Juan Manuel en el laberinto

noviembre 23 /2009
Néstor Peyret

Excepto Julio Cesar Loutaif y Pablo Kosiner y apenas un pequeño puñado de secretarios, el Gobernador exhibe imagen lamentable con su mediocre Gabinete. El staff de inagotables ministros supera todas las gestiones anteriores en nuestra historia institucional. Triste porque muchas manos en un plato causan arrebato.

“Vidala tengo una copla, no me la vas a quitar. Si le digo que sos fuego te´ande querer apagar”.

Terminamos con un entorno gigantesco de figurones con 4 x 4 varias; con logo y sin él ostentan secretarias, “chóferes”, presupuestos magnicidas, gastos reservados, viáticos, viajes costosos a nuestra asolada Argentina, ni hablar de exhibirse por el resto del planeta, sin pensar de aquellos que se anotaron en la ex Unión Soviética vergonzante y mafiosa para usar un Tour a la “mama Luna”, que cosa mas curiosa.

Los secretarios privados arrastrando a sus secretarios privados y éstos para no ser menos con sus adherentes al presupuesto, cobran sueldos de “yupies”, sueldos de sueldos, tarjetas bancarias, plazos fijos, cajas, cuentas corrientes, divisas, euros, dólares, “yenes”, cenas, manjares, “desayunos opíparos”, secretarias de secretarias, nafta, gas-oill, aviones, ambulancias, lujosos despachos, “pecés”, note books, guardias privadas, lunch, galletitas y “cafeses” muchos, servilletas, azúcar, edulcorantes, botellas numerosas de agua mineral, heladeras, microondas, cocinas, estufas, aire acondicionado y presupuestos supernumerarios.

Estos nuevos adherentes al poder visten al tono: trajes, corbatas, camisas, zapatos, medias notables, sombreros, pilotos, paraguas, sombrillas y pañuelos, adquiridos a un árabe famoso. Sólo para dar un vistazo de los gastos superfluos que nos “supimos consumir” y no podemos olvidar los afiches, votos, fiscales, aparato, letreros luminosos, publicistas generadores de “imagen”.

Sin embargo, pese a todo el descarnado manejo de “billetes”, que pagamos todos los salteños, el dinero sólo sirve “para mostrarse”; una elegante manera de dicotomía, sin perjuicio y descaro, la plata de todos los salteños se esfuma cual frágil estigma, el de no saber donde van nuestros centavos, que no son pocos. Triste el eterno devenir de no entender que “sos” un líder con sólo dos ministros.

Una verdadera lástima Juan Manuel, sabés que sos un Jefe mal acompañado. Un Gobernador que debe atender todo: dar audiencias, entrevistas, orden del día, oficiar misa, repicar las campanas y simbar las empanadas. No te acompañan, salvo algunos muchachos que hacen lo imposible por “dar imagen”, no gastes tanto presupuesto porque es una legión de inútiles que solo defienden su existencia como “camaradas de ruta” aunque “demasiado caros” para los gastos de nosotros los auténticos diaguitas.

Ni pensar en las licenciadas en Comunicaciones Sociales, que avaras y codiciosas comen, “enguyen”, es más deboran las pautas oficiales de lo previsto para la publicidad oficial. Engordan su egoísmo y sus vientres hambrientos de desprecio por la seria labor aunque debieran desensillar.

El joven rector de la UCS, Dr. Alfredo Puig, intenta pero no logra a pesar de sus ingentes buenos oficios para un grado de doctorado y tesis para repuntar supuestos “periodistas” , profesionales “ellos”, aunque no podrán jamás con la magia del empirismo como resaltara en una nota allá por 1991 en la pluma de José Brizzi, después del festejo y supiera reflejar con tanta claridad en “cotos de caza”.

No perdamos la memoria. Mientras tanto el rector de la Santa Madre Iglesia que conduce nuestro arzobispo Cargnello., con buenas intenciones y fuerza, aunque no lo logra. Quedaron los estigmas de cuando se pusieron en venta las graduaciones, fue la “mancha” de la década del ´80 con protagonistas que siguen transitando nuestros sinuosas caminos.
Un príncipe sin leales está condenado a fracasar , por eso, no hay tiempo Juan.

Todos los Juanes, desde El Bautista, han sido signados por la causalidad, para triunfar. No te equivoques querido Gobernador. Vos no sos el primer mandatario de los peronistas. ¡Sos Gobernador y Magistrado, de todos los salteños que te votaron o aceptaron tu mandato!. Es la impronta que necesitamos para avanzar y triunfar, sobre todo en vísperas pre-bélicas.

Es así, el Chavo del 8 le declaró la guerra a Colombia. José Inacio da Silva, el adolescente “Lula”, le compró al nuevo Zar de la ex Unión Soviética 2 submarinos nucleares, mientras en nuestra linda, un senador patito, en una cero kilómetro amarilla flamante, insultante, pretende que nuestros niños hagan servicio militar obligatorio, servirán de carne de cañón gratuita de los muertos de la inminente guerra global. ¡Que Hazaña, senador nacional.!

Un gobernador que además es presidenciable debe saber elegir verdaderos colaboradores, no “cobrasueldos” con privilegios no merecidos. Por si fuera poco, aforismos romerianos hicieron correr la versión-operación periodística, que justamente Don Juan gobernador, iniciará los cambios por Loutaif y Kosiner. ¡Muy adolescente operación impronta. Seguro le quitan poder ante la división de los ministerios, lentamente se acerca el reino del “divide y reinarás”.

Dicen que la prensa es el “gran poder” en el Estado, es la que continúa obrando en el proceso educativo del adulto, pueden reconocerse y dividirse a los grupos de lectores: están los crédulos que son los que admiten todo lo que leen, son la mayoría, es la menos intelectual son esa especie de “vagos” que serían capaces de pensar pero pura negligencia aceptan lo elaborado por los demás.

El segundo es más pequeño que el anterior, quiénes después de funestas y amargas decepciones en el primer grupo, cambiaron diametralmente de criterio, no creen en nada en lo que leen, son muy difíciles de tratar porque ante la verdad misma son escépticos.

Finalmente el más pequeño lo conforman lectores verdaderamente inteligentes, acostumbrados a pensar con independencia naturaleza y educación, constantes con la imaginación y animados de espíritu crítico con respecto al autor.

“La tarea primordial de nuestro gobierno es evitar que nuestro pueblo caiga bajo la influencia de pésimos educadores, ignorantes o incluso malintencionados, hoy el periodismo dejó el difundir para comunicar, la tarea es eficaz y penetrante, pero el gobierno jamás debe sugestionarse por la cháchara de la llamada libertad de prensa, tiene que asegurarse este poderoso medio para la educación popular y ponerlo al servicio de la provincia”.