Frustración y reclamo en la Universidad Nacional de Salta

abril 20 /2012

Stella Pérez de Bianchi

Salta Libre reproduce aquí una carta abierta de Stella Pérez de Bianchi Ex Rectora de la Universidad Nacional de Salta donde expresa su dolor y frustración porque en la causa por delitos de lesa humanidad, la universidad se cayó como querellante.
Fue porque las nuevas autoridades no ofrecieron pruebas de cargo ni mérito en el plazo reglamentario. "Siento un profundo dolor y verguenza, que aquella ilusión de ser la primera Universidad Pública del país en querellar ante la Justicia por el esclarecimiento de la desaparición o asesinato de miembros de su comunidad se ha visto frustrada", subrayó.

La UNSa. se cayó como querellante en un juicio de lesa humanidad

Desconozco los motivos que llevaron a la UNSa. a no formular prueba de cargo ni mérito de la elevación a juicio y lamento profundamente que no sea esta Universidad Pública la que hoy pueda decir ¡nunca más!.

En diciembre del año 2007, siendo Rectora de la Universidad Nacional de Salta, el Consejo Superior de la U.N.Sa me solicitó, por Res. CS 535/07 que me constituyera como querellante y asumiera dicho rol procesal en representación de la Universidad, en los hechos que constaban en el Expte. Judicial Nº 286/04, caratulado: Ovalle, Juan Manuel; Guil, Joaquín y Murua, Abel/infrac. Art. 141, 144 bis, 142 y 144. Víctima: Silvia Aramayo y otros.

Y también dispuso adherir a las pruebas producidas en la causa citada precedentemente, referente al relevamiento de los lugares en que se mantuvo privadas de su libertad a las víctimas, y en los que probablemente hayan permanecido en igual situación otras personas secuestradas, sometidas a torturas y objeto de desapariciones forzadas.

Dicha solicitud había sido presentada por la Comisión de Derechos Humanos de la U.N.Sa y en esa oportunidad, el Consejo Superior manifestó: “Que la Universidad Nacional de Salta se expresó en reiteradas oportunidades a través de diversas resoluciones del Consejo Superior, herramientas estas que reflejan claramente el sentir de una comunidad educativa que no se abstrae de la historia ni de la realidad de la Argentina y reconoce correctamente su rol en la sociedad que no es otro que el involucrarse permanentemente con el medio en el que actúa”.

Además de la U.N.Sa, fueron querellantes la Asociación por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Salta; Brunilda Rojas, Mariana Gamboa, Cristina del Valle Cobos y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, en contra de Mulhall, Carlos Alberto; Mendiaz, Virtom Modesto; Guil, Joaquín; Murúa, Abel Vicente; Ovalle, Juan Manuel; Vujovich Villa, Ublado Tomislav; De la Vega, Ricardo Benjamín Isidro; Chain, Fernando Antonio; Gatto, Marcelo Diego y Cornejo Aleman, Joaquín, por los delitos de homicidio doblemente agravado, privación ilegítima de la libertad agravada por abuso de funciones en perjuicio de Silvia Benjamina Aramayo, Martin Miguel Cobos, Victor Mario Brizzi, Carlos Estanislao Figueroa Rojas, Hector Domingo Gamboa y Gemma Ana Maria Fernandez Arcieri De Gamboa, según consta en el Expte.

Nº 3700/11 T.O. con audiencia de prueba fijada para el 16 de mayo del corriente.

Pasaron varios años durante los cuales se realizaron los largos trámites judiciales antes de la elevación a juicio.

Hoy me entero que en la causa en que fui querellante en representación de la Universidad Nacional de Salta y que se tramita ante el Tribunal Oral Federal, con asiento en la ciudad de Salta, la U.N.Sa no ofreció pruebas de cargo ni mérito de la elevación a juicio en el plazo reglamentario, por lo que no podrá seguir interviniendo como querellante en el proceso.

Sí lo hicieron el resto de las entidades y personas que habían querellado en su oportunidad.

Así me he enterado con profundo dolor que aquella ilusión de ser la primera Universidad Pública del país en querellar ante la Justicia por el esclarecimiento de la desaparición o asesinato de miembros de su comunidad se ha visto frustrada.

Desconozco los motivos que llevaron a la U.N.Sa a no formular prueba de cargo ni mérito de la elevación a juicio y lamento profundamente que no sea esta Universidad Pública la que hoy pueda decir NUNCA MAS!.

Siento dolor y vergüenza porque esta institución no haya concretado el pedido de Justicia.

Justicia para el entonces conscripto y estudiante de Derecho en la Universidad Católica, Víctor Mario Brizzi, desaparecido el 9 de marzo de 1976.

Justicia para aquellos que en los negros días del 24 y 25 de setiembre de 1976 fueron secuestrados, desaparecidos o asesinados.

Justicia para Silvia Benjamina Aramayo, estudiante de Historia, auxiliar alumna y militante, secuestrada y desaparecida con sus apenas 25 años.

Para Martín Miguel Cobos, asesinado por la policía.

Para Carlos Estanislao Figueroa Rojas, estudiante de Ciencias Económicas, militante, desaparecido.

Para Gemma Ana María Fernández Arcieri (antropóloga) y su esposo Héctor Domingo Gamboa, secuestrados; (restos de Gemma fueron identificados habiendo sido dinamitada en El Gallinato).

En memoria de ellos y con la impotencia de que su Universidad Pública no haya formulado prueba de cargo ni mérito de la elevación a Juicio, les digo PRESENTES!

  • Stella Pérez de Bianchi
    Ex Rectora de la Universidad Nacional de Salta