“Hay que luchar por desmonumentar a los genocidas”

noviembre 11 /2014

Osvaldo Bayer en Salta

"Hay que comenzar de abajo, con debates... hay que luchar por desmonumentar a los genocidas", dijo Osvaldo Bayer en Salta a Nuevo Diario. Remarcó que hay que seguir en esta lucha. Recordó que el monumento más grande que tenemos en el país, no es a San Martín sino a Roca montado en un caballo. “A San Martín lo mandamos al retiro tapado por la torre de los ingleses. A Roca lo tenemos a 90 metros del Cabildo”, cuestionó.

La analogía con la que terminó fue que hace un siglo en Buenos Aires se votaba al primer diputado socialista de América, Alfredo Palacios. "Cien años después, votan a Macri. Está todo dicho. ¿No?”

El periodista, escritor e historiador, Osvaldo Bayer, a su paso por Salta el sábado 8 de noviembre ofreció una charla abierta para periodistas en un hotel céntrico de nuestra ciudad y para actuar en el Salón Auditorium en la obra teatral de su autoría “Las Putas de San Julián” en el marco de la gira nacional con el Teatro Nacional Cervantes.

El escritor dio su respuesta ante la consulta sobre la continuidad del nombre “Campaña del Desierto” a la escuela que se encuentra a la entrada de la Ciudad de Salta Capital y de la escuela “Julio Argentino Roca” ubicada en el centro de la ciudad de Salta. El cambio de nombre ya fue solicitado por comunidades originarias salteñas en tanto entienden que este fue uno de los episodios más visibles del genocidio a los pueblos originarios.

"La lucha debe se debe dar llamando a seminarios con historiadores, con debates públicos. Que se haga el debate. Que vengan también los que defienden a (Julio Argentino), Roca como los que escriben en el diario La Nación", indicó el historiador al hacer referencia a una nota publicada hace pocos días a la que criticó por ensalzar nuevamente la figura de Roca.

"Hay que comenzar de abajo, con debates... hay que luchar por desmonumentar a todos estos genocidas. Es la única manera", indicó al sostener la dificultad de hacer un debate desde las entidades legislativas.

"Roca y (el ex presidente, Nicolás), Avellaneda, reimplantaron la esclavitud en la Argentina", indicó Bayer al exponer que esta situación de esclavitud, tratos crueles e inhumanos y el genocidio. Todo esto puede comprobarse con las crónicas de los diarios de la época.

Quitar el monumento a Roca

Al hacer referencia puso como ejemplo el hecho de que en la Ciudad de Buenos Aires, tras el proyecto que presentó para quitar el monumento de Roca, sólo tres legisladores socialistas votaron a favor. Radicales y Peronistas se abstuvieron. Y todo el macrismo lo rechazó y votó en contra. Los peronistas y radicales se abstuvieron”.

"Ese monumento a Roca fue erigido por un gobierno no democrático. El Gobierno del “Fraude patriótico”, se denominó con orgullo que se hizo fraude, pero por patriotismo cuando sube el General Justo y el hijo de Roca como Vicepresidente. Increíble. Y se erigió por pedido de Roca que en ningún momento fue democrático", remarcó.

"En mi proyecto...pedí que no se destruya el monumento sino que lo lleven a la Estancia La Larga. Son 60 mil hectáreas que el gobierno nacional entregó a Roca y que él mismo eligió. Las mejores tierras en Tandil... a La Larga siempre van los nietos de Roca... entonces cuando se levanten a las 10 de la mañana los domingos, vean el monumento a “su” benefactor", dijo con total ironía.

La analogía con la que terminó fue que hace un siglo en Buenos Aires se votaba al primer diputado socialista de América, Alfredo Palacios. "Cien años después, votan a Macri. Está todo dicho. ¿No?”, finalizó en referencia a la nota publicada por el diario porteño hace pocos días, a la que criticó por ensalzar nuevamente la figura de Roca.

“No hay una verdadera democracia

La conferencia abierta de Bayer ante la prensa y numeroso público comenzó agradeciendo los homenajes recibidos en Salta y recordando a sus grandes mentores. “No puedo menos que pensar en los queridos amigos desaparecidos por la Dictadura, recordó.

Un Rodolfo Walsh. De él, recuerdo nuestra despedida, siempre. Un Paco Urondo, con quien trabajamos juntos en un diario muchos años y un Haroldo Conti, gran novelista y como lo mataron. Merecen siempre el recuerdo y en el país por suerte se los recuerda mucho”, dijo.

“Hoy estoy en Salta y seguimos la lucha, no hay otra. Seguimos, porque siempre sostengo que mientras haya villas miserias no hay una verdadera democracia, porque una verdadera democracia debe ser capaz de dar un techo digno a una familia con hijos, mientras haya niños con hambre y gente sin trabajo”.

“Hemos dados un paso importante, mandar presos a los autores del crímenes del Estado. Yo pasé en mis 87 años, 13 dictaduras militares, todos murieron en la cama en sus residencias cobrando sueldos de generales. Esta es la primera vez que pude ver a un dictador que muera en una cárcel común. Estamos ya con un nuevo ritmo, sigamos adelante con un nuevo ritmo”, señaló.

