Encuestas y propaganda partidaria

abril 7 /2011

El video que se difunde por internet y por televisión, creado por la Unión Cívica Radical, recopila frases y promesas incumplidas en los casi cuatro años de mandato del Gobernador Juan Manuel Urtubey tomadas de sus discursos y de entrevistas en medios locales. Más abajo, la relación entre las encuestas y el bombardeo publicitario. Urtubey y Olmedo gastan millones y millones en pautas para convencer al electorado.

En las próximas elecciones el porcentaje de votos de Urtubey sería sensiblemente menor que hace cuatro años.

El dinero hace a un político

Según la mayoría de las encuestas Urtubey y Olmedo van primero (aunque con notables diferencias de porcentajes). En este caso tomamos la encuensta de la agencia DDN (ver los cuadros). En los primeros puestos están los candidatos Juan Manuel Urtubey por el oficialismo y Alfredo Olmedo su adversario más proximo.

Al parecer la millonaria inversión en publicidad puede más. No importaron las denuncias de corrupción, de ilegalidad en la entrega de Salta Forestal, de trabajo exclavo, de desnutrición, de los altos índices pobreza nepotismo, Etc, la gente parece no inclinarse al cambio o no existe otra alternativa.

(Click para agrandar)

Aunque siempre se puede equilibrar el poder y peso político con votos a los candidatos que figuran mitad de tabla para abajo, no se puede negar que hay una profunda relación entre intención de voto y el bombardeo publicitario.

En los dos primeros lugares figuran los políticos que más recursos tienen invertidos en las campañas publicitarias por radio, televisión, diarios, semanarios y publicidad partidaria callejera.

Olmedo y Cia, que fueron acusados de lograr una inmenza riqueza por los favores políticos del ex gobernador Juan Carlos Romero, realizaron una mostruosa millonaria campaña que incluyó de todo, menos propuestas o proyectos políticos serios; por lo que fue blanco del humor y las burlas en los medios periodisticos de todo el país.

(Click para agrandar)

No hay duda que su mayor poder de convocatoria e intención de votos se logró a través de sus actos (léase shows partidarios) con sorteos de motos y autos, para fogonear una inverosimil campaña política y ganar adeptos entre los sectores más empobrecidos de nuestra provincia.

Urtubey no se quedó atras. También metió mano ilegalmente a cuanto recurso monetario existente de las arcas públicas, para llevar adelante su propaganda política y posesionarse primero en las encuestas. En las próximas elecciones el porcentaje de votos de Urtubey sería sensiblemente menor que hace cuatro años.

El actual gobernador arrastra sobre sus espaldas una alicaída imágen por el fraude de sus promesas de cambio lanzadas a ese gran porcentaje de icautos electores que hoy ya no le creen tanto.