¿Ex socios y ex amigos...?

mayo 4 /2008

El ex gobernador de la Provincia de Salta y actual senador nacional Juan Carlos Romero quien reapareció hace poco en el programa "Cara a Cara" que su hoy ex amigo Mario Peña, emite en esta ciudad por Canal 2. Ambos aparentemente se desconocieron y se cuestionaron si cobraron o no los millonarios montos de publicidad en la anterior gestión. Romero afirmó además que dejó a la Provincia sin deudas y defendió al actual gobierno.

Romero: "Una cosa es una opnión periodística, que es la que da el diario "El Tribuno" y otra es la opinión política, que es la que tengo yo".

Aunque Romero trató de aparecer situado por encima de las cuestiones locales, perdió su estudiado tono sereno cuando se le plantearon temas locales. Romero dijo que "será la gente la que juzgue a mi gobierno". Contra lo que él mismo hizo durante doce años, Romero afirmó que es un error "criticar al gobierno anterior", olvidando que entre el 10 de diciembre de 1995 e igual fecha del año 2007, nunca dejó de atacar en sus mensajes a la Legislatura a los ex gobernadores Hernán Cornejo y Roberto Augusto Ulloa, a los que acusó de ser responsables de la postración de Salta.

"La Provincia no tiene en este momento problemas financieros y tampoco problemas políticos. Se están pagando los sueldos al día", afirmó. Cuando el periodista Mario Peña insistió en el tema, Romero replicó:
"¿Acaso usted no cobró ya la publicidad oficial?".
Ante lo que el periodista y propietario de la radio FM Aries disparó:
"¿Su empresa -el diario "El Tribuno"- cobró los avisos oficiales?".
A lo que Romero respondió con evasivas y tratando de tomar distancia del manejo de ese periódico.

Romero justificó que su gobierno haya depositado 200 millones de dólares a plazo fijo, medida que se adoptó al final de su mandato. "Lo que hicimos fue crear un fondo anticíclico", justificó el ex gobernador. Respecto a la contratación de una consultora en la Ciudad de Buenos Aires, para estudiar la refinanciación de la deuda de la Provincia, por un elevado costo en dólares, en las últimas semanas de su gestión, Romero eludió la respuesta.

En una parte de la larga entrevista, se consultó a Romero sobre la venta de agua de la Puna salteña a empresas mineras que explotan yacimientos de cobre en el Norte de Chile. Durante su gobierno, Romero autorizó a la empresa australiana BHP la realización de trabajos de exploración y explotación de pozos de agua en las zonas de Socompa, Llullaillaco y Caipe. El ex gobernador contestó dijo que hacer exploraciones era algo normal y negó que se autorizara la explotación de agua para usos industriales de esa empresa que explota "la mayor mina privada del mundo".

El periodista señaló a Romero que se habían denunciado la perforación de pozos: "los polémicos pozos comenzaron a ser perforados por encima de las normas y sin que los responsables sometan siquiera a un estudio de impacto ambiental a aprobación de los organismos provinciales competentes", leyó Peña. A lo que Romero comentó: "Eso es un disparate". En ese momento Peña mostró que el párrafo leído es de un artículo publicado en la página central del diario "El Tribuno" el pasado martes 15 de abril con la firma de su redactor principal Antonio Oieni. Este texto estaba anunciado como título principal de la portada: "Planean llevar a Chile agua de la Puna salteña".

Ante esto, Romero trató nuevamente de tomar distancia de su diario. "En esos días yo no estaba en Salta", justificó utilizando una vez más un argumento del que hizo uso y abuso en las situaciones de crisis y conflictos que afrontó en sus doce años de gobierno. "Una cosa es una opnión periodística, que es la que da el diario "El Tribuno" y otra es la opinión política, que es la que tengo yo", explicó. Y remató: "Una cosa es lo que dicen los periodistas y otra es la verdad", afirmación que seguramente despertará el rechazo de los profesionales de a prensa local.

Romero dijo que no es delito vender agua, soja, trigo, gas o papas. Según Romero "la papa se inventó (sic) en los Andes". "El comunismo vendía gas a los países de Europa occidental. Ellos hacían negocios. Es una hipocresía decir que este tipo de operaciones comerciales es un delito o algo que no debe hacerse".

Aunque cuidando no rozar al gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, Romero cuestionó a quienes se oponen a la expansión de los cultivos de soja. "El mundo necesita alimentos y la Argentina está en condiciones de vender alimentos. Es una tontería salir a decir que no tenemos que vender alimentos".

Aunque delizando frases de apoyo al sector agrario en su conflicto con la presidenta Kirchner, Romero procuró no aparecer como critico del gobierno nacional en una difícil y poco convincente equilibrio. El ex gobernador ensayó coartadas verbales para poder navegar a dos aguas.

Aunque no atacó al gobierno de Urtubey, se presentó como árbitro de la situación en Salta. Dejó entrever que si las cosas marchan bien es porque el actual gobierno está asentado sobre la herencia que él dejó y que las cosas se complicarán si hay una desviación de esa línea. Muchos vieron la reaparición de Romero como un retorno de los muertos vivos y criticaron el contenido de sus respuestas y la reaparición de su estilo soberbio y autoritario.

  • Publicado por el sitio Iruya.com, el viernes, 02 de mayo de 2008.