Tonini, atrapado en el palomar

diciembre 2 /2009
Néstor Peyret

Don Aroldo Tonini

La clase política argentina deberá imbuirse con el óleo de Samuel, no puede ser posible que el ahora presidente uruguayo José Mujica, tenga una mirada lastimosa asegurando que: “Lo más curioso es que este gobierno es de lo mejor que ha tenido la Argentina, como gobierno de izquierda. Ahora son peronistas, patoteros. Dios me libre”.

La justicia social, la independencia económica y la soberanía política.

No es posible revertir aún con voluntarismo las normas naturales de la creación misma. Somos a menudo pueriles y ridículos. “ En lo que concierne a nuestro deseo, no quisiéramos combatir ni un solo día; pero si las circunstancias nos obligan a luchar, podemos hacerlo hasta el fin”. (Mao Tse Tung 1.945).

Fue un 7 de octubre, en este mismo semanario, me aventuraba: “En una comunidad desorganizada es absolutamente admisible, una oveja es diferente de un pichicho, todo es posible en las viñas del Señor: don César Alvarez Adet, hijo predilecto del Mayor del mismo apellido, por aquellas épocas subordinado del entonces capitán de la Proveeduría, don Rodolfo Juncosa, además cuyo chofer fuera el famoso y díscolo Loco Ibarra, conscripto del quinto Regimiento Glorioso, era en la última semana del mes de la primavera-otoñal, electo, o más bien reelecto concejal.

Se lo merece porque es el único salteño que se preparó para los temas municipales, nadie sabe más que él porque estudia y camina la calle. Lástima sus besamanos y su falta de compromiso con su amigo y camarada del alma, juvenil y maoísta. Don César tendrá que leer nuevamente el Libro Rojo para madurar”.

Atrás quedaron las apetencias de imponer a Aroldo Tonini en la presidencia del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta, es el mismo personaje que por orden del entonces gobernador Juan Romero recibía comunicado de exterminar las palomas, bumbunas, torcazas, urpilas y palomos pichones del centro salteño.

Argumentaban las temibles enfermedades que éstos animalitos de Dios propagan a diestra y siniestra; curiosamente institucionalizadas en el ámbito internacional como el símbolo de la paz. En la guerra desigual, la sabia naturaleza impuso el triunfo de David sobre Goliat, la gran derrota del ahora concejal. La justicia del Señor siempre llega.

Por el dial de la “Profesional”, se rasgaban las vestiduras ante la inminencia de los acuerdos de los nuevos ediles, el Justicialismo arropado en su “mayoría” quería imponer al presidente del cuerpo. La desatinada argumentación señalaba que no podían elegir a César Alvarez, sencillamente porque arribaba como tercer fuerza a través del Frente Federal, la ignorancia supina no tiene límites.

Olvidan que los hombres del “General” aterrizaron por distintas listas, producto de su sangrienta interna entre hermanos y si el ciudadano elige prefiere al mejor de todos, ya no es una cuestión cuantitativa.

La Ciudad tendrá al mejor por oficio y vocación. Por cierto eso de andar ventilando intimidades por el dial más semeja a un “libelo”, indigno para un “Profesional”.

El jueves llegará a la presidencia del Concejo Capitalino Don César, dicen que la ocupación de un cargo es una “vocación”, esto es evidente , es una rigurosa preparación firmemente prescripto, el cual exige la plena capacidad de trabajo durante el período que le toque, los concejales electos no deberán olvidarse que la posición del funcionario posee naturaleza de deber.

La ocupación de un cargo no debe considerarse como una fuente de ingresos y emolumentos a explotar como normalmente lo hacían en la Edad Media . Pero el “ovis” posee la “autoridad del don de gracia”, es el extraordinario y personal carisma, aseguran por allí que los hombres no le obedecen, por tradiciones ni estatutos, sino simplemente porque creen en él.

Sin duda será éste un Concejo Deliberante ameno, dinámico y hasta dicharachero, aunque es dable rescatar su conformación con dirigentes de distintas vertientes, con mayoría peronista, es consecuencia de consensos encontrados. Su presidente lo es, por segunda vez, en su larga trayectoria por los caminos sinuosos de la política criolla.

Sin embargo se avecinan dificultades graves por el accionar avaro del gobierno de los “Kirchner”, que prestamente lanzaron a retacear los ingresos de coparticipación que les corresponde a las provincias que, a su vez, impactará temiblemente los municipios.

El legado por recibir abarca a necesidades de todos los que habitan la ciudad de “La Linda”, habrá algunos requerimientos más urgentes, especialmente cuando se viven tiempos pre-bélicos, donde los ingresos no alcanzan y sin embargo medidas llegadas desde nuestra unitaria capital Argentina se tiñe de populista y demagógica.

El trabajo debe ser la consigna, lo estipulaba sabiamente nuestra Sagrada Escritura: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”. En tanto para vivir, respirar tenemos que llevar a cabo el insensato esfuerzo de creer, que el mundo o nuestros conceptos encierran un fondo de verdad, nos distendemos y retornamos donde la mínima certeza nos parece un desatino; por cierto la duda es un mal que nadie se deshace por completo.

No llegaron las peores noticias sobre la adulteración de medicamentos, muy pronto en nuestra querida provincia ya no será sorpresa cuando se divulguen los nombres de esta importante “red” que el juez federal Norberto Oyarbide puso en la “mira”, nada de escandalizarse si tenemos nuestro Néstor Lorenzo, sí el mismo que saltara a la escena pública nacional a fines de 2007 cuando la entonces ministra Graciela Ocaña lo supiera bautizar como el “Yabrán de los medicamentos”. Curiosidades de la fauna que maneja los hilos que pretenden manejar esta hermosa tierra.

La clase política argentina deberá imbuirse con el óleo de Samuel, no puede ser posible que el ahora presidente uruguayo José Mujica, tenga una mirada lastimosa asegurando que: “Lo más curioso es que este gobierno es de lo mejor que ha tenido la Argentina, como gobierno de izquierda. Ahora son peronistas, patoteros. Dios me libre”.

Es hora de volver a las fuentes, a la grandeza de los hombres, sin importar banderas, que pusieron todo por la justicia social, la independencia económica y la soberanía política.

No cabe un mandatario ir a besar la mano al Papa por un acuerdo, Beagle, que entregamos graciosamente a Chile. “Hay mucho que saber, es poco el vivir, y no se vive si no se sabe. Hombre sin noticias, hombre a oscuras”. (Gracián)