“Queremos que el Poder Judicial sea de la gente, no de los abogados”

Elena Corvalán
mayo 13 /2013

Los asistentes al Encuentro Regional NOA del movimiento Justicia Legítima coincidieron en Salta el viernes 10 de mayo en la necesidad de producir cambios profundos en la estructura judicial. El Encuentro tuvo la particularidad de convocar a un debate abierto, no solo restringido para los abogados. “Queremos que el Poder Judicial sea de la gente y no de la elite de abogados que históricamente se adueñaron de ese poder”, explicó el fiscal general Jorge Auat, sobre la heterogeneidad de la convocatoria.

"La Justicia tiene que dejar de perseguir a los vulnerables y tiene que dejar de otorgar la impunidad escandalosa que ofrece a los grandes grupos económicos"

La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, fiscales, defensores oficiales, abogados y legos integrantes de movimientos sociales o provenientes de otros sectores de la sociedad, y sobre todo militantes de la organización Tupac Amaru, colmaron el anfiteatro de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Jujuy donde se realizó un encuentro intenso, con expositores que fueron desgranando críticas al Poder Judicial constituido y propuestas de cambio.

En el inicio de la actividad el fiscal federal de Jujuy, Pablo Pelazzo, señaló que esta convocatoria abierta es un reconocimiento a las organizaciones sociales de esa provincia, que con sus multitudinarias movilizaciones lograron destrabar los procesos por delitos de lesa humanidad.

Milagro Sala le puso más condimento: recordó las movilizaciones para reclamar el avance de las causas por violaciones a los derechos humanos y fue por más: convocó a “todos los sectores” a participar de este debate, sostuvo que los jueces y fiscales tienen que “ser elegidos por el pueblo, porque ahora son elegidos por el poder político”, y que tienen que “cambiar la cabeza, que vengan a los barrios, porque ahí los necesitamos”.

Dijo que su organización trabaja para lograr una justicia independiente, “una justicia que no sea dominada por los empresarios”. “Desde la organización nunca pusimos un fiscal, nunca pusimos un juez”, ejemplificó. Igual que otros participantes, Milagro denunció que la Policía de Jujuy tiene por práctica aplicar torturas a los detenidos.

A su turno Gils Carbó defendió las leyes de reforma del Poder Judicial recientemente aprobadas. Sostuvo que las críticas que recibieron estas iniciativas se deben a atacan la matriz de un “funcionamiento corporativo de la justicia enrolada en la defensa de los intereses económicos”. Esto, recordó, viene de antiguo, desde que en 1930 la Corte Suprema de Justicia de la Nación respaldara los golpes de Estado. Tras repasar la historia política y social argentina hasta la década del 90, la Procuradora concluyó en que las violaciones a los derechos humanos y el vaciamiento del estado “fue posible porque hubo un Poder Judicial adiestrado durante décadas en la falta de valores democráticos”. E, igual que Milagro Sala, convocó a no conformarse con las reformas aprobadas.

Justicia funcional

Acorde con la convocatoria, Salta estuvo representada por un grupo integrado por operadores de la justicia federal (el fiscal Eduardo Villalba, el defensor público ad hoc Nicolás Escandar, la secretaria Mariana Gamba), abogados, y profesionales de otras áreas.

Villalba fue uno de los expositores: dijo que la necesidad de reformar la justicia es evidente: “Negar este debate es de necio, o es proteger otros intereses”, sostuvo. Habló de la dificultad de los jueces para “reconocer a la víctima” detrás de un expediente. Y propuso reformar la ley de hábeas corpus para que los jueces que reciben uno no puedan irse a sus casas sin antes resolverlos, porque "la justicia que se da de 8 a 1 (13 hs) no es justicia, es una beca".

Escandar convocó a “poner en jaque a la administración de justicia”, porque la actual “es inaceptable”. "La Justicia tiene que dejar de perseguir a los vulnerables y tiene que dejar de otorgar la impunidad escandalosa que ofrece a los grandes grupos económicos", sostuvo.

Dijo que hay que cambiar la estructura judicial, cambiar los procedimientos, denunció que la Cámara Federal de Apelaciones de Salta subvertió el procedimiento de apelación para transformarlo en escrito. Afirmó que es inadmisible que una persona acusada pueda llegar a juicio sin haber visto al magistrado a cargo de su causa. Propuso más reformas: juicio por jurados; que los jueces deliberen en público, delante del imputado; que el Consejo de la Magistratura delibere en público. Y convocó a seguir pensando nuevas formas de dar publicidad a los actos de la justicia.

  • Informe: Elena Corvalán, periodista
    elenac75@yahoo.com