Perdónalos una vez más...

Carlos Diez
octubre 8 /2007

Hoy te vi Doncella
me habían hablado de ti
por eso fui a tu encuentro
me contaron que estabas ahí
di mil vueltas para llegar
me dolió que estuvieras allí, que cobren para verte
me dolió una vez más tantos desencuentros
Me dolió también tanto dolor de los tuyos,
tanta incomprensión de los míos
tanta locura de aquel y de este tiempo

La Princesa del Llullaillaco

Estos mercachifles te fueron a sacar de tu templo ¿quinientos años, para qué?

Comprendo tu silencio y el de tu pueblo
humildemente quiero ser una voz de tu doliente silencio
volviste justo a tiempo, para apuntalar desde el sur el despertar
de América, continente de esperanza

Estos mercachifles te fueron a sacar de tu templo
¿quinientos años, para que?

Pero de cualquier forma has vuelto y a la plaza
que otrora fue el centro político de la provincia
que rechazo siete invasiones del imperio español
estas alojada en el edificio que era cede del Ministerio de educación
lo reformaron para recibirte y para que desde allí hagas docencia
te entiendo, todavía hay que realizar muchas mejoras
hay que realizar, muchos cambios en la enseñanza
pero vos viniste para eso, para humanizarla
creo entender tu mensaje de paciencia, de humildad y de paz
poderosas armas de lucha de este nuevo tiempo.

Princesita, pero de cualquier forma te han preparado todo
para un nuevo Taki Ongoy , ya vendrán los tiempos de cambios profundos

No importa que le llamen museo, en el vi unas las fotos de esos bellos cerros

Me acorde que un día fui a sentarme allá a esa altura
de aquella cumbre altísima
que para llegar nos exige un esfuerzo extremo
a sentir el viento helado que templa la piel y el espíritu
a contemplar la majestuosidad de aquel cielo
a sentir aquel silencio, sentí la presencia de Dios
dialogue con el, fue ese día
que creí estar en un sitio privilegiado del verdadero templo del Creador.

No sabía que estabas allí
que desde aquella altura nos contemplabas
donde tus mayores, te dejaron
¡ como una semilla de amor y de esperanza para los tiempos!

Donde casi desmemoriada contemplabas y esperabas
la llegada de nuevas primaveras, para los tuyos
para esta pachamama de esperanzas, que no la viviste
con el afán de soñar en un nuevo amanecer.

Princesita querida
no todo esta perdido
tu espera no fue en vano
desde allí desde tu altura
me parecía ver, a multitudes que te llevaban en andas cada tantos
años hasta la plaza nueve de julio, en la ciudad de Salta
en un largo peregrinaje, para que te escuchen, conozcan tu mensaje
y poco a poco en cada viaje,
se irían despertando los corazones
se irían sumando a tu largo peregrinaje
y desde el Llullaillaco hasta la plaza
te seguirán los hombres y mujeres de los nuevos tiempos
entonces te habrás dado cuenta,
que tu espera no fue en vano
y los vientos de estos valles, poco a poco
difundirán tu mensaje
de paz, de amor, de solidaridad, de humanidad, entre los hombres

Princesita querida
no todo esta perdido
tu espera no fue en vano
perdónalos una vez más
el hombre blanco, es adolescente en esta tierra sagrada
pero ya comenzó a llegar tu mensaje
ahora nosotros te ayudaremos a volver a tu altura
al lado de Dios, de la Pachamama, de tu padre Inti

Gracias Princesita
tu espera no fue en vano
América tu tierra y mi tierra se esta despertando
en esta región donde había más confusión
pues la gran cantidad de inmigrantes de otras lenguas y otros credos
no entendían la armonía de esta tierra bendecida del futuro

Te dejaste bajar por esos hombres,
que te sacaron de tu templo, del templo de tu raza, de tu gente
del templo de Dios
pero vos igual nos diste tu mensaje,
pero tienes que volver a tu altura para poder seguir
preservando para los tiempos
tu mensaje de integración, respeto y sublime de amor

Princesita en tu primer viaje, le enseñaste al hombre blanco
le mostraste al mundo
que estuviste por quinientos años,
en un verdadero templo de Dios
donde te dormiste, un día
cansada de esperar un nuevo amanecer

y has venido como embajadora de América Andina
desde la columna vertebral de la América del Sur
como una enviada de Dios
con un soberbio mensaje del amor, de encuentro
en silencio y sentada en angarillas como muestra de humildad suprema

Al verte, mi sobrinito me pregunto
si uno se duerme así en los otros templos,
después de mucho tiempo se va a quedar como ella,
¡tan solo sin hablar! , me decía
Le dije que no, ella esta así porque se durmió en el templo de Dios
en los templos de los hombres, no es lo mismo a veces no esta Dios
para cuidarte

Princesita querida
no todo esta perdido
tu espera no fue en vano
muchas gracias por ser embajadora de la América Andina
para esta región agringada
en el despertar de este continente de esperanza
para los nuevos tiempos.

Carlos H. Diez
Octubre/07,Salta