Honor, soberanía y dignidad que no tenemos

Daniel Tort
septiembre 25 /2015

Urtubey y Los Infernales

“Los Infernales de Güemes” fue la denominación con que se conoció al cuerpo de gauchos alistados como fuerza de choque para combatir a los realistas, por Oficio que don Martín Miguel como gobernador intendente de Salta creara el 12 de Septiembre de 1815.

Toda esta puesta en escena de la reivindicación del heroísmo salteño resulta muy cómoda para aparentar patriotismo, y honrar la memoria de esos guerrilleros no entraña peligro alguno para la clase dominante, total se trata sólo de recuerdos del siglo diecinueve.

Llegaron a ser más de seis mil hombres, y su entrenamiento en infantería y guerra de guerrillas los hizo rápidamente famosos por lo aguerridos, valientes y astutos para la defensa de la frontera norte.

El historiador Félix Luna recuerda que esa organización creada por el Héroe Gaucho venció nada menos que a las tropas que venían de derrotar a Napoleón Bonaparte. Ninguno de ellos tuvo duda alguna en jugar la vida cada día, cada hora, por la libertad de la Patria.

Por conmemorarse los doscientos años de su creación, en nuestra Ciudad se han organizado actos varios que culminarán el 25 de Septiembre con una demostración en el Campo Histórico de la Cruz.

Seguramente arreciarán los discursos oficiales y se recordará en ellos el arrojo, la gallardía y la entrega total de quienes por no dejar pasar al invasor extranjero realista, ofrecían sus bienes y hasta sus vidas.

Todas manifestaciones simuladas, formales e hipócritas de la oligarquía gobernante que, a no dudarlo, si algún ciudadano Salteño hoy osara enfrentar a los extranjeros invasores que con sus empresas saquean los recursos naturales o se dedican a la especulación financiera, en vez de condecorarlos les tirarían encima toda la estructura judicial y represiva y hasta los llamarían subversivos.

Toda esta puesta en escena de la reivindicación del heroísmo salteño resulta muy cómoda para aparentar patriotismo, y honrar la memoria de esos guerrilleros no entraña peligro alguno para la clase dominante, total se trata sólo de recuerdos del siglo diecinueve.

Al mismo tiempo que se ensalza la gloriosa gesta de estas tropas sin igual, que el General Güemes pusiera al servicio de la libertad sin medir ni siquiera los riesgos propios que le costaron la vida, el gobernador de la Provincia viajará a los Estados Unidos, a la Ciudad de Nueva York a rendir pleitesía a los extranjeros invasores, para asegurarles rentabilidad para sus empresas en Salta.

Ante el Council Of The Americas –nos entera el parte de prensa oficial- imitando la conducta del año anterior, el señor gobernador asegurará a los empresarios y especuladores norteamericanos que Salta honra sus deudas y que es un estado con condiciones de pagador serial de bonos y fondo de reparación histórico, y que las inversiones mineras en la Provincia resultan tentadoras.

Si algún ciudadano de Salta en la época en que gobernaba el General Martin Miguel de Güemes se hubiera expresado ante los extranjeros que pretendían gozar de prebendas colonialistas en estos términos, no cabe duda alguna que hubiera sido fusilado por traidor. Hoy en el siglo XXI a quien así obra, lo votan para primera mandatario tres veces seguidas. ¡Lo que hay que ver!

El Concilio de las Americas (The Council of The Americas), fue la entidad líder en la promoción del llamado ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) cuyos postulados se supone no ha aceptado la Argentina.

No llega a entenderse entonces –o en realidad si se puede entender perfectamente- cómo es que el joven gobernador negocia acuerdos de inversión con el grupo lobista que expresamente ha sido rechazado antes, en la histórica jornada de Mar del Plata en el año 2005.

Esa organización es presidida actualmente por David Rockefeller –quien fuera su fundador en 1965- y su principal referente –first chairman- es John Dmitri Negroponte, un asesino profesional de triste historial que para el oprobio Salteño fuera recibido con honores en Finca Las Costas en el año 2010 por nuestro gobernador.

Este sujeto tenebroso fue el gestor de los descuartizamientos y exhibición de los trozos en plazas públicas de personas en Vietnam, como método de presión para restar apoyo al viet cong.

Posteriormente con el apoyo de militares argentinos fue uno de los mentores de las tres AAA, y también puso en marcha los escuadrones de la muerte en Honduras; después entrenó las milicias antisandinistas en Nicaragua, para finalizar su trayectoria genocida asumiendo como autoridad en Irak tras la invasión occidental del año 2003, desapareciendo a miles de personas.

Y ante estos personeros del moderno nazismo imperialista que en nombre del libre mercado asolan las poblaciones de todo el mundo saqueando los recursos naturales, rendirá examen Juan Manuel Urtubey la semana entrante, para sumar otro peldañito más a su diminuta empresa personal de posicionarse como presidenciable.

Las cenizas de Martín Miguel Juan de la Mata de Güemes Montero Goyechea y la Corte, desde el Panteón de las Glorias del Norte de la República ubicado en la Catedral Basílica de Salta, seguramente deben extrañar los tiempos en que el honor, la soberanía y la dignidad argentina eran virtudes sagradas.

  • Daniel Tort
    tdaniel@arnet.com.ar