La crueldad Argentina

En un repaso muy ligero a nuestra historia Osvaldo Bayer citó increíbles sucesos que describe en nuevo libro “Historia de la crueldad Argentina”, donde junto a otros historiadores profundos se embarcó “buscando la verdad histórica”.

“En el libro hablamos de los genocidios que sufrieron los pueblos originarios. Es increíble, esos hombre de mayo, un Mariano Moreno, Castelli, un Belgrano; las disposiciones que tomaron inmediatamente de la Revolución de la 1810, con los pueblos originarios”.

“Al llegar al Paraguay Belgrano produce un decreto que dice a partir de hoy se devolverán todas las tierras que les fueron robadas a los pueblos originarios por los conquistadores españoles. A partir de este momento van a gozar de los mismos derechos que nosotros los hijos de europeos que hemos tenido la suerte de nace en este territorio. Juan José Castelli a su regreso a Perú, hizo exactamente lo mismo. Moreno igual con su tesis doctoral dedicada a los pueblos originarios”.

“Lo que nunca se nos enseño”

¿Qué nos pasa a los argentinos después? Yo encontré en el Archivo General de la Nación un contrato de Bernardino de Rivadavia, por el cual lo contra al coronel europeo Federico Rauch”.

“Increíble hay que leerlo veinte veces y uno no lo puede creer. Dice: ‘se contrata al coronel europeo Rauch para exterminar a los indios ranqueles. Rivadavia no se toma ni siquiera el trabajo de porque hay que exterminar a los indios ranqueles’.

Mansilla en un libro señala las virtudes de los ranqueles y mas tiene una frase que lo dice todo. “Los ranqueles tratan mejor a sus mujeres que nosotros los de origen europeo”. Y hay que leer en los partes militares de ese coronel, textual: ‘hoy para ahorrar balas hemos degollado a 27 ranqueles’. No dice por qué. No, dice hay que degollarlos nada más.

Sería largo comentar cada uno de los comunicados de Rauch firmados por Rivadavia para que fuera a la prensa. Pero Rauch lo pagaría muy caro. Un indio llamado “Arbolito”, le boleó el caballo y le corta la cabeza a este coronel contratado por el presidente de la Nación.

“Hoy entrega de indios”

Lo que nunca se nos enseñó es que el presidente Avellaneda y Roca reimplantaron la esclavitud en Argentina (1878/1879), que había sido eliminada en 1813. Hay que leer esos documentos de la Asamblea del año 13, en el mismo tono que los del 25 de mayo de 1910. Qué sentido de la libertad que tenían nuestros próceres, los primeros.

El diario El Nacional de Buenos Aires de 31 de diciembre de 1878, publicaba textual: “Hoy entrega de indios” (tìtulo). A toda familia de bien que lo requiera, una “china” como sirvienta y un “chinito” como mandadero. Se reimplantó la esclavitud de los niños. Eso hicimos los argentinos. Lo hizo Roca. Eso se publicó en todos los diarios.

El comunicado se redactó así: “Llegan los indios prisioneros con sus familias, la desesperación y los llantos no cesan. Se les quita a las madres indias sus hijos para en su presencia regalarlos a pesar de los gritos, los alaridos y las súplicas que incadas con sus brazos dirigidos al cielo, dirigen las mujeres indias.

En aquel marco humano unos se tapan la cara, otros hombres indios miran resignados al suelo, mientras que las madres indias aprietan contra su seño al hijo de sus entrañas. Entonces algunos padres indios se cruzan por delante para defender a sus familias de los avances de la civilización”.

Lo que un historiador no puede ignorar

Los avances de la civilización, era la esclavitud. Ningún historiador puede ignorar estos documentos, están ahí en los archivos de 1978.

¿De quien es el monumento más grande que tenemos los argentinos? De Julio Argentino Roca, el más cercano al Cabildo, el histórico edificio que nos trajo la Libertad. Ahí está montado en un caballo, cuando sabemos por los partes de los oficiales que Roca nunca se montó a un caballo. Hizo toda la campaña al desierto en una carroza, acompañado por un sacerdote. Está también en la crónica de los diarios.

El monumento más grande que tenemos, no es de San Martín. Lo mandamos al retiro, tapado por la torre de los ingleses. A Roca lo tenemos a 90 metros del Cabildo, como diciendo ‘yo estoy aquí’.

Tenemos mucho para luchar, siempre con la verdad histórica. Siempre comprobando lo que decimos. No se puede mentir con la verdad histórica. En varias provincias hay nombres de los oficiales que actuaron en la Campaña del Desierto, increíble”, concluyó.

Al finalizar Bayer invitó a la concurrencia a leer los archivos. Agregó que parte de todos estos increíbles hechos ocurridos, está incluido en su libro “Historia de la Crueldad Argentina”, ahí está toda también la documentación oficial de la crueldad argentina.

  • Informe: Laura Urbano
    Fuente Nuevo Diario de Salta

GALERIA DE FOTOS DE ISIDORO ZANG
(Clic para agrandar)