Un camino cipayo y torpe

octubre 4 /2014
Daniel Tort

Fraude al mandato popular

Finalmente se sancionó el miércoles 01 de octubre el nuevo Código Civil y Comercial Unificado que regirá en el País a partir del año 2016. El proyecto legislativo databa del año 2010 en que una comisión especial creada al efecto y que presidía el ministro de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti se encargó de la redacción original, que obtuvo modificaciones de importancia desde el mismo Poder Ejecutivo y desde el Senado Nacional.

La carencia de un proyecto propio por parte de los que incumpliendo abiertamente con el mandato popular, en vez de afrontar la pertenencia a una minoría y plantear un debate serio, se lavaron las manos....

Para que el proyecto fuera debatido, miembros de esa comisión realizaron en veintidós provincias argentinas seminarios, talleres, debates, análisis y propuestas de tratamiento a nivel académico durante casi tres años.

A la hora de bajar al recinto para debatir el proyecto mencionado, la mayoría de los miembros de la oposición política que integran la cámara baja, plantearon que no conocían el proyecto en profundidad y que no debía ser tratado ahora, argumentando deficiencias formales y reglamentarias, y directamente se fueron.

De esta manera el oficialismo con mayoría propia y contando con ciento treinta y cuatro legisladores sentados para la votación, alguno de los cuales como la diputada Ramona Pucheta demostró al ser entrevistada que no tenía la menor idea de qué acababa de votar, logró la aprobación en un trámite exprés que a no dudarlo, debería haber sido materia del mayor de los debates.

El argumento vertido por una denunciante serial de catástrofes apocalípticas como la señora Elisa Carrió, de que el frente gobernante estaba aprovechando la mayoría legislativa para imponer el proyecto y que por eso ella se retiraba, no se acerca siquiera a una justificación. En todos los sistemas democráticos la mayoría de votos decide.

De esta manera los ciudadanos de la Nación Argentina fuimos espectadores de una muestra grosera de intolerancia y sobretodo de carencia de un proyecto propio por parte de los que incumpliendo abiertamente con el mandato popular, en vez de afrontar la pertenencia a una minoría y plantear un debate serio, se lavaron las manos.

De esta manera los ciudadanos que ingenuamente siguen creyendo que el sistema de partidos políticos es el que toma las decisiones por medio de la llamada representación, vieron esfumarse sus esperanzas de tener voz y voto en la sanción de la nueva ley fundamental.

Y así el panorama institucional se ha definido claramente como un juego perverso en donde todos los partidos políticos de la oposición han tomado la decisión abierta y casi confesa, de que en adelante y hasta llegar a las elecciones del 2015 se van a oponer a todo y con todo.

En estos días la señora Cristina Fernandez viuda de Kirchner ha denunciado intentos de desestabilización económica de parte de los grupos dominantes de las finanzas y con directa participación y apoyo del Estado Norteamericano, algo que es tan cierto como viejo.

Y personajes nefastos del pasado vinculados directamente con las mayores crisis económicas del País como López Murphy, Cavallo, Melconian, y hasta gente peor, salieron a burlarse de la mandataria tildándola prácticamente de delirante.

Sólo la complicidad de agentes directos o indirectos de intereses foráneos y que han formado parte siempre del coro adulador de la llamada economía libre -que en realidad denominan de esa forma a la que dirigen ellos- pueden querer hacer creer que lo que dice la Presidenta no es correcto.

El panorama latinoamericano muestra con claridad cómo la estructura imperialista actúa de manera constante, habitual y profundamente para cooptar nichos de mercado para sus empresas y alienta en los distintos países la doctrina de la desestabilización permanente y la teoría de que solamente ellos saben qué hacer.

En esta tarea se enlistan fundaciones, centros de estudio, ONGS, academias, foros, seminarios y opinólogos permanentes de los medios financiados por todas esas organizaciones, que responden directamente al departamento de estado norteamericano, generalmente en Argentina a través la Fundación Libertad que prácticamente gira como una filial de la Fundación Heritage.

No es causal entonces que esas fundaciones cuenten entres sus miembros y disertantes permanentes a Alvaro Vargas Llosa –el hijito del otro-, José María Aznar, Roger Noriega, o la blogera Yoani Sánchez.

Una muestra de la catadura de los participantes de esos eventos fue la última reunión organizada en la Bolsa de Comercio de Rosario –supuestamente gobernada por socialistas- programada para cerrar con una teleconferencia de Jorge Lanata, Vargas Llosa y Maria Corina Machado, principal actora de los intentos golpistas en Venezuela.

De esta manera estimado lector está claro que dentro del contexto de nuestro país, es legítimo y podemos tener las más variadas posiciones, y hacer desde cada una de ellas las más duras y precisas críticas sobre la gestión oficial de gobierno, y porqué no decirlo, lo podemos hacer con total libertad de expresión.

Pero oponerse a todo, en todo momento, a todo proyecto, a toda medida y a toda propuesta como única actitud, demuestra no solamente que se han integrado al coro de desestabilizadores orquestado desde afuera, y no suma nada a nadie, sino solamente a ellos en sus mezquinas aspiraciones de llegar a cualquier precio.

El gobierno nacional deja bastante que desear en muchos aspectos; la señora Presidenta mantiene una soberbia que no es aconsejable, y algunos de sus funcionarios no dan ni lástima. Esa es una realidad que necesariamente hay que cambiar, y muchos estamos interesados y actuando de una manera u otra, pero sin alterar una regla básica: siempre desde adentro y con los nuestros.

La candidata opositora en Brasil la ex senadora Marina Silva anunció que en caso de ganar las elecciones re direccionaría las relaciones exteriores y se acercaría con nuevos lazos a EE.UU., e inmediatamente bajó varios puntos en las encuestas.

Podemos tener con la señora Presidenta todas las diferencias habidas y por haber, pero nadie puede negar su inteligencia. Acaba de posicionar a los EE.UU. –miren al norte dijo textualmente- como el adversario a vencer, justo cuando salvo la izquierda, los candidatos de la derecha opositora se alinearon en la ultima reunión de la ONU con Barack Obama.

En este camino cipayo y torpe, y conociendo quién es quién y con quién anda cada uno, la elección presidencia del 2015 se presentará sin sorpresas.

  • Daniel Tort, abogado y periodista
    tdaniel@arnet.com.ar