Actualidad Sábado 22 de noviembre de 2014
Por Daniel Tort

Los destinatarios de la palabras de Evo Morales

El contraste de ser y de querer parecer

La visita del Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales Ayma ha sido para los Salteños el hecho más significativo de los últimos años. Desde una postura práctica de humildad verdadera, con un estilo propio de los grandes, con poca sintaxis castellana y extrañando el aymara, nos regaló desde Campo Santo una extensa alocución improlija, nacida del encanto de quien reniega las formalidades absurdas y en vez de leer discursos escritos por un secretario, prefiere improvisar ante la gente, su gente.

El obsceno contraste de la personalidad avasallante de la América Latina verdadera de Evo Morales con el resto de los personajes, fue inevitable.

El protocolo oficial que se dispuso no pudo disimular en lo más mínimo, la distancia sideral que separa a hombres como él, nacido de las necesidades de la tierra empobrecida, del resto de los que ofician de políticos profesionales y que aún con todas las ventajas comparativas de clase privilegiada, no han podido superar la intrascendencia y la mediocridad.

Y así este hombre sencillo, originario, agricultor, emprendedor y visionario, pasó por nuestra Provincia dejando una estela de dignidad, valentía, frontalidad, y por sobre todas las cosas, autenticidad.

Y el obsceno contraste de esta personalidad avasallante de la América Latina verdadera, con el resto de los personajes fue inevitable.

El acto del recuerdo de su paso por su escuela de la infancia y la posterior distinción universitaria que mereciera, fueron momentos en los que con superlativa inteligencia, -no puedo creer ni por un instante que las frases que soltara fueran solo casualidades- el Presidente MORALES les marcó la cancha a todos. El joven gobernador Juan Manuel URTUBEY en primera fila.

”Debemos cuidarnos de los banqueros y empresarios. En Bolivia gobierna el presidente y el vice, no los banqueros", fue una de las frases que dejaron sin respiración a varios. Urtubey a su lado con cara de yo no fui, no habrá podido evitar pensar que le acaba de prorrogar al Banco Macro hasta el 2026 el monopolio absurdo e ineficiente que lleva adelante su amigo inseparable Jorge Brito.

Banco éste que detenta gran parte del poder real de Salta juntándonos la cabeza a la fuerza a todos con la herramienta de un sospechoso privilegio, que vaya a saber uno por cuántos millones de motivos se le habrá acordado.

“Las potencias usan términos para dominarnos políticamente y robarnos económicamente", dijo en otro momento. El mismo mandatario salteño y sus cómplices de la entrega grosera de los recursos a multinacionales de la minería, el petróleo, el gas, la electricidad y los desmontes miraban como si vieran llover, y el niño mimado de la embajada norteamericana que agasaja como héroes a sujetos como el asesino serial John Negroponte [1]
y que anunciara su precandidatura presidencial en Nueva York, ni se inmutó. Lo que se dice una caradurez sin par.

“Quienes estudiamos en la escuela Julio Argentino Cornejo, sabemos ser presidentes" pronunció en otro momento, aludiendo al hasta hoy humilde establecimiento educativo oficial donde Evo Morales tomó sus primeras clases. A muchos de los funcionarios de gobierno becados con carguitos salvadores les habrá venido a la memoria que ellos han estudiado en el Bachillerato Humanista o similares establecimientos de elite, y sólo son unos zoquetes sin suerte.

Otra frase no menos ingeniosa del Presidente fue: “La política es un servicio y no un negocio, ese es nuestro secreto”, y esa afirmación seguramente caló hondo en el esquema oficial ligado a las regalías hidro-carburíferas, las licitaciones, el turismo subsidiado, las mineras norteamericanas liberadas, el fondo de reparación histórica, y los cientos de contratitos de consultorías y asesorías desperdigados a diestra y siniestra para el negocio de familiares y amigos, con el próspero sistema de los decretos sin expediente previo que con abusivo dispendio del erario salteño permiten a la gente como uno, viajar groseramente a cualquier lado con viáticos oficiales.

