Actualidad Jueves 4 de octubre de 2007

"Frenen los desmontes", reclaman en un congreso

Una declaración en Bariloche pide la sanción de la Ley de Bosques

(Bariloche). El II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras áreas protegidas, fue el marco de un nuevo reclamo al Senado de la Nación para una "urgente" sanción la ley de presupuestos mínimos de Protección de Bosques Nativos, que fue aprobada en Diputados. Se hizo un llamado enérgico a los senadores nacionales por la emergencia forestal en la que se encuentra Argentina por haber perdido cerca del 70% de sus bosques nativos. Denunciaron que se sigue desmontando más de 300.000 hectáreas por año.

El avance acelerado y sin planificación de la frontera
agropecuaria en el norte del país, hace necesario que la Argentina cuente con un ordenamiento territorial que garantice la conservación de sus recursos.

El documento de declaración surgido en el Congreso realizado en Bariloche fue rubricado por el presidente del Directorio de la Administración de Parques Nacionales, Héctor Espina, la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN), Greenpeace, Fundación Vida Silvestre y la Fundación Patagonia Natural.

Ante la falta de respuesta de la Cámara Alta, luego de varios reclamos de las organizaciones, en el documento se hace "un enérgico llamado a los senadores nacionales para que traten y aprueben la ley de Presupuestos Mínimos mencionada".

"La Argentina se encuentra en emergencia forestal; después de haber perdido cerca del 70% de sus bosques nativos, las cifras oficiales señalan que anualmente se siguen desmontando más de 300.000 hectáreas", se destacó en la declaración mencionada.

"Esta pérdida de bosque nativo –continuó-, acarrea no sólo una pérdida
significativa del patrimonio natural, sino también la degradación de los
servicios ambientales que los ecosistemas le brindan a la sociedad y generan severos conflictos sociales, perjudicando especialmente a las comunidades que viven en los bosques".

En tal sentido, los firmantes aseguraron que "las áreas protegidas son una herramienta irremplazable para abordar la conservación de la diversidad biológica. Si bien la Argentina ha demostrado en el último decenio avances en la superficie cubierta por áreas protegidas, sólo un 7% del área continental del país se encuentra bajo alguna categoría de protección".

"El avance acelerado, y sin planificación, que ha tenido la frontera
agropecuaria en el norte del país pone de manifiesto la urgente necesidad de que la Argentina cuente con un ordenamiento territorial que incluya y garantice la conservación y el uso sustentable de los ecosistemas boscosos y sus recursos", reclamaron.

El proyecto de ley establece, en el contexto de una moratoria a los
desmontes, la necesidad de contar con un ordenamiento de los bosques, para su preservación y uso sustentable, además de promover y generar las herramientas necesarias para iniciar procesos participativos de ordenamiento territorial en las provincias argentinas.
"En un país donde los comidities tienen todas las posibilidades para crecer es fundamental una ley que haga el ordenamiento territorial, que tiene que ver con la planificación del territorio, del uso del suelo, y que sólo se da en un espacio de una ley como esta, de presupuestos mínimos", dijo a Télam, el titular de la APN, Héctor Espina.

El funcionario, quien estuvo acompañado en el estrado por el subsecretario de Planificación y Política Ambiental, Miguel Pellerano, aseguró que es "muy importante la ley ", para que cuando "pase la furia de la soja no nos acordemos que teníamos bosques".

"Hay un proyecto al que le faltaban algunos capítulos y creo se está
trabajando en un capítulo de incentivos económicos, eso lo hace más rico, pero igual creo que la ley no es todo, y creo que hay que implementarla en el terreno. Es un paso", señaló.

"Estoy convencido que hace a un mejoramiento del ambiente. No es imposible hacer ordenamientos mínimos y es bueno que existan instrumentos de este tipo", agregó.

Espina se refirió asimismo al caso de la empresa Ledesma, en la provincia de Jujuy, con un gran poder de lobby, que iba a desmontar un área crítica de dos mil hectáreas que cortaba toda la conectividad de las Yungas. "En ese caso los trabajadores de la APN y el propio directorio nos reunimos en Buenos Aires con la gente de la provincia y de la empresa, además de Greenpeace, y en ahí la propia empresa decidió no desmontar. Es un ejemplo de que se puede llegar a acuerdos y de eso se trata esta ley", precisó.

  • Fuente: Agencia Télam y
    Coordinación de prensa de Parques Nacionales.

Compartir: 

2015 © Copyright - Saltalibre.net - Todos los Derechos Reservados