Fondos buitre, periodismo buitre, políticos buitres...

julio 30 /2014
Lic. Carlos Liendro

Terminó el recreo del Mundial Brasil 2014. Ese largo mes de éxtasis, donde todos los argentinos nos aunámos, como cualquier hincha en la tribuna que se abraza con el del al lado para festejar el gol de su equipo, aunque no conozca al vecino. Pero los argentinos nacimos para sufrir, así que hasta los últimos 8 minutos del alargue, conservamos la ilusión- hipnótica de ganar. Y ahora: ¿quién nos quita lo bailado?, ¿quién quiere robarnos esas pequeñas alegrías del pueblo que tuvimos por un rato?

El porvenir está abierto: o se conoce más de esta situación o como quieren hacer esta clase de políticos, simplificar el proceso que tuvo esta deuda, entregando bonos en pago, de nuestro patrimonio de recursos energéticos.

I

Todo esto tenía más fuerza a medida que la selección argentina ganaba, porque justamente los medios y sus repetidoras (dentro de su hegemonía) eran los que al principio no daban un peso por nuestra selección. Las críticas a Sabella (luego que lo escucharon hablar en favor del gobierno), al arquero Romero (porque estaba de suplente en un club de Francia), lo del ‘pipita’ Higuain, y todo ese clima con el quieren preparar a los argentinos para se siga pensando (y sintiendo) que todo está mal. Actualmente existe un antídoto: un ‘archivo de imágenes’. Entonces- la gente que puede reflexionar- comprende eso que llaman ‘panquequismo’. Un día, una hora o hace un mes- año: opinan de una manera y luego dicen todo lo contrario. Es la impunidad de la palabra. Ni se acuerdan esos periodistas de lo que afirmaban y menos de poder decir (humildemente) me equivoqué.

Ese modelo de mesa de café, de grupos de opinión, pudimos ver en demasía en Brasil. Las productoras de TV y radio, lanzaron a sus periodistas a llenar todo lo que pudieron con las transmisiones. La previa antes de cada partido, la llegada de los argentinos, las hinchadas de otros países. Ciudades de Brasil mañana, tarde y noche; como también los móviles en Buenos Aires, donde colectividades o hinchas seguian el partido en los bares o embajadas. Todo estaba teñido de fútbol.

El punto de una información es cómo se la sitúa. Por esos momentos seguía (y sigue de menor manera) lo del juicio a Boudou: todo el aparato de información al servicio de los cinco millones que los siguen en cadena por todo el país, pero todo eso no podía empañar el sentimiento (la emoción) nacional con que atraviesan estos campeonatos mundiales detras de una bandera [1], donde se paraliza el país. Esta vez con un agregado- que tarareaban hasta los chicos: la adaptación de una canción (de Credence Cleawater Reveval/ Creemos en la pureza revivida) con una nueva letra que nos identificaba, nos hacía reir y que se escuchó en todos los ritmos (hasta los Granaderos de Tucumán la interpretaban por las calles y la gente cantaba). Un poco de felicidad para la gente. Los críticos de los holding (Nelson Castro, Lanata, Bonelli y los que están con ellos en la radio como actores de reparto) continuaban con esa cantinela de que a la gente se la distrae (así comenzaron); lo más triste es que a muchos de ellos (a excepción de uno que empezó como periodista deportivo) no les interesa el fútbol, ni saben de qué se trata (ahí podemos agregar a Longobardi y Majul, por la sarta de cosas que han afirmado) [2]. Esta misma clase de periodistas son los formadores de opinión con respecto a temas políticos, sociales y económicos (que según Ibope, miden más en audiencia y donde más se deposita la publicidad de millones de empresas privadas). Pero no pudieron ante el tono de ‘buen humor’ que dejó el nuevo título. Se aprendió algo: no fuimos campeones pero se valoró el esfuerzo que estos muchachos pusieron. Eso es lo que la gente agradeció [3]

II

Cada media hora en los noticieros de radio, como un cronómetro, se va repitiendo: faltan 10, 7, 5, 3 2, días para que Argentina pueda caer en default. A esa cadena de oraciones, se suma la opinión de los políticos. Livianos de cuerpo y de ideas plantean que la deuda hay que pagarla, ya que un juez de New York ha fallado. Se escuchaba a Massa, Macri, Cobos, Sanz, la Sociedad Rural, seguir en ese mismo discurso. Solo han tenido palabras más prudentes Alfonsín y Lavagna. Ese cronómetro que sale por los medios, recordaba a cuando vociferaban sobre ‘el riesgo país’, unos números que subían y subían. Otra vez imponen una sensación de inseguridad en la población. Lo quieren seguir digitando y confundiendo todo. Esta situación de la reestructuración de la deuda argentina, no es una cuestión del gobierno. Se juegan los verdaderos intereses de varias generaciones futuras.