También arengó el Mandatario: “No fue sencillo que un indígena llegue a ser presidente”. Imposible y no difícil sería eso en Argentina, habrán pensado los burócratas acostumbrados a instigar y disimular desalojos de comunidades originarias en toda Salta, para perseguirlas y acosarlas en beneficios de los terratenientes sojeros socios de los desmontes indiscriminados, en abierta desobediencia a la ley 26.160 (de emergencia de tierras de comunidades indígenas) que expresamente prohíbe tajantemente los mismos.

”Robábamos naranjas de noche para poder comer. Mi padre partió una naranja en tres, un pedazo para cada hermano, y mi Mamá no me dejó comer la cáscara para poder hacer té” relató en otro momento el Presidente Morales, y en medio de la emoción que tamaña realidad desnudaba, la imagen de Fabián Pereyra [2]
vino a la mente de todos. En épocas de gobiernos elitistas y autoritarios esa anécdota sería imposible, pues por robar una naranja ahora se mata.

Y luego de un bochornoso partido de fútbol del que participaron por el gobierno de Salta todos los especialistas en generalidades bendecidos con cargos políticos, -total nadie les controla asistencia ni productividad- terminó la gira de este verdadero mensajero de la esperanza latino americana.

Un Presidente nacido en Isallavi, cantón Orinoca, muy cerca al lago Poopó de Oruro, que desciende de una familia aymara, nación indígena que tiene como pilares fundamentales en la formación de toda persona, tres palabras sabias: ama sua (no seas ladrón), ama quella (no seas flojo) y ama hulla (no seas mentiroso).

Tres mandatos irrenunciables que la gente de bien no deja de tener en cuenta, como una paradoja incómodamente recordada en un entorno corrupto donde todos están acostumbrados a robar, a no trabajar, y a mentir con naturalidad.

Para que no quedaran dudas a quién se dirigía Evo Morales, repitió varias veces que le hablaba a las morenas y los morenos, a su gente, al pueblo, a los humildes, a los postergados, a los explotados, a los que buscan en América Latina la liberación postergada.

Oligarcas elitistas blanquitos y de espalda virgen, ñoquis, asesores a control remoto, consultores, cenadores de garrón de Finca Las Costas, usuarios abusadores y colados permanentes del avión Lear 45, viajeros incansables del despilfarro oficial, y toda la caterva de privilegiados oficiales que conocen el hambre sólo de referencia, claramente no fueron los destinatarios de la palabras de Evo.

  • Daniel Tort, abogado y periodista
    tdaniel@arnet.com.ar

Notas

[1John Negroponte fue embajador de EEUU a Honduras de 1981 a 1985. Como tal, fue responsable de la política de violaciones a los derechos humanos del gobierno norteamericano. Entre otras cosas, supervisó la creación de la base aérea El Aguacate, donde EEUU entrenó a los Contras durante los años 80. La base fue utilizada como un centro clandestino de detención y tortura. En Agosto del 2001 comenzaron excavaciones en la base que ya han descubierto algunos de los cadáveres de las 185 personas que se creen fueron asesinadas y enterradas en la base. Fue homenajeado por el gobernador con el poncho salteño el 27 de Agosto de 2010 en la residencia oficial, junto a Juan Bruchou, Citibank, Aldo Roggio, Grupo Roggio, Agustín Agraz Paternostro, LAN Argentina S.A., Federico Nicholson, Ledesma S.A, José Urtubey de Celulosa Argentina, Hugo Daniel Rossi, Tabacal Agroindustrial, Cristiano Rattazzi, Fiat Argentina, Jorge Britos, Banco Macro y José Sanchez Elías.

[2Joven brutalmente golpeado y asesinado por sacar naranjas del ingenio San Martin del Tabacal, en septiembre de 2.006

Compartir: 

2015 © Copyright - Saltalibre.net - Todos los Derechos Reservados