Los restos de Roque Montenegro serán enterrados en Metán

Elena Corvalán
mayo 24 /2012

Victoria Montenegro

Los restos óseos de Roque Montenegro, desaparecido en febrero de 1976 e identificados en Colonia, Uruguay, por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), serán traídos a Metán en agosto próximo, para ser sepultados en esa ciudad, donde había nacido. Así lo informó el miércoles 23 de mayo, su hija Victoria Montenegro, durante la conferencia de prensa en la sede Abuelas de Plaza de Mayo en la que junto a Estela Carlotto y a miembros del EAAF dieron detalles de la identificación de los restos que estaban enterrados como NN en Uruguay desde mediados de 1976.

En agosto, fecha del cumpleaños de Roque Montenegro, trasladarán sus restos a Salta, “a Metán, que es su lugar de origen, el lugar que él amaba”.

La madre de Victoria Montenegro, Hilda Ramona Torres, también está desaparecida. Victoria, que fue apropiada por el coronel del Ejército Hernán Antonio Tetzlaff, fue recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo en una acción que comenzó en 1988 pero cuyo proceso –que incluyó el reconocimiento de la joven como una persona apropiada y despojada de su identidad- concluyó recién el año pasado.

Victoria calificó como “milagrosa” la identificación de los restos de su padre. El cuerpo fue encontrado en las costas uruguayas el 17 de mayo de 1976, y estuvo enterrado como NN junto a los restos de otras siete personas halladas en la misma condición.

Montenegro, Carolotto y el representante del EAAF, Carlos Somigliana, coincidieron en destacar que aún quedan muchos cuerpos de desaparecidos sin identificar, como así también nietos apropiados y que no conocen su verdadera identidad. “Quiero poner énfasis en que aquellos que tengan familiares desaparecidos aporten su sangre, porque van a poder cerrar esta historia, no con el olvido”, sostuvo Carlotto que también hizo un llamado a aquellos jóvenes que tienen dudas sobre su identidad.

“La investigación del Equipo Argentino de Antropología Forense confirmó que mis padres estuvieron secuestrados durante varios meses y fueron víctimas de los vuelos de la muerte”, contó Montenegro. Recordó que su padre, apodado “Toti”, fue secuestrado en febrero de 1976, cuando tenía apenas 20 años de edad.

Añadió que en agosto próximo, fecha del cumpleaños de su padre, trasladarán sus restos a Salta, “a Metán, que es su lugar de origen, el lugar que él amaba”.

Victoria sostuvo que “más allá del dolor obviamente de saber cuál fue el destino final” de su padre, considera un milagro “que él haya aparecido; a pesar de que habían hecho todo para que ellos no aparecieran, los compañeros aparecieron y yo pude recuperar a mi papá y lo voy poder devolver a su provincia”.

"En lo personal siento que no existe una palabra para definir tantos sentimientos. Por un lado, el dolor de conocer el destino final de mi papá y saber que tuvo que pasar por situaciones que creía ajenas a él, y por otro tener este sentimiento de paz que únicamente da la verdad", afirmó Montenegro visiblemente emocionada.

Victoria recordó que su apropiador, el coronel del Ejército Hernán Tetzlaff, le había contado que sus padres habían muerto en esa fecha durante un “enfrentamiento” en la localidad bonaerense de William Morris. Esta versión es desmentida ahora por la identificación de los restos de Roque Montenegro.Este hecho confirma, una vez más, que la represión operaba ya antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

Carlotto añadió en este sentido que las Abuelas buscan a “bebés robados en 1975, por ejemplo, durante el Operativo Independencia y todos sabemos que la Triple A también retuvo prisioneros que fueron mantenidos en esa condición desde 1975”.

  • Informe Elena Corvalán, periodista

La represión comenzó antes del golpe de Estado

La titular de Abuelas, Estela de Carlotto, destacó que el caso de Roque Montenegro "no hace más que constatar que la represión comenzó previamente al golpe de Estado".

"Las Abuelas estamos buscando bebés robados en 1975, por ejemplo, durante el Operativo Independencia y todos sabemos que la Triple A también retuvo prisioneros que fueron mantenidos en esa condición desde 1975".

La nieta recuperada relató que sus padres y ella habían sido secuestrados en febrero de 1976 por un grupo de tareas, pero destacó que su apropiador, el coronel del Ejército Hernán Tetzlaff, le había contado que sus progenitores habían muerto en esa fecha durante un "enfrentamiento" en la localidad bonaerense de William Morris.

El hallazgo de los restos óseos de Roque Orlando Montenegro en el cementerio de Colonia dio por tierra con la versión relatada por el apropiador, quedando de manifiesto además que el aparato represivo fue montado sistemáticamente y en forma previa al 24 de marzo de 1976.

"En lo personal siento que no existe una palabra para definir tantos sentimientos. Por un lado, el dolor de conocer el destino final de mi papá y saber que tuvo que pasar por situaciones que creía ajenas a él, y por otro tener este sentimiento de paz que únicamente da la verdad", afirmó Montenegro con voz quebrada y lágrimas en sus ojos.

El cuerpo de Roque Orlando Montenegro fue encontrado en las costas uruguayas el 17 de mayo de 1976, y estuvo enterrado como NN junto a los restos de otras siete personas halladas en la misma condición.

A su turno el representante de la EAAF, Carlos Somigliana, relató que a partir de 2005 se hizo un primer intento y recién en marzo de 2001 se logró extraer el código genético necesario para ser comparado con el existente en el Banco Nacional de Datos Genéticos.

Montenegro, Carolotto y Somigliana coincidieron en destacar que aún quedan muchos cuerpos de desaparecidos sin identificar, como así también nietos apropiados y que no conocen su verdadera identidad.

"Quiero poner énfasis en que aquellos que tengan familiares desaparecidos aporten su sangre, porque van a poder cerrar esta historia, no con el olvido", sostuvo Carlotto que también hizo un llamado y convocatoria a aquellos jóvenes que tienen dudas sobre su identidad.

La referente de Abuelas también destacó que casos el de Victoria Montenegro demuestran que la identidad se refuerza desde las alegrías y los dolores: "Acá hay una mezcla, el dolor de una realidad de abrazar los restos de su papá, pero la alegría de poder hacerlo".

  • Fuente: Télam