Turismo Miércoles 29 de abril de 2009
Por José Acho

La Balcarce nunca será sólo un paseo turístico

Casi una década después de vida festiva y bailable de La Balcarce y de la falsa nostalgia de altos funcionarios municipales para vuelva a ser un “paseo turístico y cultural”, hoy se puede afirmar que eso nunca podría ser posible porque no sería rentable para los empresarios ni para el Estado. La conclusión surge a través de una simple deducción matemática.

El proyecto con reformas de los artículos solicitados, podría ser aprobado hoy de no mediar intereses particulares o políticos.

Salta Libre hace este informe con nombres y cifras de lo que fue y hoy es la Balcarce, cuando se está a punto de aprobar un nuevo proyecto de ordenanza consensuado por las partes, de no mediar intereses creados de funcionarios y candidatos.

Si no se permitiría a los restaurantes, confiterías con anexo baile público o espectáculo artístico, la Balcarce nunca podría existir como tal y pasar a ser un paseo turístico y cultural como quiere el Intendente Miguel Isa, el presidente del CD Gustavo Sáenz o el concejal Tomás Rodríguez (FPV), quien por iniciativa propia redactó el primer proyecto de ordenanza. Por presión de los empresarios éste fue modificado porque carecía de sentido común, era contradictorio y en algunos puntos, hasta ridículo.

¿Cultural y turistico?

La zona nació y creció hace nueve años con habilitaciones precarias municipales desde los albores del año 2000. Salta Libre pudo comprobar que la zona nunca podría reconvertirse en un corredor exclusivamente turístico, artesanal y cultural, por los altos costos de los alquileres que van de los 6.000 a los 15.000 pesos por mes y la llave de negocio de 50.000 a 80.000 pesos.

Con permisos municipales precarios dados a un grupo de arriesgados emprendedores y también a varios “amigos y entenados políticos”, surgieron los primeros locales como Sátiro” Café del Tiempo”“Wanaka”, “Zeppelin” y por gestión del funcionario Rodrigo Monzo, aparecieron también “Etcetera” (que era atribuido al ex jefe de prensa del gobierno y publicista Javier Matus), los bailables “Delirio” y el boliche bailable por excelencia “Cinema” (ex cine Balcarce), hoy La Estación Mega Disco, locales que vinieron a confirmar que uno estaba en zona de boliches bailables. Todos fueron oportunamente autorizados y no controlados por la Municipalidad de Salta y hoy con cierto desparpajo confiesan que "la Balcarce se les fue de la mano".

Años de inversiones después

Casi una década después, cuando está a punto de aprobarse en el Concejo Deliberante una nueva ordenanza que regulará la actividad del denominado “Paseo Balcarce”, las inversiones en los locales en cuestión han crecido notablemente y la mayoría de los empresarios inquilinos consideran que lo permitido de hecho durante tantos años por Control de la Municipalidad aun a pesar de los cambios de intendente, es un derecho adquirido que debe respetarse o la Municipalidad podría generarse varios costosos juicios.

Lo que quieren los comerciantes para cumplir con todo es fundamentalmente reglas claras. La nueva ordenanza establece que no se permitirán más locales de los ya habilitados en un perímetro estricto de lo que será denominado “Paseo Balcarce” comprendido entre calle Ameghino, Entre Ríos y desde 20 de Febrero y calle Mitre.

Pero los propietarios de los llamados “Pub con baile” están preocupados por la influencia de sectores interesados en que a la Balcarce le vaya mal y porque la nueva ordenanza modificada se apruebe con los puntos reformados con acuerdo de todas las partes. El texto será tratado hoy en el Concejo Deliberante, luego de varias reuniones donde se observaron un grupo de artículos de la ordenanza presentada por iniciativa concejal Tomás “Turi” Rodríguez.

