Semblanza del Dr. J. Armando Caro

septiembre 28 /2010

El doctor José Armando Caro nació en Cerrillos, Salta, donde su padre era maestro, el 29 de septiembre de 1910. Murió en el mismo pueblo el 29 de diciembre de 1985. También en Cerrillos construyó su casa, una de las primeras de Villa Los Tarcos, instalando allí su estación de radioaficionado. Contrajo matrimonio con María Elena Figueroa y tuvo ocho hijos.

Legisladores de Salta por unanimidad en diciembre de 1985 aprobaron la propuesta que la Biblioteca de la Legislatura lleve el nombre: “Senador J. Armando Caro”.

Realizó estudios primarios en las escuelas Justo José de Urquiza y Normal de Maestros. Los de bachillerato, en el Colegio Nacional de Salta. Cursó estudios superiores en las universidades nacionales de Córdoba y La Plata. En ésta última se graduó como Escribano Público Nacional y Abogado. Cursó un postgrado con el penalista español don Luis Jiménez de Asúa.

Adhirió a los principios de la Reforma Universitaria y se identificó con las ideas sociales y humanistas de Julio V. González. Como dirigente estudiantil fue presidente del Centro de Estudiantes de Derecho y de la Federación Universitaria de la Plata. Fue directivo de la Federación Universitaria Argentina (FUA) Alguno de sus condiscípulos y compañeros en las agrupaciones universitarias fueron José María Guido, John William Cooke, Leopoldo Bravo, Francisco Capella, Miguel López Francés y Andrés Townsed Ezcurra, dirigente del APRA del Perú.

Fue asesor letrado (1945) y jefe de la Policía de la Provincia de Salta (1947), asesor seccional de los Ferrocarriles del Estado (1946), docente en el Colegio Nacional “Manuel Antonio de Castro” y en la Escuela Nacional de Comercio “Doctor Hipólito Irigoyen” (1952-55). En 1949 fue ministro de Gobierno.

Comenzó su dilatada carrera política en 1927, como dirigente del Centro de Estudiantes Secundarios y en organizaciones juveniles del radicalismo irigoyenista ejerciendo, cargos partidarios provinciales y nacionales; entre ellos, la representación de la Juventud Radical de Salta en la Convención Nacional de ese partido. Permanece en la UCR hasta su incorporación al peronismo en 1946.

Como candidato del peronismo fue electo senador provincial por el Departamento de Iruya, Salta (1948) Presidió el Bloque de Senadores Peronistas. Fue diputado provincial por el Departamento Capital (1950-54), presidente del Bloque de Diputados Peronistas y Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia (1951-52); senador nacional por la Provincia de Salta (1954).

Dr. J. Armando Caro, cuando joven. (Click para ampliar)

A comienzos del año 1955 el presidente Perón lo designa interventor federal en la Provincia de Santiago del Estero. El golpe de Estado de septiembre de 1955 lo encuentra en esas funciones. Luego del golpe, fue detenido y conducido a Salta. Sometido a las llamadas comisiones investigadoras, la justicia lo absolvió señalando que esas actuaciones no afectaban su buen nombre y honor. Por su actividad política fue encarcelado varias veces. Designado por Perón, integró el Comando Táctico Peronista que actuó en la clandestinidad. Ejerció el periodismo político de modo circunstancial.

En las anuladas elecciones de marzo de 1962 fue electo diputado nacional por Salta y Senador Provincial por el Departamento de Metán, banca que declina para incorporarse al Congreso de la Nación. En las elecciones de 1963 fue electo diputado nacional. Fue el primer legislador peronista que presidió algunas sesiones de la Cámara de Diputados, después de 1955. Integró el Bloque de Movimientos Populares Provinciales, presidió la Comisión de Reforma del Código Penal y fue miembro fundador del Parlamento Latinoamericano.

En 1949 fue elegido convencional constituyente. Integró la Comisión Redactora del anteproyecto de la Constitución de la Provincia de Salta, y fue miembro informante. Como legislador nacional fue delegado al Parlamento Latinoamericano en Lima, Perú (1964); al Parlamento Latinoamericano en Caracas, Venezuela (1975), y a la Unión Interparlamentaria Mundial en Colombo, Sry Lanka, Ceilán (1975).

