"Nuan Nurtubey”

Daniel Tort
mayo 10 /2015

Urtubey y su club preferido

En la semana que finaliza el diario El Tribuno, que en estos momentos es utilizado sin tapujos por el candidato a gobernador Juan Carlos Romero como herramienta electoral, publicó como noticia destacada que el joven mandatario salteño Juan Manuel Urtubey había utilizado el avión oficial para pasear a los jugadores de su club preferido.

Salvo la construcción de un jacuzzi más o menos y de un helipuerto más o menos entre Castellanos y Finca las Costas, la esencia de ambos personajes es la misma

  • ¿Qué es la vida? Un frenesí.
    ¿Qué es la vida? Una ilusión,
    una sombra, una ficción,
    y el mayor bien es pequeño;
    que toda la vida es sueño,
    y los sueños, sueños son.

    (Monólogo de Segismundo en “La vida es sueño” Calderón de La Barca, año 1635)

El operativo se completó viralizando el video, que se convirtió en Trend Topic y recibió rápidamente comentarios despectivos, algunos de ellos con apellidos de personajes claramente identificados con la línea romerista.

Que se haya hecho público en este caso este sobrevuelo sobre Cafayate, es sólo un botón de muestra, y las explicaciones dadas en el parte oficial no hacen sino confirmar otra vez más, la más absoluta impunidad con la que se manejan quienes tienen a su cargo los bienes del Estado, para abusar de los mismos.

Haber dado como explicación a los medios [1] ante la evidencia del uso indebido de la aeronave, que el viaje se hizo para que Enzo Francescoli, convertido ahora por el parte oficial del gobierno en “…uno de los dirigentes de primera línea de una de las instituciones más importantes del país…” (así con minúscula), viera desde el aire los viñedos mientras le mangueaban lugares para probar jugadores infantiles en River Plate, es un insulto a todos los salteños.

Agravio éste que se complementa con la tranquilidad de que el reciente rechazo express del pedido de juicio político al Procurador General de la Provincia, el abogado Pablo López Viñals por parte del oficialismo, le garantiza al abusador mandatario que ningún fiscal de la Provincia moverá un dedo, ni leerá diario alguno hasta Navidad.

Peculado en Aviación Civil

Pero para no dar de comer a los leones con el oportunismo de la noticia, intencionalmente aumentada hasta el escándalo por el diario que controla el ex gobernador Romero, es justo recordar que él mismo ha sido el mentor e inventor del engendro encubridor de todos los peculados aéreos, el nido inextricable y oculto de Aviación Civil.

Cuando en otra época el director de la radio FM Noticias realizaba denuncia formal porque el ahora denunciante viajaba en avión oficial al circuito de Interlagos en Brasil para ver la carrera de Fórmula Uno en vivo y en directo, los señores fiscales de entonces –hoy en ascendente carrera en el mismo Ministerio Público- también hacían la vista gorda, y no se enteraban de nada.

Y cuando el señor Sergio Poma firmaba la denuncia y aclaraba su nombre y apellido con orgullo ante el temeroso fiscal, e indicaba también con todos los datos que los autores del delito de peculado eran Juan Carlos Romero y Bettina Marcuzzi de Romero, la carátula del expediente se consignó como “NN”

Ese es el modo de iniciar un expediente cuando no se conocen datos del o los que son denunciados como autores, que claramente no era el caso en esa oportunidad.

Ese invento fútil y poco ingenioso del funcionario, que en una oscura oficina de calle Alvarado esa tarde intentaba explicar lo inexplicable, movió al jocoso periodista desde ese momento, con el ingenio y la picardía que lo caracterizaba, a referirse a partir de ese día en sus programas de radio al gobernador denunciado como “Nuan Nomero”.

Por supuesto que en esos años nunca se hizo investigación alguna, y el curioso expediente del “NN” se murió sin movimientos en algún cajón cómplice de la calle Zuviría.

Y no nos cabe duda alguna que tampoco se hará nada hoy, porque –y ese es el mensaje claro de esta nota- el mecanismo de grosera impunidad de los dueños del poder –Romeristas ayer y Urtubeycitas hoy- es idéntico.

Las diferencias entre ambos sin embargo –si es que algo puede ser diferente- alcanzan sólo las superficialidades de prensa efímera, y los amagues de hoy te denuncio Yo y mañana Vos a mí, pero una vez que se defina el manejo de la caja –ejercicio del poder político, le llaman ellos- todo seguirá igual.

Porque de que los parámetros de la estructura social que los ampara a ambos bandos no cambien, depende la supervivencia de los dos líderes y sus entornos.

Salvo la construcción de un jacuzzi más o menos y de un helipuerto más o menos entre Castellanos y Finca las Costas, la esencia de ambos personajes es la misma, y hasta podría afirmar que se copian los gestos y las poses faciales cuando en sus discursos dicen apenarse por los pobres.

Las mentiras constantes de estos empresarios del sistema político liberal son tan parecidas, y sus modos de invasión y control del resto de los llamados poderes del Estado son muy similares, casi idénticas.

La única diferencia que alcanzo a rescatar es que para desperdigar sus hipocresías, el anterior se apoyaba en Juan Pablo II y el actual en la Madre Tersa de Calcuta, pero los dos a su turno se han creído iluminados, en las alturas, más allá de la sensible justicia penal que sólo alcanza a los de abajo.

Este cuadro patético claro está, nunca se podría verificar si los de abajo tuvieran la suficiente entereza para ejercer con dignidad sus cargos, (soñar es lo único que nos queda gratis todavía) sin arrastrase ante las veleidades del poder, y tener la valentía de actuar ante el delito, aunque el que lo cometa sea el que lo nombró.

He pensado seriamente en emular al inolvidable director de esa radio y presentar una denuncia formal contra el gobernador, por lo menos para que no se piense que todos nos tragamos sin digerir la encubridora falacia del parte de prensa blanqueador del delito, con la excusa de que los pibes de Salta podrían jugar en River Plate.

Pero sinceramente le digo estimado lector, tengo el enorme temor no solamente de que otra vez más perderíamos el tiempo, sino que hasta quizás el albur nos lleve hasta el mismísimo fiscal de entonces, que sigue inmutable en sus funciones.

Y entonces tendríamos inevitablemente que llegar a la perfección del horror, y ya sin ninguna originalidad, empezar a llamar al joven gobernador como “Nuan Nurtubey”.

  • Daniel Tort, abogado y periodista
    tdaniel@arnet.com.ar