¿Más democracia a la democracia?

Daniel Cadabón
julio 22 /2008

Cleto y Cristina

(Especial para Salta Libre) El kirchnerismo sufrió en el Senado, la madrugada del jueves 17 pasado, la derrota más contundente de su corta historia política nacional. Lo de don Cleto, entonces, no es heroico; es la reacción natural de un burgués que ha comprendido por donde empieza a alumbrar el sol.

La crisis que rodea la situación política tiende agravarse, la idea de las fracciones en pugna es descargarla nuevamente sobre los trabajadores.

No hace más de seis meses, Néstor y Cristina soñaban con haber consolidado una especie de dinastía que mediante
una secuencia de sucesiones permanecería en el poder por tiempo indeterminado; razones no le faltaban al matrimonio, la composición de las Cámaras parlamentarias, resultantes de las elecciones de 2007, les daba una mayoría absoluta lo que les permitiría realizar las reformas constitucionales necesarias para cumplir con su sueño de un poder rotativo y hereditario.

Cuando Julio Cleto Cobos le negó el voto a la resolución 125 -con un discurso que
debería usarse en las escuelas secundarias como ejemplo para demostrar como actúa la
elipsis entre los burgueses a la hora de traicionar alianzas y vender votos- no hizo
más que agrandar la crisis que consume al kirchnerismo y acorralar a la presidenta
en el reducido espacio que la derecha le tiene reservado.
Cobos, a pedido de las entidades rurales, decidió asumir el ejecutivo. No es casual
entonces que sea tratado como héroe por la patria sojera.
El kirchnerismo, por su parte, autocumplió su profecía “destituyente” ese jueves a
la madrugada en el Senado, cuando don Julio Cleto tomó el poder ejecutivo por
asalto.

Cobos se comportó, es este sentido, más kirchnerista que el propio Kirchner, si entendemos al kirchnerismo como una forma de actuación oportunista y capaz de morder cualquier mano para ganar poder, y no como un programa político.

"Que se acepten los resultados", había exigido Kirchner desde el escenario de la
contramarcha en congreso, todo un guiño que anunciaba que no estaba dispuesto a
movilizar al pueblo en contra de la “derecha gorila que sólo mide sus propios
beneficios”.

El parlamento un ámbito capitalista

El parlamento es el ámbito de los Grobocopatel, los Werthein, Esquenazi, los Cargill y Monsanto; el kirchnerismo sabía a lo que se exponía al visitar el ámbito
parlamentario con su resolución 125, pero no le quedaban demasiado alternativas. Era
esto o la convocatoria a una movilización popular con un programa de rompimiento con
los intereses de los pooles de siembra y los fondos de inversión.
Ni el kirchnerismo ni los “chacareros” de la Federación agraria, tienen intención de
irritar a los grupos financieros que movilizan capitales conspirando contra “la mesa
de los argentinos”.

La votación de Cleto Cobos, que terminó por darle un nuevo aire al arlamentarismo, no es llenar “con más democracia a la democracia”; es, simplemente, la estrategia que han adoptado los grupos económicos desplazados por el kirchnerismo para restarle
poder a las camarillas asociadas a los De Vido y compañía.

El parlamento ha recobrado después del 17 de julio, y de la votación de don Cobos, su capacidad para volver a ser la caja de resonancia de los lobbys burgueses, que hasta ahora venían soportando resoluciones unilaterales que beneficiaban a algunos
en detrimento de otros. El porqué esto es tomado por la “media conciencia de la clase media” como un acto heroico lo reservamos para otra nota

Queda claro que este triunfo de las entidades agrarias tiene una sola explicación: la cobardía que le despierta al matrimonio presidencial, la posibilidad de ver a las masas obreras y pobres en la calle le impuso su propio limite y es lo que hizo que prefiriera la perdida de poder antes que movilizar al pueblo detrás de consignas nacionales.
El kirchnerismo, en su debacle de la última hora, nombra a Juan Perón, pero a la hora de emularlo se le achicharran las patas.

Lo de don Cleto, entonces, no es heroico; es la reacción natural de un burgués que ha comprendido por donde empieza a alumbrar el sol.
En realidad la burguesía, tanto la agraria como la industrial, se comporta
injustamente con don Néstor y doña Cristina, el verdadero héroe de la jornada del
jueves fue el kirchnerismo, que acepto el “golpe” poniendo la otra mejilla como un
verdadero gentlemam que lo único que sabe, para combatir a la derecha, es meterle
más derecha, no más democracia.