Tuvo una constante actuación partidaria en el peronismo y ejerció diversos cargos de responsabilidad en el ámbito provincial y nacional, tanto en periodos democráticos como en los de quiebra institucional. En 1971 Perón lo designó Delegado Reorganizador del Justicialismo en Salta, funciones que ejerció hasta 1973. Ese año, en los comicios del 11 de marzo, fue electo Senador Nacional por Salta. Fue presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado.

En 1975, como Senador de la Nación, impulsó la elección de Italo Luder como presidente provisional del Senado. Por esto recibió amenazas porque la elección de Luder cerraba el paso a Lastiri, yerno de López Rega, en la línea de sucesión directa de la presidenta de la República. Cuando se votó el nombre de Luder y éste debió emitir su voto, lo hizo por el senador Caro, en un gesto testimonial.

A finales de 1975, como presidente del Tribunal de Disciplina del PJ nacional, firmó el dictamen que fundamentó la expulsión del PJ del gobernador de la Provincia, Victorio Calabró, por sus declaraciones golpistas. En ese momento, J. Armando Caro elaboró otro dictamen para expulsar a José López Rega, dictamen que no llegó a tratar el Tribunal de Disciplina.

Durante los años de la dictadura del proceso (1976-1982), de forma individual y junto a las autoridades nacionales del PJ, denunció de forma pública y reiterada la virtual derogación de los derechos y garantías consagrados en la Constitución Nacional y la violación de los derechos humanos. A ello se añadió su silencioso testimonio personal de apoyo y ayuda a algunas de las víctimas de esos crímenes y a sus familiares.

En 1982 fue severo crítico de la decisión del gobierno militar de llevar al país a la guerra por Malvinas. En 1981-1982 fue uno de los fundadores del MUSO (Movimiento de Unidad, Solidaridad y Organización) que lideró, entre otros, Antonio Cafiero.

En el año 1984, un año antes de su muerte, asistió al Congreso de Río Hondo donde presentó un documento crítico de la situación del justicialismo antes y después de las elecciones de 1983.

Ese mismo año 1984, discrepando con la posición oficial del Partido Justicialista en este tema, apoyó la firma del Tratado de Paz y Amistad con Chile, sometido a consulta ciudadana por el gobierno de Raúl Alfonsín.

Desde 1923 fue radioaficionado; actuó como tal en la provincia (licencia LU1OA) y fuera de ella, trabajando activamente en las organizaciones de radioaficionados: miembro organizador del actual Radio Club de Salta (1950); secretario de la Primera Convención Nacional de la Federación Argentina de Radioaficionados, FARA (1949); presidente de su Consejo Federal (1954); miembro del Radio Club Argentino y del Centro de Radioveteranos.

Tuvo a su cargo la Dirección Técnica (ad honorem) de LV9 Radio Provincia de Salta (1948-51); instaló a su costa en el Distrito 18° de Correos y Telecomunicaciones los equipos radioeléctricos para unir Salta con el resto del país (1948; la estación funcionó hasta 1950); montó estaciones de radio en diversos puntos del interior de la provincia e intervino como técnico en la instalación de “Sonovisión”, el primer canal de televisión por circuito cerrado en la ciudad de Salta.

El doctor J. Armando Caro mantuvo en toda su carrera un elevado sentido del respeto al orden constitucional y la primacía de la sociedad civil, y actuó con reconocida honestidad, generosidad y tolerancia hacia quienes no pensaban como él. Era un hombre profundamente enraizado en la cultura de la provincia y su región, pero con un espíritu cosmopolita abierto a los problemas, inquietudes e innovaciones universales.

Pensaba que una de las obras más importantes y duraderas era crear bibliotecas. La familia le rinde un homenaje justo y acorde con su personalidad al poner su nombre a la biblioteca privada que sostiene en Cerrillos. A propuesta del diputado provincial Fernando Chamorro – aprobada por unanimidad en la legislatura de Salta en diciembre de 1985- la Biblioteca de la Legislatura lleva el nombre de “Senador J. Armando Caro”. Dejó sin publicar sus recuerdos personales, en los que repasa la vida social y política de Salta y del país desde 1925 hasta 1985.