Actualidad Sábado 5 de diciembre de 2009
Por Néstor Peyret

La nueva fiesta inolvidable

"Et ovis ets dominus"
JPEG - 12.2 KB
Juramento de concejales

Sabemos que la política es penetración poderosa y lenta de un material duro, aseguran que se requiere pasión y perspectiva a la vez, ciertamente el hombre no hubiese logrado lo posible, si no hubiese luchado una y otra vez por lo imposible.

Camarada, la lucha es ardua pero no debe dejar de leer el libro Rojo para abrir la inteligencia.

“Las venganzas yacen calmas y feroces, la paciencia se arruga de tanta espera, vos te preguntás dónde está la cosecha y sin embargo tu estupor intacto demuestra por lo pronto que algo cosechaste, vos mirás como inmóvil y te miro mirar, somos dos conjeturas incómodas fraternas, no entendemos un pito de esta infame justicia, de esa fábrica de odios que propone el destino, yo te miro mirar como inmóvil, pero claro la cosa no se arregla con miradas, ojeadas o vistazos, que tal si nos arremangamos vos y yo”. (Mario Benedetti 1963).

Finalmente la presidencia del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta está en manos del que más sabe: César Alvarez Adet, hasta las palomas dicen que se hizo justicia. Por cierto la tarea no será nada fácil en una ciudad acaparada por reclamos desde todos los rincones, el Intendente conoce la telaraña del poder, sabe que el presupuesto no ayuda, menos ahora que la presidenta decidió meter manos a la coparticipación de las provincias. Cosas que se deberían dar sólo en un país chiquito.

Como corresponde, las decisiones de alta costura, se toman a grandes alturas. Hacía mucho tiempo que no se vivía una fiesta peronista, genuina, sin caretas, claro que no faltan los rezongones; en el mítico Bar ansiosos esperaban la invitación para la fiesta que se daría en Mitre 23.

No llegaron. Quedaron en la tranquera los oportunistas que siempre se encuentran en busca de un “carguito”. Hay que dejar el amiguismo y el clientelismo, nuestra provincia necesita verdaderos dirigentes al frente de lo que demanda la historia.

Convengamos que la gente se ha cansado de una minoría llamada dirigente, constituye la cruda oligarquía y peor es que quieran gobernarnos: “¡Ellos que vendieron la Patria al extranjero, ellos que sumergieron al país en la peor de las ignominias y le quitaron lo último que debe perder un ciudadano: la esperanza.

Ellos que anularon al pueblo su personalidad pero, Perón promovió la dignificación del hombre por el hombre!”. Eva Perón. La gente llegaba presurosa, ansiosa y hasta contenta a la cita de las 18 del día jueves 3 de diciembre, fue una fiesta de los peronistas, pero también de los “camaradas”.

Desfilaron los Bravo Herrera, Juan Amorelli, la intransigente SilviaTroyano, Juan Carlos Villamayor acompañando a Socorro; en impecable traje, nada de estilo Ubaldini, ingresaba Jorge Guaymás, tampoco faltó el municipal Pedro Serrudo. Mucha dirigencia barrial.

Curiosamente Alberto Poclava, hombre fiel me pedía la credencial, no dejaban entrar a los que no estuvieran en la lista rigurosamente vigilada, los papelitos volaban con el viento y las ganas de encontrar por fin uno de los “nuestros”. Por el dial defenestran, hay que “Despertar” muchachos, el rencor no lleva a nadie a buen camino. Siempre sostuve que a los hombres de política hay que “recriminarles” por la misma senda, la vida privada es eso, precisamente: vida privada.

Allá por los ´80 en un departamento del palomar de la Uruguay, color amarillo, preparaban su materia de periodismo radial Martín Grande, Julio De Vita, Gustavo Iovino, hoy decano de Comunicaciones de la UCS, y mi flor de ceibo, aprobaban con sobresaliente. Curioso, ella es la única que se dedica a la gráfica y todos saben censurar.

Nada ni la desconfianza, ni el desprecio inmuniza contra los elogios, ¿acaso desconfiamos de alguien a lo que despreciamos?.

La cena, sencilla para la ocasión, se realizaba en un local ubicado en “La Balcarce”, con la atención de una rosa para la tertulia, rápida jugada del hombre de ceremonial que ahora tendrá mucho trabajo, el mismo lo dijo: “necesito gimnasia”, ya sabemos que Gustavo Ruberto Sáenz, no solía concurrir demasiado a los “tejes y manejes”, excepto por cierto a su poderosa zona sudeste, pero eso es necesario para saber que ciudad queremos, para encontrar los caminos no encontrados; seguro que el nuevo presidente del Concejo, estará presente hasta en las piñatas.

En definitiva: hay que caminar la calle para saber sus problemas. No podemos olvidar que por error u omisión vienen los grandes problemas. A “Pelusa Liendro” lo mataron porque lo encontraron hablando con un médico “Del Milagro”, acusaban recibo de SIDA, cuando este verdadero dirigente buscaba mejoras para sus iguales. Hay que tener respeto por la vida.

Parece ser que la DEA quiere aposentarse en “La Linda”, el paco, la cocaína y demás alucinógenos, buscan a su vez un depósito de residuos de alto contenido nuclear, ¡cuidado Gobernador! sería lamentable, le recuerdo que cuando quisieron crear un basurero en Orán, con firmeza Roberto Ulloa, y colaboradores se opusieron a tamaña ignominia. Los echaron, como corresponde.

Porque el hombre tiene mucho camino por recorrer y como avanza merced a la ilusión adquirida, cuando se detiene sería necesario que la ilusión marchitada desapareciera, pero será indestructible mientras el hombre sea cómplice del tiempo.

No debemos olvidarnos que los partidos políticos se prestan a compromisos, las concepciones ideológicas jamás, es muy sencillo los políticos cuentan con competidores, en cambio las concepciones ideológicas proclamaban su infalibidad.

“Debemos aprender de todas las personas entendidas, sean quiénes fueren, a trabajar en el terreno económico, debemos estimarlas como maestros, aprendiendo de ellas respetuosa y concienzudamente. No aparentemos saber lo que no sabemos”. (Mao Tse Tung).

Camarada, la lucha es ardua pero no debe dejar de leer el libro Rojo para abrir la inteligencia.

Compartir: 

2015 © Copyright - Saltalibre.net - Todos los Derechos Reservados