciertos de la Orquesta como director titular fue todo un récord. En cuanto al informe recabado en Buenos Aires revela que sus ausencias de Salta estaban motivadas en conciertos de temporada comprometidos y en una problemática interna con los músicos de la hoy desaparecida “Orquesta Ciudad de Buenos Aires”.

Ver artículo: Negativo Balance 2010 de la Sinfónica

Según los datos logrados, Roel durante el 2010 cuando supuestamente cumplía con su labor de director en Salta obtenido por concurso, se superponía también con el cargo directivo de la Orquesta Ciudad de Buenos Aires; la que finalmente por diversos desatinos en los manejos económicos y administrativos irregulares se disolvió tras un concierto del 13 noviembre del 2010, el último de su historia oficial de más de 30 años.

Hasta su disolución Roel estuvo casi siempre ausente frente a la agrupación de Salta por los últimos compromisos de esa orquesta en Buenos Aires durante el 2010, ante la pasividad de directivos del Instituto de Música y Danza de la Secretaría de Cultura. Este organismo había sido iformado sobre estos antecedentes y tenía debido conocimiento sobre su problemática situación que afrontaba con diversos músicos y becarios porteños que no estaban de acuerdo con sus manejos calificados como “despóticos” en esa administración.

Los cuestionamientos

Según los músicos de la orquesta porteña consultados por este medio, luego de la partida de Roel, la Comisión Directiva hizo varios intentos fallidos para reunir lo que quedaba de la desunida agrupación. Si bien no se realizaron denuncias ante la Justicia por los manejos financieros, se pudo verificar que existen diversos planteos y notas ante la Comisión Directiva por la administración de los últimos años. En ellos constan los reclamos de manejos de pagos de viáticos, becas, fondos irregulares, falta de balances, despotismo y menoscabo profesional.

Una de las irregularidades más graves en la que incurría la dirección artística era que Orquesta cobraba “cachees” de hasta 25 mil pesos por cada concierto ofrecido, lo que según los estatutos estaba prohibido debido a que la Orquesta funcionaba bajo la denominación de asociación civil sin fines de lucro con músicos “ad honoren”. Según las quejas presentadas esos fondos no eran compartidos con los músicos antiguos y becarios debidos a su condición “ad honoren”.

Los antiguos músicos alejados de la orquesta por sus desacuerdos sobre esos manejos económicos, dijeron a este medio que Enrique Roel continúa figurando como director artístico por la amistad con miembros de la comisión directiva de hoy desaparecida Orquesta Ciudad de Buenos Aires.

¿Una orquesta virtual?

Lo cierto es que esta institución virtualmente aun existe como un negocio en Internet, y es por si alguien se comunica a través de su página Web: http://www.orquestaciudadba.com.ar, para contratar por un concierto se le pasa un presupuesto. Si éste es aceptado en Buenos Aires se puede armar fácilmente una orquesta por teléfono en un par de días, si alguien cuenta con una agenda de músicos.

La ciudad de Buenos Aires tiene grandes orquestas. Hace años entre ellas figuraba la “Orquesta Ciudad Buenos Aires”, cuya antigüedad data desde hace más de 30 años. Tomó su nombre de la orquesta del Club Ciudad de Buenos Aires. Luego que el Club dejó de apoyarla comenzó su era como asociación civil sin fines de lucro (“Ad Honorem”). Su fundador fue Hector Mosesso que la dirigió a lo largo de 30 años, pero desde que llegó Enrique Roel en el 2006, cambió el diseño. Ahora su curriculum y desempeño como director artístico ocupa un mayor espacio e importancia.