En el medio, al costado o abajo (Palermo y Congreso)

Es necesario desmentir que el pueblo y los trabajadores se ubican en el medio de
esta gran pulseada entre el gobierno y el campo. Los trabajadores están abajo,
oprimidos por el peso de estas fracciones y sus intereses.

En el acto del martes 15 de julio en Palermo, se juntaron peronistas y radicales,
dirigentes gremiales y seguidores de Elisa Carrió y de Mauricio Macri, oligarcas de
la sociedad rural y del resto, golpistas y clase de media conciencia.
En el acto del martes 15 de julio en Congreso, se juntaron peronistas y radicales,
dirigentes gremiales y seguidores de la transversalidad que plantean las otras
Carrió y los otros Macri y clase media, de media conciencia.

La ideología imperante en torno al acto de Palermo es de derecha, aunque morenistas y maoístas decoraran con algunas banderas rojas el evento. La ideología que circundó el acto de Congreso es de la misma orientación.

La diferencia es que, mientras que en Congreso el kirchnerismo planteó una defensa a su forma de ejercer el poder; en Palermo se planteó algo más profundo: la defensa de una forma capitalista de producción agraria reservada por el imperialismo para los países semicoloniales como el nuestro. Puede que esto transforme al acto de Palermo
en más reaccionario que el de congreso, pero no mucho más.

La defensa política de los métodos y de los modelos de producción agropecuaria, la
consideración del campo como estructura económica crucial para la vida del país,
coloca a la población como un rehén de las pautas capitalistas de producción
agro-exportadora y le da aire al “campesino de Recoleta y Belgrano”.

Don Cleto, el maoísta

La política de la FAA, y de los grupos de izquierda que acompañaron esta
convocatoria, es canallesca si, lo que se pretende, es la construcción de una
conciencia independiente y nacional del productor chico y de los trabajadores
urbanos y rurales. La ruptura de diferencias entre grandes y chicos, marcadas por la convocatoria en el
acto de Palermo, no es más que una política de conciliación de intereses que
debilita la perspectivas futuras de resolver de raíz el problema de la tierra en
nuestro país.

La FAA orienta objetivamente “la lucha de los pequeños chacareros” hacia una perdida
de identidad en las reivindicaciones nacionales “por el problema de la tierra”. De
la misma manera que la izquierda que interviniente en el acto de Palermo, pierde
cualquier carácter clasista para disolverse detrás de las posturas de la SR, CRA,
etc.
Tanto es así que Julio Cleto Cobos pareció burlarse abiertamente de los sectores
“clasistas y combativos” cuando después de su votación para desempatar a favor del
campo, y sin dejar de ser un burgués ignoto y mediocre, inició una “Larga Marcha” para recibir el calor y la adhesión del pueblo sojero, entre los que se leían carteles con las 3 C.

La crisis sigue y los de abajo la pagamos

De todas maneras la crisis seguirá profundizándose más allá de cómo se resolvió en el Senado el problema de las retenciones.

Se estima que se encuentra paralizadas cerca de unas 27 millones de toneladas de soja sobre una cosecha de 48 millones de toneladas (algunos hacen subir la cifra de granos retenidos a 36 millones de toneladas si le sumamos el maíz); todo esto ha abierto una especulación internacional por el precio de los granos, que hasta ahora
ha impulsado para arriba los precios.

Esta especulación ha hecho que se frenaran los ingresos de divisas al país, lo que
provocó: por un lado, la sangría de reservas del Banco Central para mantener
contenido al dólar, y por el otro el tan discutido enfriamiento de la economía que
terminó por derrumbar el consumo en una cifra cercana al 40% en los últimos meses.

Si de golpe se dispusiera la venta de todo el grano acumulado, Argentina terminaría
exportando, además de porotos, su propia crisis, al hacer caer los precios
internacionales y con esto generar un fuerte descalabro en las reservas del país.

El kirchnerismo, ya ha anunciado que al sostenido aumento de los precios de los alimentos, se le sumará un tarifazo en la energía (gas, luz combustible), avalado por las sociedades de los ruralistas. Es decir, el kirchnerismo continuará enfriando la economía y afilando el lápiz recaudador entre los sectores asalariados. La crisis que rodea la situación política tiende agravarse, la idea de las fracciones en pugna
es descargarla nuevamente sobre los trabajadores.