Puntos ridículos y confusos

De los debates surgieron que ciertos aspectos fueron cuestionados por los empresarios porque “carecían de sentido común, en algunos puntos rozaban lo ridículo y en otros por la confusión, favorecían a la coima”. No obstante, los empresarios dijeron están dispuestos a cumplir estrictamente con los puntos más críticos que tienen que ver con la acústica, la seguridad interna, la regulación de los rubros que permiten un porcentaje de los locales destinados a baile, la venta de alcohol, el horario de cierre y la seguridad a la salida.

La derogación de la vieja ordenanza Nº 12.333 y la reforma de algunos artículos cuestionados por “confusos y contradictorios”, contienen la intención de poner reglas claras de funcionamiento para la preservación de las inversiones realizadas, conservar las fuentes laborales y porque se mantiene ajena a intereses creados de un sector particular.

El texto definitivo que será tratado por el CD regulará la actividad comercial en la zona del “Paseo Balcarce” y fue consensuado con vecinos de la zona, empresarios bolicheros y funcionarios del Ejecutivo Municipal. Las modificaciones efectuadas en el proyecto se solicitaron específicamente en 14 de los 49 artículos (5, 7, 8, 10, 11, 13, 14, 16, 23, 24, 25, 26, 27 y 29), del proyecto de ordenanza.

No baile aquí, baile allá

En tal sentido, los cambios puntuales se pidieron en el “ridículo” porcentaje del 70/30 relacionado al sector mesas y pista de baile porque carece del más mínimo sentido común y vuelve al tiempo de los boleros. No se puede obligar al público a no bailar al lado de su mesa. La seguridad pasa estrictamente por la cantidad de gente dentro del local y no por su distribución interna.

Otras cuestiones salvadas están referidas a los metros cuadrados del local, un punto considerado irrelevante si se respeta estrictamente el límite máximo de 600 personas. Se permitirá el cobro del derecho de espectáculo para pagar a los artistas que brinden shows y recitales.

Se acordó que la venta de alcohol será hasta las 4 am; que los restaurantes deben cerrar a las 4 am y los “Pub bailables” a las 5 am. También en caso de accidentes, la responsabilidad recae en el empresario (inquilino) no en los propietarios para no desalentar el alquiles de los locales e inmuebles.

Luz blanca como en la dictadura

En la actividad gastronómica se mantiene el impuesto, no así en lo que respecta a los locales bailables. Y los que tenga ambos, se pidió se respete la legislación vigente. La luz blanca tampoco será obligatoria como se pretendía en un principio.

En los locales debidamente adaptados en su acústica, tendrá igualmente carteles con advertencias respecto al daño que puede causar la larga exposición a altos niveles de ruido. El proyecto con reformas de los artículos solicitados, podría ser aprobado hoy de no mediar intereses particulares.

¿Publicidad gratuita?

En este sentido, fue particularmente inquietante una declaración efectuada por el concejal Tomás Rodríguez, publicada en el sitio digital El Intransigente, donde luego de tomar la iniciativa de realizar el proyecto de ordenanza, afirmó que “en el corredor no se puede instalar boliches bailables” y remarcó que "hay zonas que están determinadas hace mucho tiempo para ello, como la Av. Paraguay o la Av. Tavella, la ruta que va de San Lorenzo a San Luis".

Acto seguido el concejal lazó lo que podría considerarse una propaganda explicita que decía textualmente: “Por ejemplo en la Av. Paraguay en este momento se está armando un boliche bailable que en setiembre o octubre estará abierto. Este boliche que tiene una capacidad para 4.000 o 5.000 personas, va a ser uno de los más grandes del Norte argentino. Es toda una ciudad”, puntualizó Tomás Rodríguez.

Como la conocida “fábula del chancho”, si la Balcarce se convirtió en una zona de boliches bailables es porque fueron autorizados por la Municipalidad. Hace unos nueve años la Balcarce era un barrio abandonado; hasta que se instalaron los bares y confiterías con espectáculos y bailes. En este tiempo no había restaurantes.

Compartir: 

2015 © Copyright - Saltalibre.net - Todos los Derechos Reservados