Un peronismo aséptico y edulcorado

Lic. Carlos Liendro
mayo 5 /2016

José Luis Gioja y Daniel Scioli

Cuando la gente se pregunta por qué perdió el kirchnerismo, parte de la respuesta la puedan dar las condiciones en que hoy se encuentran los mismos actores que intervinieron. Muchos decretaron que ese gobierno de doce años estaba muerto después de las elecciones. Los mismos peronistas con carnet, se habían vuelto a juntar para ver como se repartían la torta.

Sindicatos, partidos, movimientos sociales

La unidad de las distintas confederaciones del trabajo y la ley que ya avisó que vetará, encendió no solo las pasiones, sino un plan de lucha.

Aparecían de todos los sectores y del más variopinto ideológico que abarca el peronismo. Algunos decían que no vino Lopez Rega porque está muerto. Por eso hoy van con una “lista de unidad” y se ha dejado prolijamente aparte a los muchachos de “la cámpora”. Simplificando: dentro del movimiento nada de “cristinismo”.

Pero otros, como una humorada, decían que se iba a fundar ‘la bonadio’. Una agrupación del partido judicial que todo lo que quiere hacer en contra de la ex mandataria, se les vuelve en contra.

Cristina Fernández supo aprovechar muy bien su citación a Comodoro Py (Tribunales) para luego realizar uno de los mejores actos como oposición al oficialismo. A su vez los medios se encargaron de transmitirla en cadena, con ese discurso donde volvía a demostrarle a quienes la dejaban afuera, que aquí estaba, y que pudieran ver la juventud, los sindicatos y los movimientos sociales que aún la acompañan.

No importaba si la policía decía que eran doce mil y algunos hablaban de 200 mil, aunque la televisión decía mucho menos. Lo que se podía escuchar por los empleados de la TV (léase periodistas) en los programas de opinión de la noche, es que estaban muy molestos. Y también lo estuvieron después de la marcha que realizaron los sindicatos unidos.

Hasta algunos- en su consabido doble discurso- comienzan a realizar ‘el salto de garrocha´, siendo críticos al macrismo. La unidad de las distintas confederaciones del trabajo y la ley que ya avisó que vetará, encendió no solo las pasiones, sino un plan de lucha. Hasta se pudo ver a la señora de los almuerzos (y las cenas), donde estratégicamente están invitados los ministros, alcaldes, diputados del gobierno nacional, retar- como una maestrita de escuela- a Larreta y hasta tocar el tema de las fiestas electrónicas.

Ese nuevo escándalo de muertes parecido a Cromañon. De eso, los medios oficialistas no dicen una palabra, como tampoco la cantidad de despedidos que se siguen sumando día a día, tanto en el sector público como privado.

El guión novelado de Fariña- Lázaro, la repetición de esas imágenes que cuentan dinero, sumado al viaje del fiscal recorriendo estancias, a la gente la está cansando. Con ese argumento (que debe quedar en manos de la justicia, y que utilizan para presionar a esos jueces que pasan de ‘tortugas a liebres’), los dueños de los medios, no pueden frenar que todos los precios han subido, que se ha recortado el consumo, los comerciantes no venden lo del año pasado, el aumento del transporte y que el sueldo de un trabajador no alcanza.

Si la fórmula es que la inflación va a bajar con más recesión, volviendo a repetir la gastada receta liberal- conservadora (aparte de transferir millones de pesos a los sectores más concentrados: el campo, las finanzas, las mineras, algunas empresas) nos están haciendo bailar a bordo del Titánic.

Las industrias argentinas que se habían podido recomponer desde el 2001, los lugares de trabajo que se crearon para ese mercado de consumo interno, todo se continúa destruyendo. Quieren llegar al millón de desocupados. Van a generar la mano de obra barata que luego re- contratarán con nuevas leyes de flexibilización laborar.

Es un gobierno de gerentes de empresas (llamado CEOcracia) que trabajan para sus patrones cuyas matrices centrales están en el extranjero. Lo que la mayoría debería haber entendido es que se votó un modelo. Que a toda esa caterva de administradores (formados en universidades privadas y del extranjero) no les interesa (ni sienten) una idea de Estado, y mucho menos una idea de soberanía económica. Viven con ese modelo en su cabeza, donde somos un apéndice (una sucursal) de un mercado central.

Así han crecido y así se irán de este mundo. No existe para ellos (como en Brasil ó Chile) un ápice de burguesía nacional: para que todo ese dinero que han sacado del país- en las conocidas empresas y cuentas off- shore- puedan invertirse en el desarrollo del país y de la gente. SI se sumara esos 300 mil millones que están en esas empresas off- shore de argentinos, ¿se podría evitar pedir dinero para seguir endeudándonos? Un pago de miles de millones que muestran como un triunfo y que nos (m)ata por 30 años al poder financiero internacional.

Las siguientes movidas que realizó CFK fue reunirse con intendentes y luego con senadores y diputados para pulsar quien sigue siendo leal. Ahora ya no importaban los picheto o los bosio (senadores y ex ministros) del FPV (que se fueron y votaron a favor de los fondos buitres), sino de cuál será el destino de los gobernadores. Con solo saber los que asistieron (senadores y diputados de provincia) se podía tener el mapa de la distribución de fuerzas en lo que vendrá. De ahí nace el Frente Ciudadano.

Los dueños de los medios ya tienen un fusible de cambio, si el actual presidente (que creyó que gobernar nuestro país era como dirigir el club de Boca Juniors o la intendencia de Capital) sale eyectado. Ya no es Masita; están coronando al gobernador de Salta, con todos los pasos que le gusta al establishment. Buscarle una mujer de la farándula, mediática (pueden recordar a Menem con Bolocco, contrato mediante) para que aparezca en las revistas de actualidad, los viajes promocionados, las invitaciones a los programas del circuito del holding de Magneto. Toda una serie de requisitos que el empresariado tendrá que conocer, y que seguirán midiendo para ver como se posiciona dentro de un peronismo aséptico y edulcorado que buscan sea presentable. Pero el peronismo y más su historia, no es eso. Se compone de distintas fuerzas y siempre fue frentista.

La frase de CFK cuando dijo que no se olvida de Milagro Salas, repercutió de una manera estridente ese día en Retiro. Se va sabiendo más de lo que sucede en Jujuy, no por los medios, sí por documentales (en el dado de baja canal Telesur), por libros y por algunas radios que no conocen ‘el apagón informativo´.

La quieren presentar a Milagro Salas como una nueva novela de corrupción al estilo Lázaro Baez. La gente de Buenos Aires poco sabe que todo lo que ha construido ha sido con otra lógica de lo que siempre han hecho las empresas de la patria contratista. Su modelo era el de Evo Morales y eso los políticos jujeños (y el poder judicial) no se lo van a perdonar. Como nunca se vio antes, se asiste no solo a la persecución de una mujer sino a una toda una etnia. Informarse uno que existían en las escuela de la Tupac Amaru, clases de “autoestima”, es enterarse de que hay que trabajar con los niños, los jóvenes, las mujeres (descendientes de los pueblos originarios) sus valores, sus potencialidades, su capacidad de creación y de hombres libres con derechos, para que no puedan ser tildados de vagos o corruptos imponiéndoles nuevos colonialismos.