El porvenir está abierto: o se conoce más de esta situación o como quieren hacer esta clase de políticos, simplificar el proceso que tuvo esta deuda, entregando bonos en pago, de nuestro patrimonio de recursos energéticos. Ya se sabe más a quienes representan los fondos buitre, encabezados por el lobby del financista Paul Singer. Para comenzar se supo de una diputada del PRO (Laura Alonso) quien en su ONG (Voces Vitales Argentinas) recibe fondos de la ‘Fundación Paul Singer’, se calcula que donó 100 mil dólares [4].

Hasta ahora la diputada nacional no ha salido a desmentirlo. También fue quedando claro el mundo del poder financiero a escala global y las contradicciones con este fallo (porque el 92% de los que tienen bonos y arreglaron quieren cobrar y el juez no permite). De confirmarse lo del juez Griessa en NY, sería una gran advertencia para todas las deudas de otros países (en Europa y Africa, especialmente que han ido reestructurando su deuda). Para otros economistas es una clara manera de que nadie salga de los re- financiamientos de la deuda ‘ad- eternum’. Por eso se habló de ‘Vaca muerta’ el yacimiento (YPF) que ya comienza a tener inversiones, y que los fondos buitre quieren tomar como garantía para seguir cobrando (más de 1500 millones de dólares). El "mingo" Cavalló volvió a salir por un programa de aire en TV, negando todo lo que hizo, justamente ahora que se cerró el juicio (aquí con nuestra inefable justicia argentina) que existía por el ‘Megacanje’: aquel gran negocio de pedir más plata para que quede en manos de unos pocos- intermediarios que cobran sus suculentas comisiones en dólares- y que solo ha servido para re estructurar la deuda en miles de millones. Entre los que estuvieron en ese Megacanje, estaba el actual diputado por el PRO, Federico Sturzennegger, quien también opina como si los que hubieran estado en el poder económico en aquel tiempo fueran marcianos y él relata como un comentarista el partido y encima nos dice qué debemos hacer con los Holdouts.

III

Tal vez esa clase política siga creyendo que la gente es tonta, que no tiene memoria, que pueden seguir impunes (y como ellos creen: tomar la deuda y después que la pague el Estado a costa de generaciones futuras como siempre hizo la oligarquía y los liberales rabiosos del siglo XIX y el XX). Ya no son buitres son caranchos. Pero también hay algunas noticias que pueden abrir otro panorama, si quieren hacernos sentir que ‘la suerte está echada’. Hace poco – apenas concluido el Mundial- Brasil volvió a ser sede de un nuevo acontecimiento. La reunión de varios países emergentes como Brasil, China, India, Rusia, Sudáfrica, conocidos como el grupo BRICS, invitó a La Argentina (antes pasaron por aquí el presidente Ruso y Chino). Han creado un nuevo Banco Mundial de Desarrollo, primero para sus países y luego ya han comenzado a firmarse acuerdos con los países de Latinoamérica. Su sede será Beijin, y los tribunales no serán New York, sino Lóndres y París. Son nuevas señales para que todo el capitalismo financiero vea que el mundo (globalizado o no) puede continuar sin los créditos y sus tasas que manejan en Wall Street y Japón.

Las encuestas ( y de eso se agarran los políticos: en saber si miden o no miden) van mostrando que nadie- en el 2015- en las presidenciales, gana con más del 52 %. Esto al poder empresarial y del campo (con la potencia de su arma: los medios de comunicación que controlan) los enfurece, de allí que al no poder confiar en un candidato de la oposición (ya que como siempre no se ponen de acuerdo a la hora de repartir los cargos, y del proyecto que tienen. Ninguno dice que va a hacer con la economía), comienzan con todo lo que esperan de lo judicial, mientras ven como se desenvuelve lo económico. Muchos de los economistas plantean que después del 30 de julio, nada se cae (aunque el dólar no oficial suba un poco), todavía hay reservas de 30 mil millones [5].

Por eso no se esperaba un default, porque el país no es el mismo del 2001. El jueves pasado como algo que sorprendió, apareció en el New York Times un artículo que comentaba qué había hecho el juez (puesto por los republicanos en la época de Nixon) Thomas Griessa: “No pudo tomar en cuenta la complejidad de la situación.

La audiencia de esta semana dejó en claro que no terminó de entender las transacciones con bonos sobre las que lleva años tomando decisiones” [6]. Poco y nada apareció de esto en algunos diarios de Bs. As. que luego se reproducen en el interior.